| 9/18/2009 12:00:00 AM

Bavaria, pasión por la calidad

Con la llegada de SABMiller, Bavaria cambió en temas de gestión, retención del talento humano y responsabilidad social.

En las distintas mediciones que Dinero e Invamer Gallup han hecho en el pasado, Bavaria siempre ha estado en lugares de liderazgo, y este año no fue la excepción. La compañía obtuvo el reconocimiento de empresarios y hogares que la ubicaron en los primeros cinco lugares en las categorías de admiración, empresas mejor administradas, con mayor capacidad para atraer y retener talento y mejor sitio para trabajar. Mientras que en innovación, sostenibilidad, calidad y compañías que saldrán mejor fortalecidas de la crisis la ubicaron en los ocho primeros lugares. Aunque las calificaciones de empresarios y hogares son muy parejas, se nota que el público en general le da un mayor reconocimiento a esta firma cervecera.

Desde la última medición de Dinero, en 2000, Bavaria ha sufrido un cambio radical que se manifiesta en todas las áreas de la compañía. Hace poco más de tres años, la multinacional surafricana SABMiller se fusionó con Bavaria y hoy en día tiene el 98,5% de la empresa. Desde entonces, le ha inyectado una nueva forma de hacer las cosas en términos de calidad, innovación, gestión, mercadeo y manejo del recurso humano, entre otros.

Hoy es una nueva organización, con un portafolio de marcas modernas, con envases que cumplen los estándares internacionales, una flota de camiones renovada, una inversión constante en investigación de mercados, un código de ética publicitario y unos lineamientos claros en materia de responsabilidad social. "Innovamos con las campañas para evitar el consumo de alcohol en los menores, fomentamos el emprendimiento con el programa Destapa Futuro y les conseguimos ángeles inversionistas a nuestros emprendedores. Bavaria es amigable, accesible, transparente, abierta. Hemos evolucionado", afirma Karl Lippert, presidente de la compañía.

La multinacional ha hecho una transferencia de sus mejores prácticas a Bavaria. Sin embargo, el talento local también aporta su conocimiento. "El 80% de las innovaciones en producto procede de Colombia y el 20% de SABMiller. En procesos es al contrario", explica Lippert.

CALIDAD Y TALENTO

Uno de los mayores énfasis en estos años se ha dado en el tema de calidad, una práctica en la que SABMiller es muy riguroso. "En Colombia la calidad no era mala, pero no cumplía con los estándares de la matriz", explica Lippert. Por eso, para ajustarla, han invertido US$70 millones en mejorar los procesos de calidad para producir cerveza. Este esfuerzo se reconoció en 2008, cuando Club Colombia recibió el máximo galardón del Monde Selection, la institución de certificación de calidad de alimentos y bebidas más importante del mundo.

Utilizan la metodología Six Sigma, que tiene un estricto concepto estadístico para asegurar que hay consistencia en la calidad del producto. Bavaria usa ingredientes ciento por ciento naturales, no usa preservativos y, por producirse a partir de procesos orgánicos, estos son difíciles de estandarizar. "Pero hemos logrado que el sabor de una cerveza producida en cualquier planta sea el mismo", afirma Lippert.

Aunque su materia prima es importada, están produciendo una variedad de cebada de excelente calidad en el altiplano cundiboyacense. Hoy, la cebada local representa el 2% de esta materia prima, en tres años esperan que llegue al 15%.

Otro tema por el cual Bavaria es reconocida, es por su capacidad para atraer y desarrollar talento. Y, de hecho, Lippert se enorgullece porque la compañía se ha convertido en una desarrolladora y exportadora de talento. "Desde que SABMiller llegó, hace tres años y medio, y desde que nos integramos, Bavaria ha exportado talento a Suráfrica, Inglaterra, Honduras, Salvador, Panamá y Ecuador. Colombia es el país, de los 75 en que opera SABMiller, que exporta más talento", explica Lippert.

En promedio, la compañía invierte en diez días de entrenamiento al año por persona, cuando lo normal en el mundo son cinco. Al año invierte entre $9.000 y $10.000 millones en capacitación.

Desde que está en el país, SABMiller ha logrado que los consumidores aumenten su gasto en cerveza. En 2006, el mercado cervecero llegaba a $5,9 billones y este año estará alrededor de $7,3 billones. Este comportamiento también ha influido en un mayor recaudo de impuestos, los cuales pasaron de $1,5 billones a $2,1 billones en ese mismo periodo.

El cambio de Bavaria hacia una gestión más internacional de todos sus indicadores ha sido reconocido por empresarios y consumidores, que la siguen considerando como una de las empresas más admiradas del país.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?