| 6/6/2008 12:00:00 AM

Banano

Los precios internacionales del banano subieron 20% en dos años. Las cotizaciones locales no lo han hecho por la revaluación.

El sector bananero colombiano completó otro año de problemas. Mientras los precios internacionales han mejorado, las cotizaciones domésticas no lo han hecho. "Los precios FOB del banano colombiano andan disparados", dice Jorge Ospina, de Augura. Hace dos años el mercado pagaba US$5 por caja de la fruta y hoy paga US$6.

Los productores locales reciben alrededor de US$5 por caja, pero la revaluación les ha hecho perder el alza cuando traducen los precios a pesos. Incluso, por la estacionalidad normal del cultivo, se espera que en el segundo semestre los precios se reduzcan a un rango de entre US$4,2 y US$4,5, con lo que las ventas en pesos bajarán.

En este difícil escenario, las mejoras en productividad han sido escasas. En 2005 se producían 1.901 cajas por hectárea al año y en 2007 el resultado subió a 1.996 cajas. Aunque crece 5%, la cifra sigue siendo baja. Para expertos, la producción en las condiciones colombianas no debe ser inferior a 2.050 cajas y hay fincas que ocasionalmente superan las 3.000.

Para mejorar el promedio hay varias vías, unas de ellas improbables. Los analistas descartan la posibilidad de avanzar en los proyectos de riego que se requieren para crecer la producción. "No hay plata para invertir", sostienen. La posibilidad de conseguir economías de escala, creciendo las fincas, también es una solución cada vez más difícil ahora que el riesgo del negocio es mayor.

Por lo pronto, la mejor opción está en fertilizar con las dosis completas. Sin embargo, no es tarea fácil cuando la caja es escasa y cuando la úrea y el potasio han tenido alzas de 60% en lo que va del año.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?