Bienvenidos los privados

| 11/9/2001 12:00:00 AM

Bienvenidos los privados

La apertura de la competencia en acueductos ha dejado importantes enseñanzas, pero aún hay campo de acción para el capital privado.

La oferta



La entrada de inversionistas privados a la construcción y operación de acueductos, a partir de la Ley 142 de Servicios Públicos de 1994, cambió por completo el perfil del sector. Hoy, las empresas privadas están presentes como dueños o accionistas mayoritarios de los acueductos de Barranquilla, Cartagena, Montería, Riohacha, Maicao, Tunja y también en otros 60 municipios pequeños y medianos. Se estima que entre 1994 y 1998 se invirtieron más de $300.000 millones al año en el sector, lo que ha contribuido a mejorar sustancialmente la calidad, eficiencia y permanencia del servicio.



En el caso de Bogotá, sin embargo, la empresa de acueducto es pública y persisten graves problemas de ineficiencia en la asignación de recursos, pues un poderoso sindicato se opone a las reformas que son indispensables. En Bogotá, el costo laboral equivale al 400% del promedio del país y la tarifa está por encima del promedio nacional en 16%.



La Demanda



Aún hay un amplio terreno por cubrir en la satisfacción de la demanda de acueducto y alcantarillado. La cobertura de acueducto en Colombia se ha mantenido congelada en el 79% entre 1993 y 2000, si bien en las ciudades aumentó al 95%. Cerca de 4 millones de habitantes se han beneficiado con la ampliación de la cobertura de este servicio, pero aún queda un poco más de un 20% de la población colombiana, en especial en zonas rurales, sin un acceso adecuado.



Por otro lado, es necesario avanzar para equilibrar las tarifas. Los usuarios del servicio han tenido que pagar más, debido a la reducción del rezago tarifario, el aporte a los subsidios para estratos bajos y la mayor eficiencia de algunas empresas para disminuir las pérdidas negras. Mientras en 1996 la tarifa promedio de las 12 principales ciudades presentaba un déficit del 84,7% con respecto a los costos de referencia, para el año 2000 el déficit se había reducido a un 15,5%. Esto es positivo, pero la carga que recae sobre los estratos 5 y 6, que subsidian a los estratos bajos, es demasiado elevada. Es indispensable reducir la dispersión.



Las oportunidades que se vieron



Los acueductos municipales lograron una autonomía empresarial para funcionar sin depender del gobierno central. Los inversionistas privados ingresaron parcial o totalmente al país. Hay más de 70 concesiones de acueductos, donde el sector privado tiene una participación importante.



Barranquilla fue la pionera. Con la participación del Distrito de Barranquilla e Inassa de España, la ciudad logró que sus servicios de aguas y aseo fueran más eficientes. Después de haber alcanzado esta meta, estas dos empresas se quedaron con los servicios del área metropolitana y de Santa Marta.



Los municipios han visto en el sector privado a su mejor aliado para resolver los problemas de suministro, de prestación del servicio y de cobertura para la población, así como para mejorar la eficiencia de estas empresas.



Solo en el departamento de Antioquia se entregaron en concesión los acueductos de 33 municipios.



Las oportunidades que vendrán



La política de vivienda se basa en la promoción de la VIS. Las medidas que ha tomado el gobierno para promover su desarrollo hacen que el grueso de las oportunidades del ramo edificador se concentre en este segmento.



Medidas para el impulso de la VIS



Establecimiento de garantías para créditos otorgados a trabajadores informales.

Redistribución de los subsidios a favor de unidades VIS de menos de 100 salarios mínimos.

Devolución del IVA pagado por los constructores en la compra de materiales para proyectos VIS.

Autorización al Inurbe para asignar vigencias futuras por $100.000 millones para financiar proyectos VIS.



Mediante la reglamentación de las cuentas de ahorro para el fomento de la construcción (AFC), el gobierno otorgó a las personas de alto ingreso cuantiosos beneficios tributarios para la compra de vivienda. La acogida de estas cuentas determinará la resurrección del alicaído --y rentable-- mercado de vivienda de estratos altos.



La inversión en vías será la gran oportunidad para las empresas de ingeniería. Actualmente, el Invías se alista para adjudicar contratos por valor de $1,4 billones en obras como el Túnel de la Línea y la vía Villavicencio-Bogotá. Por otra parte, el instituto estudia las condiciones para adjudicar la tercera generación de concesiones viales, un conjunto de 9 proyectos por valor de $3,4 billones. Así mismo, el programa Vías para la Paz adjudicará contratos por $680.000 millones durante el 2002.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.