| 6/6/2008 12:00:00 AM

Arcilla, ladrillo y cerámica

A la incorporación de tecnologías para automatizar la producción, actualización en diseño y tendencias, se sumó la segmentación del mercado.

Las industrias de arcilla, ladrillo y cerámica del país no se resignaron a dejar que sus competidores extranjeros les arrebataran posiciones de mercado. Por eso, desde hace un lustro reforzaron sus planes de inversión para modernizar plantas y adoptar tecnologías de punta a fin de mejorar la productividad.

La conjugación de estrategias les permitió 'cogerle el paso' al dinámico ritmo que traía la construcción y alcanzar un impulso que les permitió cerrar el año 2007 con un crecimiento del subsector de 7,37 %.

A la incorporación de tecnologías para automatizar la producción, actualización en diseño y tendencias, se sumó una iniciativa que ha generado buenos dividendos: la segmentación del mercado para captar el negocio de las remodelaciones, que es hoy el nicho de mayor crecimiento.

Al proceso se suma un afianzamiento de las exportaciones, cuyas ventas crecieron 28,8% el año pasado, pese a la revaluación. Estados Unidos es el más dinámico, seguido por el de Venezuela, que en 2007 aumentó 134%.

Pero, mientras crecen en el país y el exterior, los productores locales enfrentan la dura competencia de China, un duro competidor para los productos colombianos. En 2007, las importaciones de productos cerámicos crecieron 15%, siendo China el primer proveedor.

La perspectiva externa se complica este año por la caída en la demanda de Estados Unidos, y las mayores trabas para exportar a Venezuela, lo que motivó a los empresarios a intensificar su exploración de mercados, particularmente en América Latina. México, Perú y los países de Centroamérica y el Caribe, son por ahora los más atractivos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?