| 9/2/2005 12:00:00 AM

Andrés Arias-Minagricultura "No hemos entregado nada"

Andrés Arias, ministro de Agricultura, aclara cómo va la negociación agrícola y cuáles son las expectativas del gobierno sobre el tema.

En este punto de la negociación, ¿qué se puede esperar de aquí en adelante?

No depende solo de nosotros, sino de los tiempos que esté planteando Estados Unidos y eso es algo que escapa de nuestro control. Entonces, hay que trabajar muy duro en lo técnico y en lo político. La parte técnica ya está agotada y se tiene una instancia de voluntad política que nosotros tenemos clara dentro de las líneas que hemos trazado desde un principio y que no vamos a violentar. Primero, hay unos productos sensibles que requieren tratamiento especial. Y dos, sin acceso real no podemos validar el tratado. Y si no se valida en la parte agrícola, veo muy difícil su validación general.



¿Todavía estamos en riesgo de que no haya tratado?

Hasta el día en que se firme, habrá un riesgo. Claro que el riesgo es menor, entre más voluntad política haya en ambos países. Y acá hay mucha.



¿En Estados Unidos, cómo la ve?

Creo que allá también hay una gran voluntad, lo que pasa es que están empezando a digerir lo del Cafta.



La SAC dice que, como la va negociación, Colombia ha dado acceso a productos por US$450 millones, mientras solo ha recibido mercado por US$800.000. ¿Qué opina?

Yo no estoy de acuerdo con esa afirmación, porque aquí nada se ha negociado, aquí nada se ha entregado. Lo que yo ofrezco, está condicionado a tener una respuesta satisfactoria a mis solicitudes y como Colombia no ha recibido esa respuesta satisfactoria, entonces no hemos llegado a ningún acuerdo.



¿Se eliminan las franjas de precios?

Cada producto tiene un mecanismo que debe ser hecho a su medida para que funcione y contrarreste esas distorsiones, y por eso, en lo técnico, se tiene que mirar de manera diferente. En algunos casos, el sistema de franjas es un buen esquema para amortiguar las drásticas fluctuaciones del comercio por estos tratados; en otros casos, no.



¿Qué va a pasar en azúcar a la luz de lo que sucedió en el Cafta?

Nosotros hemos planteado que nada de lo nuestro será excluido del tratado y que todo está sobre la mesa, en tanto todo esté sobre la mesa en Estados Unidos. Si en algún momento ellos plantean el azúcar como una exclusión, eso le costará muy caro a ese país en materia de acceso a Colombia. Tendrá que ser valorado, analizar cuánto nos cuesta perder ese acceso en el producto de mayor interés ofensivo exportador para el sector agrícola y por ende, lo que ya he dicho: la profundidad del acuerdo en el tema agrícola va a depender de la profundidad que Estados Unidos le quiera dar.



Pero nosotros tenemos productos en los cuales no somos los más eficientes e insistimos en producirlos.

Pero nosotros nos hemos sentado a la mesa con la voluntad de hacer este acuerdo lo más profundo posible y, por eso, a pesar de las peticiones de muchos sectores de ser excluidos de la negociación, hemos dicho que ningún sector será excluido y que todos tendrán que disciplinarse dentro del tratado de libre comercio. Si Estados Unidos empieza a romper esa coherencia, nosotros valoraremos eso.



¿Cuál es la profundidad tolerable?

Yo quiero que el tratado sea lo más profundo que pueda ser. Pero manejar la profundidad acá depende de negociar bien.



¿Cuál es el costo de no tener un TLC?

El tratado es muy importante para esta economía y para el sector agropecuario. En el gobierno, estamos convencidos de que el sector agropecuario no puede crecer únicamente a expensas del mercado doméstico. Sin embargo, los tratados de libre comercio requieren equilibrio y reciprocidad y si no los hay, no se va a poder legitimar en el país.



Entonces, ¿si no hay equilibrio, no se firma?

Por supuesto. ¿Quién va a hacer un negocio desequilibrado?




En el TLC, ¿qué tanto pesan los productos tradicionales y los que tienen potencial pero no se han desarrollado?

Todos pesan mucho, lo difícil de esto es que hay un grupo muy ganador en cualquier tratado de libre comercio que no va a salir a apoyarlo porque no existe al momento de firmarlo. Esa es la crítica del Nobel Robert Lucas: uno no puede juzgar los resultados de una política con los parámetros de la política vigente, porque se desarrollan sectores nuevos que ni siquiera nos imaginamos hoy.



¿Hay estimativos sobre los potenciales?

Nosotros tenemos mucho potencial en caucho, cacao, productos forestales, biocombustible, piscicultura y acuacultura y en frutales amazónicos, que hoy no existen.



VEA ENTREVISTA COMPLETA EN WWW.DINERO.COM
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?