| 5/28/2010 12:00:00 AM

Avícola

En el segundo semestre de 2008, los costos de producción para este sector alcanzaron niveles muy altos, con incrementos diarios de 1% y 3%.

Para el año pasado, los precios de los insumos -como el maíz amarillo, el fríjol y la soya- se estabilizaron debido a la caída de los precios internacionales.

En medio de estos cambios en los precios, el sector tiene en su agenda el fortalecimiento de su capacidad de exportación para competir con jugadores de talla internacional. Para alcanzarlo requiere construir el andamiaje institucional necesario para lograr que las condiciones sanitarias, ambientales y de bienestar animal se adapten a los requerimientos internacionales. El Invima y el ICA desempeñan un rol importante en el tema de certificación de calidad. Además, existen medidas sanitarias que han impedido la exportación de carne de pollo.

El dinamismo del sector exige una evolución de las empresas para aprovechar y desarrollar el mercado y fortalecerse industrialmente. Varias empresas están invirtiendo en tecnificación y eficiencia, así como en la optimización de sus canales.

No obstante, esta es una industria atomizada. Las compañías que funcionan con estructuras familiares enfrentan el reto de modificar sus planes y programas para no quedarse rezagadas y generar masas críticas y economías de escala. Los retos de la industria son varios. Para Fabio Domínguez, presidente de Pimpollo, el mayor es la avicultura informal. "Son productores de precios bajos, porque igual son de baja especificación de calidad en sus productos y escasamente cumplen mínimos requisitos de ley", dice. Para Fenavi, otros retos están representados en la promoción del consumo local, la inversión en esquemas sanitarios, ambientales y de inocuidad, la sostenibilidad patrimonial de los pequeños y medianos avicultores, así como la apertura de nuevos mercados.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?