ALIMENTOS Y BEBIDAS

| 12/14/2001 12:00:00 AM

ALIMENTOS Y BEBIDAS

Refresco natural



Desde cuando salió al mercado, en febrero pasado, Leemon ha ganado cinco puntos de participación de mercado en bebidas refrescantes no retornables, y está dentro de los primeros 10 productos del portafolio de Alpina, un lugar nada despreciable si se tiene en cuenta que la compañía tiene 70 marcas diferentes y unas 350 referencias. ¿Cuál es la gracia de Leemon? En primer lugar, esta bebida combina dos conceptos que no habían sido trabajados industrialmente al mismo tiempo: ser refrescante y ser una bebida natural. En segundo lugar, cada detalle del producto está pensado para apoyar estas premisas. El pico de la botella es ancho para que el consumidor pueda refrescarse rápidamente y el tamaño es de 350 cm3, porque las investigaciones mostraron que es la cantidad ideal para refrescarse. Pero, además, el color verde de la botella, que está asociado con el limón, contrasta en las góndolas de los supermercados y las tiendas con los demás envases, lo que obliga a que los ojos se posen en él. El producto está dirigido a jóvenes entre 18 y 25 años; por eso, la campaña de publicidad es musical, irreverente, y transmite una sensación juvenil y dinámica. La estrategia se complementó capacitando a 145.000 tenderos, quienes son, en últimas, los mejores impulsores de ventas.



Bebida de nicho



Coca-Cola Light no es un producto nuevo --llegó al mercado colombiano entre marzo y junio de 1999--, pero es una bebida que transmite un estilo de vida muy particular. Este año se lanzó la botella de 2,5 litros y, si bien no se hizo un esfuerzo publicitario o de mercadeo específico sobre esta bebida, el producto se beneficia de cualquier actividad que se realice con Coca-Cola. Esto es especialmente cierto en el caso de los supermercados, donde hubo fuerte actividad de mercadeo para Coca-Cola, que benefició su versión sin azúcar y con menos de una caloría. El segmento light ha crecido el doble desde el año de su lanzamiento.



De la caja a la mesa



Una investigación de mercados realizada en el año 2001 en Colombia mostró que apenas el 15% de las mujeres menores de 35 años sabía cocinar. Un resultado no muy sorprendente en una sociedad en la cual cada vez son menos los hogares y el tiempo destinado para cocinar se ha reducido en aras de trabajar más. Zenú, por medio de su línea de comidas congeladas listas, respondió a una necesidad del consumidor actual que demanda productos prácticos para acomodarse a un nuevo ritmo de vida. Rompiendo el mito de la pérdida de sabor en las comidas congeladas y con un agresivo manejo del producto en los puntos de venta, Sofia Express se lanzó el 1 de septiembre de 2001 en las 4 principales ciudades del país, con una agresiva expectativa de venta de 700.000 unidades el primer año.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.