Augusto Ramírez O

| 8/3/2001 12:00:00 AM

Augusto Ramírez O

"Es necesario mantener una tasa de cambio real competitiva, porque su carencia desquició la economía".

1. Si somos capaces de hacer la paz, el crecimiento se dispara. Así ocurrió en El Salvador, en Guatemala y en Perú cuando después de la turbulencia volvió el orden. Estos países llegaron a crecer hasta 10% en un año.

Es necesario mantener una tasa de cambio real competitiva, porque su carencia fue lo que desquició la economía. No se puede seguir usando la tasa de cambio como un expediente para contraer la inflación. Y tenemos que proseguir con los esfuerzos de integración internacional, por el ATPA y los acuerdos de libre comercio, como el ALCA. Pero tenemos que defender nuestras ventajas comparativas con los instrumentos macroeconómicos. No podemos entregarnos de pies y manos a la competencia extranjera, como hicimos en el pasado.



Veo un enorme potencial agrícola. Este país tiene las ventajas comparativas más importantes de América Latina en la industria agropecuaria: tiene luz, temperatura, tierras y agua. Hay grandes posibilidades de exportación de carne, aceite de palma, maderas y caucho, entre otros. También es indispensable reactivar la construcción, que tiene un enorme impacto sobre el empleo. Y finalmente, hay que apoyarse en las pymes, que encierran un enorme potencial de crecimiento.



2. Lo primero es lograr que la debilidad petrolera no se agudice. Creo que podemos mantener los 600.000 barriles de exportación, en el caso de que lográramos rápidamente descubrir algunos yacimientos que garanticen el futuro.



Por otro lado, el país no aguanta más endeudamientos, el servicio de la deuda interna e internacional está valiendo 42% del presupuesto. Tampoco aguanta más impuestos. Hay que seguir apretándose el cinturón en materia de gastos. Soy partidario de institucionalizar el 3 x 1.000 en las transacciones financieras. Yo no haría más reformas tributarias, hay que poner a producir las que hay, sin apestarle la vida a la gente. Estoy seguro de que es mejor equivocarse manteniendo unas reglas de juego, que acertar cambiándolas permanentemente. Y tenemos que darle aire a la economía, mediante el mantenimiento de tasas de interés bajas.



3. Es indispensable aliviar la situación social, entre otras, porque si no mejoramos los índices de consumo, la economía no va a salir adelante. Hay que dedicar una buena cantidad del llamado Plan Colombia a la inversión social. Yo apoyo las políticas que se están adelantando en esa materia por medio de subsidios directos. Los programas de Madres en Acción, Familias en Acción y Jóvenes en Acción son un excelente camino para atender este problema. También soy partidario de los esquemas al estilo del Fondo de la Inversión Social de Bolivia y de El Salvador, que son programas administrados con criterios ajenos a lo burocrático y tienen alta efectividad.



4. El tema de las pensiones hay que manejarlo de manera muy pragmática. Primero, hay que respetar los derechos adquiridos, eso no tiene reversa. Segundo, hay que hacer un cambio gradual. Tercero, hay que alargar el número de cotizaciones, con un proceso gradual. Es la manera de solucionar los problemas en los próximos 20 ó 30 años, con una política de Estado que se comprometa ahora y se desarrolle durante ese tiempo. Ya no se puede dar marcha atrás en el tema de la seguridad social. Hay que permitirle al Seguro Social que compita, pero en igualdad de condiciones.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.