Barranquilla

| 9/1/2000 12:00:00 AM

Barranquilla

Aunque esta capital ya dio los primeros pasos para convertirse en una ciudad exportadora, de lo que haga de aquí en adelante depende su futuro.

De todas las ciudades que están empeñadas en convertir el comercio exterior en eje de su desarrollo futuro, Barranquilla es tal vez la mejor equipada por su cercanía al puerto y porque, a pesar de que ya no tiene la tranquilidad de otros años, continúa siendo una de las capitales más seguras del país.

Su cuello de botella, que era la infraestructura, se solucionó con la privatización de la empresa de servicios públicos, la privatización del puerto y las inversiones en el aeropuerto, que mejoraron significativamente la competitividad de la ciudad.



Sin embargo, las tan anheladas relocalizaciones de empresas o instalación de nuevas compañías con vocación exportadora no se han producido. Por eso, el gran reto para los próximos años es atraer nueva inversión y, para esto, la "imaginación" que le pongan al tema las nuevas administraciones va a ser fundamental, ya sea por medio de iniciativas como la exoneración de impuestos a empresas que reinviertan en la región o de la creación de zonas con incentivos especiales que además aprovechen la cercanía al puerto. En este tema, se considera que una de las inversiones más atractivas sería incentivar empresas que puedan aprovechar la conexión de fibra óptica que llega a Barranquilla, para el desarrollo de empresas de tecnología y de transmisión de información.



Barranquilla además tiene que resolver el gran problema de marginalidad y pobreza, ya que cerca del 85% de la población se encuentra en los estratos 1, 2 y 3.



Por otro lado, a diferencia de Bogotá, Cali o Medellín, donde se están concretando visiones conjuntas de desarrollo entre el sector público y el privado, en Barranquilla preocupa la separación entre estos dos poderes. Existe un sector empresarial muy dinámico, que ha logrado jalonar proyectos importantes como la privatización de la Triple A, pero no hay canales de participación con el sector público, como sí sucede en otras ciudades.



La agenda



Barranquilla debe continuar avanzando en el tema de competitividad. Los esfuerzos deben estar orientados a lograr que la ciudad sea cada vez más atractiva para los inversionistas. En este sentido, el ataque a la inseguridad se convierte en una de las prioridades.



Un tema prioritario es el de las telecomunicaciones, ya que la Empresa Distrital se encuentra intervenida por la Superintendencia de Servicios Públicos, mientras que Metrotel ha limitado sus inversiones, porque el período de la concesión no le permite obtener los retornos que hagan viable grandes expansiones. Si no se toman rápido cartas en este asunto, la ciudad podría retroceder en la competitividad que ha alcanzado.



Por otro lado, la gente más necesitada, la educación, la transparencia en las licitaciones y el saneamiento de las finanzas municipales se han convertido en los principales puntos de la agenda que un grupo de empresarios y dirigentes gremiales consideran prioritarios y con los cuales debe comprometerse el gobernante de la ciudad.



Plan Caribe



Dentro del Plan Caribe que atañe a los ocho departamentos de la región, el Departamento Nacional de Planeación en conjunto con distintas entidades de Barranquilla está desarrollando proyectos que van desde el área cultural hasta la más avanzada infraestructura tecnológica. Está en estudio el Parque Cultural del Caribe, con el que se quiere preservar la base histórica y el legado cultural de esta región.



Por otro lado, el Centro Nacional de Planeación y el Centro de Competitividad y Productividad del Caribe, con sede en Barranquilla, se unieron con el fin de determinar el perfil competitivo y los proyectos exportadores de los sectores industriales y agroindustriales con alto potencial de desarrollo en la Región Caribe.



Otro proyecto que está en marcha y que tiene gran importancia es el de transporte urbano. Por esto, el Departamento Nacional de Planeación, junto con un grupo técnico interinstitucional de la ciudad, está buscando afinar y actualizar las directrices de un estudio que se realizó a mediados de los 80 con la financiación de la Agencia de Cooperación Internacional de Japón. De este estudio surgieron unas recomendaciones técnicas para el ordenamiento de la ciudad con base en proyecciones de crecimiento poblacional y de desarrollo urbano que hoy se están tratando de actualizar para ponerlas en práctica.



Y por otro lado, el Telepuerto y la Zona Franca de Telecomunicaciones están en proceso de prefactibilidad. Este proyecto es promovido por Probarranquilla y quiere aprovechar la situación estratégica de la ciudad al estar donde Colombia se conecta con el resto del mundo por fibra óptica. La idea de este proyecto es desarrollar una instalación técnica de vanguardia, que realice el procesamiento de información al estilo de los telepuertos de República Dominicana, Jamaica y Barbados. Con la puesta en marcha de este proyecto se espera generar un significativo número de empleos.



El potencial de Barranquilla es alto, pero solo podrá desarrollarse si el futuro alcalde toma conciencia de que es necesario pensar a largo plazo para garantizar un crecimiento sostenido de la ciudad, y si en esta tarea políticos y empresarios logran trabajar conjuntamente por la ciudad.



Guillermo Hoenigsberg



Concentración de recursos públicos en inversión social para atención de las necesidades de la comunidad.



Humberto Caiffa



Apalancar la vocación exportadora de la ciudad, apoyando el desarrollo portuario y fluvial.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.