| 6/6/2008 12:00:00 AM

Azúcar y etanol

Además de la producción industrial de etanol, los ingenios siguen buscando formas de incrementar el valor agregado de su producción.

La revaluación y la caída del precio internacional del azúcar, por cuenta del incremento de 70% en la producción de la India en 2007, afectaron los ingresos de exportación de azúcar en Colombia. Según cálculos de Asocaña, el año pasado se vendieron al exterior 716.000 toneladas de azúcar, es decir un 23%, frente a 2006. Por su parte, si bien las ventas en el mercado nacional crecieron 5,1%, la revaluación estimuló el crecimiento de las importaciones en 27,5% y ayudó, junto con el descenso del precio internacional, a una fuerte caída en el precio interno (-16,4%).
 
Asocaña dice que estos sucesos ocasionaron que, en los últimos cuatro años, ingenios y cultivadores registraran pérdidas por más de $2 billones. A esto se sumó la menor productividad de la tierra por el mal clima. En 2007 se cosecharon 185.000 hectáreas de caña, un 1,9% más que en 2006, pero la molienda estuvo 4,2% por debajo, ubicándose en 21,1 millones de toneladas. Este fenómeno, más la mayor destinación a etanol, hicieron que la producción de azúcar cayera 5,7%, ubicándose en 2,28 millones de toneladas.

Pero los menores ingresos se compensaron en parte con el etanol. En 2007 se produjeron 275 millones de litros, un 2,3% más que en 2006, debido a los mayores requerimientos de las nuevas regiones que entraron al programa de oxigenación de gasolina. Esto significó una mayor rentabilidad para los ingenios, si se compara la venta de etanol con la exportación de azúcar. Pero, según Procaña, esto resultó en un mal negocio para los 1.600 proveedores de caña.
 
Con la entrada del etanol y la consecuente menor producción de azúcar, se pasó de tener 60% de la producción para exportar a tener poco menos de 40%, y esto, según Procaña, ocasionó que los ingresos de los cultivadores se redujeran en 5,15% y que los de los ingenios se incrementaran en casi 50%, ya que, mientras con la exportación de azúcar los ingresos se reparten en mitades iguales entre cultivador e ingenio, con el etanol, al cultivador solo se le da un poco más del 30%. Procaña dice que si esta situación de inequidad no se modifica, los proveedores buscarán cultivos más rentables y dejarán de arrendar sus tierras a los ingenios. Los ingenios se defienden argumentando que fueron ellos quienes hicieron millonarias inversiones y tienen que amortizarlas.

Además de etanol, los ingenios siguen buscando formas de incrementar el valor agregado de su producción. Es así como, la valoración de los mercados externos por el azúcar refinado, que da una prima de US$91 por tonelada, ha hecho que los ingenios se preocupen por incrementar su producción de este tipo de azúcar, el cual es el que más valor añade por la cantidad de procesos al que es expuesto. Hoy el 50% del azúcar de exportación es refinado y Manuelita, Incauca y Riopaila son los ingenios que más lo producen.

A su vez, los ingenios vienen trabajando en no quedarse en lo básico. Por ejemplo, Incauca y Manuelita ofrecen variedades en azúcar como light, morena light y con calcio y otras presentaciones diferentes a la tradicional bolsa, como sobres y cajas rígidas de fácil apertura. Por otro lado, cabe destacar el último desarrollo de Incauca, consistente en meterse en toda la cadena de producción para añadir más valor. Es así como, hoy es el único ingenio que produce también confitería.

Perspectivas

Asocaña dice que por factores climáticos la producción de azúcar en 2008 será similar a la de 2007. En relación al precio internacional, en lo corrido del año se observa que este se está recuperando, gracias a la acción de los fondos de inversión, que ante menores tasas de interés en Estados Unidos buscan opciones en otros mercados como los commodities. No obstante, Asocaña aclara que este año no hay que esperar aumentos significativos en los precios internacionales, debido a que habrá altos niveles de producción y existencias. Por el lado de la producción de etanol, el sector sigue invirtiendo. Riopaila invirtió US$30 millones para producir 300.000 litros diarios en el Valle del Cauca y se espera que la destilería entre a producción entre finales de 2009 y comienzos de 2010. Por su parte, Mayagüez invirtió recientemente $70.000 millones para ampliar la capacidad de su planta de etanol, de 200.000 a 300.000 litros diarios.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?