| 2/18/1998 12:00:00 AM

Avianca

En la competencia entre las aerolíneas, la clave es crear productos a la medida del consumidor y entregárselos con todas las facilidades.

Aunque Avianca dejó de ser una empresa estatal hace muchos años, sigue siendo la aerolínea de los colombianos en la mente de los consumidores. La distancia entre Avianca y sus competidores en términos de "top of mind" es enorme: su registro de 69% es seguido por un 9% de SAM y un 8% de Aces (las aerolíneas no fueron incluidas entre los productos examinados en 1995 y, por tanto, la comparación con ese año no es posible).



El punto crítico del mercadeo de aerolíneas hoy es identificar las necesidades de los diferentes consumidores y satisfacerlas con productos hechos a la medida, de alta confiabilidad y fácil acceso. Avianca lo ha entendido así y hoy ofrece múltiples programas que le permiten competir con las aerolíneas internacionales.



Uno de ellos es Aviancaplus, dirigido a gente de negocios que recibe millas por viajes frecuentes. También cuenta con la Clase Infantil, con áreas de juego en las salas de espera que les dan mayor comodidad a las familias que viajan con niños pequeños. La Clase Estudiantil es otro servicio, para viajeros de 13 a 23 años de edad, que reciben una tarifa especial. Avianclub fue concebido para que las secretarias o personas que organizan viajes para sus oficinas ganen puntos cada vez que solicitan una reservación en Avianca. Estos puntos pueden ser canjeados por tiquetes o descuentos en hoteles u otros establecimientos.



En 1997 Avianca concentró la publicidad en radio y prensa, medios en los que cree tener mejor acceso a su gran variedad de usuarios. Hace poco incrementó el correo directo, porque facilita una amplia gama de clasificaciones y promociones, a partir de la base de datos de clientes, construida durante años.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?