César Camargo, Presidente de Incubacol "Para que el sector sea productivo,

| 6/13/2003 12:00:00 AM

Avícola: Hora de consolidarse

La situación venezolana afecta gravemente la estabilidad del sector.

Las movidas

El año pasado, el sector avícola se vio fuertemente golpeado por el cierre del comercio con Venezuela, a causa de la crisis interna del vecino país; pero ahora precisamente esta crisis se ha convertido en un motor de negocios para los empresarios colombianos.

El cierre del mercado venezolano hizo que durante los primeros siete meses de 2002 se presentara una sobreoferta de pollo en el mercado interno, lo que hizo que el precio disminuyera sustancialmente. Cuando se abrió nuevamente ese destino de exportación, se regularon los precios internos y se empezó a dar una recuperación general en el sector. Este año, debido a los problemas de los productores venezolanos, que no podían ingresar las materias primas para producir el pollo, se presentó la oportunidad para el sector colombiano de suplir buena parte de la demanda de Venezuela. Esta oportunidad puede ser mejor aprovechada en la medida en que los pequeños productores se unan para ser jugadores más fuertes y eficientes. Como afirma César Camargo, presidente de Incubacol, dedicada principalmente a la incubación de pollos, "las empresas que no se consoliden con el tiempo, tienden a desaparecer". De hecho, está en proceso la consolidación de Pimpollo e Incubadora de Oriente, lo cual los convertirá en el mayor jugador del sector, al quedar con el 8% del mercado.

Las expectativas de la industria se pueden resumir en las palabras de Fernando Avila, director económico de Fenavi: "Si la dinámica de exportación y las condiciones de producción se mantienen, tendremos un año favorable para todos".



A favor





  • La tendencia al crecimiento en la producción.


  • La alta competitividad del sector.


  • El menor precio del pollo frente a la carne.


  • El apoyo del gobierno colombiano a la producción de maíz y soya en los valles de los ríos San Juan y Sinú.


En contra





  • El sector es muy sensible a la situación venezolana.


  • Hay una gran dependencia de las materias primas importadas, cuyos precios están sujetos a aranceles altos y variables.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.