| 5/27/2009 12:00:00 AM

Arcilla - cerámica

La atención del sector se centra en la búsqueda de nuevos mercados externos, la recuperación de la construcción en Estados Unidos y la reacción de la demanda interna en el nicho de remodelación.

La dinámica que traía desde 2007 la industria de la construcción en Colombia permitió que se mantuviera la inercia en producción y ventas durante la primera parte del año 2008, aunque en el segundo semestre la crisis financiera, las dificultades en las exportaciones a Ecuador y Venezuela así como la desaceleración de la demanda interna se convirtieron en los principales motivos de preocupación para los empresarios del sector de arcilla y cerámica.

Francisco Díaz, presidente de Corona -la mayor compañía del sector-, explica que el panorama de 2008 se complicó porque en Estados Unidos la demanda de vivienda nueva cayó 33% y las exportaciones a Venezuela descendieron 25%.

Para este año la gran expectativa del sector se concentra en la búsqueda de nuevos mercados internacionales, la anunciada recuperación de la construcción en Estados Unidos y la reacción de la demanda interna en el segmento de remodelación, como consecuencia del recorte interno de las tasas de interés.

El mercado colombiano, según Díaz, "ha mantenido un comportamiento estable y la desaceleración ha sido producto de la finalización del ciclo de la construcción, ya que en el país no estamos frente a una crisis inmobiliaria y del sector de la construcción, como en otros mercados".

Pero los cálculos de los expertos apuntan a que este año la industria de la construcción podría reducirse en el país entre 25% y 30% "afectando los productos y materiales para terminados, en especial en el segundo trimestre por el rezago de los proyectos de 2008", dice Díaz.

A pesar de que la situación luce complicada, las estrategias adoptadas en los últimos años por las compañías de cerámica y arcilla, de afianzar sus inversiones en ampliación y modernización de sus plantas, así como en la búsqueda de mayores eficiencias y competitividad, hacen que el aparato productivo esté preparado para enfrentar la situación y pueda reaccionar rápidamente cuando comience a acelerar nuevamente el crecimiento de la economía.

En materia de inversiones, sigue la cautela en el sector y buena parte de los nuevos proyectos están condicionados al flujo de caja que generen las empresas. Este es un sector que en años anteriores se caracterizó por altas inversiones para ampliar su capacidad instalada y tecnológica.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?