| 6/6/2008 12:00:00 AM

Bebidas

Durante 2007, las gaseosas tenían una participación del 67%, las aguas colonizaban el 22%, mientras que otro tipo de jugos y refrescos se quedaban con el 11% restante.

Bastante movido ha estado este sector en el último año. Mientras que las gaseosas luchaban por no seguir perdiendo terreno, los jugos, las aguas y otros refrescos seguían ganando participación.

Las cifras son dicientes. En 1997, las gaseosas tenían el 80% del mercado. En 2007, alcanzaron el 67%, según ACNielsen, las aguas colonizaron el 22%, mientras que otro tipo de jugos y refrescos se quedaron con el 11%, en un negocio que facturó en total cerca de $2,4 billones.

En jugos, se destacó la caída en el negocio de retornables, que afectó el volumen de ventas de la categoría. En 2007, esta creció 11% en valor, y en volumen permaneció constante. El volumen se viene desplazando al consumo de no retornables, en donde se desarrollan los grandes movimientos y lanzamientos del mercado, y crece un 5% en volumen y un 17% en valor, según ACNielsen.

En otro frente, algunos sectores registraron aumentos moderados. El volumen de ventas de Bavaria, por ejemplo, pasó de 20,7 millones de hectolitros en 2006 a 22,1 millones en 2007, con una variación de 6,8%.

Según los empresarios, desde el año pasado hay una tendencia para atraer consumidores con estrategias que buscan ampliar los momentos de consumo y adaptarse a la tendencia hacia un estilo de vida saludable.

En general, las expectativas de crecimiento para 2008 están variando según cada categoría: mientras que los directivos de Alpina consideran que las ventas crecerán dos dígitos en volumen para jugos y refrescos, Bavaria estima que el de cervezas se ubicará en "una cifra intermedia de un dígito". Las gaseosas le apuntan a los dos dígitos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?