| 2/18/1998 12:00:00 AM

Agua Cristal

Un amplio presupuesto de publicidad. Un mensaje centrado en la salud y el deporte. Un sistema de distribución arrollador. El resultado: un líder incuestionable.

Hasta hace unos años, en este país la gente se preguntaba qué sentido podía tener pagar por una botella de agua, cuando salía casi gratis del tubo. Hoy, sin embargo, el agua embotellada tiene un mercado masivo y la idea de que éste es un producto de lujo para gente sofisticada ha quedado atrás. El Agua Cristal de Postobón fue la primera marca que tuvo éxito en este mercado (su introducción se remonta a 1917, en el área de Medellín) y su posicionamiento sigue firme hoy.



El énfasis en la relación entre salud, deporte y Agua Cristal ha sido una constante en la publicidad. El 70% de su propaganda es en televisión y el resto está repartido entre radio y prensa. La inversión total en publicidad para aguas embotelladas en Colombia es de $5.470 millones de pesos y el 50% corresponde a Agua Cristal.



El mercado para aguas embotelladas en Colombia es de 510 millones de litros al año. Agua Cristal tiene una envidiable participación en el mercado del 62%.



El fácil acceso al producto ha sido un factor clave en la estrategia de mercadeo. Los diferentes tamaños y empaques permiten que Agua Cristal se consuma en múltiples situaciones y por una amplia variedad de personas. La distribución llega masivamente a tiendas y kioscos por medio de la red de la organización Postobón, con casi 3.000 vendedores de ruta que distribuyen a diario a más de 350.000 clientes.



El segundo lugar en recordación en la categoría de aguas embotelladas lo tiene Brisa y el tercero es para Manantial. En esta oportunidad esta última marca perdió cuatro puntos de recordación.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?