| 5/27/2009 12:00:00 AM

Avícola

En Bogotá y Bucaramanga se están conformando redes empresariales para hacer exportaciones conjuntas -de pollos en Bogotá y huevos en Bucaramanga-.

El año pasado fue interesante para la avicultura, en especial por el aumento en las exportaciones a Venezuela, al pasar de US$10 millones en 2007, a cerca de US$60 millones. La mayor parte de las ventas correspondieron a huevos y material genético -huevos fertilizados y pollitos de un día-. Pero este hecho se vio limitado por el aumento en el costo del maíz amarillo, principal materia prima para producir el concentrado para las aves.

En 2009 los signos más importantes para el sector cambiaron sensiblemente. El cierre de la frontera venezolana para los productos avícolas colombianos no parece tener cambio en el corto plazo y el consumo doméstico de carne de pollo comenzó a aflojar en el país. Así lo estima Jorge Bedoya, presidente de Fenavi.

Esta situación redujo los márgenes para los productores, en especial los medianos, que no están integrados verticalmente, pues no tienen economías de escala muy importantes y no cuentan con sistemas de distribución eficientes.

Por eso se acentuó la tendencia a fusionar empresas. El año pasado en el Valle, Granja Santa Anita absorbió a Avícola Nápoles y Avícola Tuluá compró Huevos Oro en Bogotá. En carne de pollo, Mac Pollo de Bucaramanga compró Carioca en el Valle. Para Bedoya, esta tendencia se mantendrá en lo que resta del año.

En Bogotá y Bucaramanga se están conformando redes empresariales para hacer exportaciones conjuntas -de pollos en Bogotá y huevos en Bucaramanga-. Estas facilitarán la consolidación empresarial porque los empresarios participantes identificarán sinergias que puedan mantener entre ellos con alianzas o fusiones.

En comercio exterior, el sector creará nuevos mercados como Rusia, Medio Oriente, China y Japón, y en importaciones, los empresarios pedirán que se elimine el arancel al maíz amarillo.

Finalmente, habrá ganancias en productividad. Muchas empresas han conseguido mejorar sus procesos de negociación con proveedores y otras han sofisticado sus técnicas de cubrimiento de riesgo con el uso de futuros. Otros más han invertido en la tecnificación de los procesos con túneles de enfriamiento y máquinas evisceradoras o mejorando sus empaques y la logística, incluso estableciendo puntos de venta en las principales ciudades.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?