Carlos Arcesio Paz Gerente general de Harinera del Valle "Nuestro propósito es crecer manteniendo una política de diversificación del portafolio de productos y de mercados".

| 6/13/2003 12:00:00 AM

Alimentos: Se alimenta la demanda

La industria de alimentos desarrolla nuevos productos para amortiguar la caída de las exportaciones.

Las movidas

Ante un mercado poco dinámico, la industria de alimentos ha tenido que reacomodarse. Las empresas del sector se están reorganizando, aumentando su productividad y realizando un importante esfuerzo en mercadeo al diversificar su oferta de producto. Todo esto para generar una base competitiva que le permita dinamizar la demanda interna y entrar en otros mercados, como Ecuador, Centroamérica y el Caribe.

El año 2002 fue difícil para las empresas del sector. En los últimos tres años, esta industria había crecido gracias al comportamiento de las ventas al exterior, que representaron más de US$918 millones en 2001. Sin embargo, en 2002, la situación cambió considerablemente. Con la crisis de Venezuela, se vino al suelo un mercado que representaba 30% de la industria de alimentos procesados y las exportaciones cayeron más de 6% en 2002, al ubicarse en US$861 millones. En el primer trimestre de 2003 las exportaciones han caído 2% frente al mismo período de 2002.

Las ventas totales durante 2002 crecieron cerca de 4,5%, pero en el primer trimestre de 2003 han crecido solo 0,3% respecto al mismo período de 2002, según la Encuesta de Opinión Industrial de la Andi. Las empresas, sin embargo, no se están quedando de brazos cruzados. Por el contrario, se ve una dinámica importante: están volviéndose más competitivas e innovando en su oferta de productos.

"Las empresas del sector de alimentos han mejorado considerablemente su productividad. Están haciendo importantes inversiones en renovación de tecnología para volverse más competitivas", afirma Octavio Campo, director de la Cámara de Alimentos de la ANDI.

Empresas como Doria, Harinera del Valle y Nacional de Chocolates, por ejemplo, realizaron grandes inversiones durante 2002. Harinera del Valle invirtió $23.000 millones en una planta con tecnología de última generación. El Grupo Empresarial Antioqueño, entretanto, invirtió cerca de $856.000 millones en negocios de alimentos durante 2002. La Alianza Team, por su parte, está invirtiendo US$15 millones en la ubicación estratégica de su mayor planta de procesamiento en Barranquilla para optimizar costos de fletes.

El año pasado, el Grupo Empresarial Antioqueño emprendió una completa reorganización de su negocio en la que separó sus actividades de inversión e industrial para ganar mayores sinergias, especializarse y prepararse para su internacionalización. Esta estrategia cobijó a la Compañía Nacional de Chocolates y a Noel.

Los mayores cambios en la industria, sin embargo, se han visto en el desarrollo de nuevos productos. Las empresas se han puesto como objetivo crecer en el mercado gracias a la diversificación en sus líneas de producción. La industria láctea, por ejemplo, ha tenido importantes desarrollos de artículos derivados y de líneas de deslactosados. Solo en lo que va corrido de 2003 tres marcas (Colanta, Mimo's y Alpina) han lanzado deslactosados.

En productos congelados listos también ha habido desarrollos interesantes. Hoy se pueden encontrar platos como lasagna, fríjoles y tamales listos para comer. Este mercado crece a un ritmo de 20% anual.

Buena parte de los esfuerzos de las empresas de alimentos también se han concentrado en la elaboración de productos saludables. Los ingenios y las empresas de chocolate lanzaron al mercado líneas light con menores contenidos de azúcar, las empresas de galletería aumentaron su oferta de productos integrales y de fibra, en aceites se amplió la oferta de aceites bajos en colesterol y en carnes frías también se optó por el desarrollo de nuevas líneas bajas en grasa. Durante 2002, las ventas de alimentos balanceados crecieron alrededor de 9%.

Las expectativas para este año se centran en el desarrollo del mercado nacional mediante la innovación y el desarrollo de nuevos mercados que atenúen la caída del mercado venezolano. Los empresarios del sector alimenots seguirán invirtiendo, pues están optimistas y consideran que la economía está recuperándose por lo que podrán ver crecer de nuevo sus ventas.



A favor





  • La productividad alcanzada por la industria.


  • Diversificación y desarrollo de nuevos mercados.


  • Las innovaciones en productos pueden convertirse en una importante ventaja competitiva al llegar a los mercados externos.


  • La devaluación favorecería las exportaciones de alimentos.


  • Unas buenas negociaciones del ALCA serán determinantes para esta industria que se ha preparado para competir.


En contra





  • Los elevados costos de las materias primas por los altos niveles de protección.


  • La crisis venezolana.


  • La depresión del mercado interno.


  • Los problemas con el sector del comercio han puesto a la industria de alimentos en aprietos para vender sus productos. Las negociaciones están cada vez más difíciles.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.