Jairo H. Arias Puerta Gerente general de la Bolsa Nacional Agropecuaria, BNA "Creemos en el enorme potencial de crecimiento del sector agropecuario. En el 2002 esperamos realizar operaciones por $250.000 millones".

| 6/14/2002 12:00:00 AM

Agropecuario El campo a ritmo lento

Los negocios agropecuarios muestran poco dinamismo, mientras los mecanismos financieros se activan.

Las movidas

A pesar de los grandes avances en políticas sectoriales de competitividad y de la mayor disponibilidad de crédito y recursos, el nivel de actividad agropecuaria es aún insatisfactorio. Según el Dane, la tasa de crecimiento en el último trimestre de 2001 alcanzó un 1,51% y apenas 1,12% si se excluye el café. Es decir, su desempeño fue inferior al conjunto de la economía, que creció 1,56%.



En el primer trimestre de este año hay indicios de que la situación no ha cambiado y es francamente desalentadora. En efecto, la más reciente Encuesta de Opinión Empresarial Agropecuaria (EOEA), del Centro de Estudios Ganaderos y Agrícolas (CEGA), señala como factor positivo que el sector mantiene cierta inercia por el lado de la oferta. Sin embargo, ante un entorno de inseguridad y de márgenes de rentabilidad reducidos, pocos empresarios están dispuestos a ampliar las áreas cultivadas y a incrementar su nivel de inversión. Estas observaciones son preocupantes, pues la recuperación plena del sector agropecuario, que representa cerca de 15% del PIB, determinará en buena parte el futuro del país.



La movida sobresaliente es la fuerza que ha venido cogiendo la actividad financiera de la Bolsa Nacional Agropecuaria (BNA). Esta entidad ofrece alternativas de financiamiento para los empresarios de la agroindustria, como la llamada agricultura por contrato o contratos forward, la titularización ganadera y el descuento sobre contratos de exportación de café, entre otras.



Este año se pronostica un mayor dinamismo en los negocios de la bolsa, debido a que a partir de agosto la Superintendencia de Valores supervisará sus operaciones. Este cambio regulatorio generará mayor credibilidad sobre los negocios de la BNA y seguramente redundará en un incremento en sus labores y en el ingreso de grandes y nuevos comisionistas de bolsa para transar sus productos. Este año se espera que la BNA represente casi 20% de la actividad de Finagro, al alcanzar $250.000 millones en negocios de financiamiento del sector agropecuario.



Por su parte, Finagro, una entidad estatal que se dedica a colocar créditos agropecuarios con recursos que provienen de las inversiones forzosas del sector financiero, colocó el año pasado $1,2 billones a una tasa favorable entre 5 y 8 puntos por encima de la DTF. Este año se espera que las colocaciones mantengan el nivel alcanzado en el 2001.



¿Cómo cerrará el 2002? La Sociedad de Agricultores de Colombia (SAC) estima que los volúmenes de producción de bienes agropecuarios crecerán 2,5% este año, una tasa similar a la del año 2001. La nota positiva proviene del arroz, que representa un 30% de la producción total, ya que se proyecta que crezca un 6% este año a pesar de que estimaciones preliminares señalan una leve disminución de 1% en la producción durante el primer trimestre.



Se destaca también que otros importantes cultivos como papa, maíz, yuca y cacao vienen mejorando su productividad. Por su parte, "varios sectores repuntarán este año, luego de haberse contraído el año pasado, como el banano que crecerá 9,5% ya que está negociada su colocación de manera anticipada. Los cultivos permanentes, como la caña de azúcar y la palma de aceite, muestran una gran dinámica y crecerán este año 6% y 5,2%, respectivamente", comenta Carlos del Valle, director económico de este gremio. "Además, hay importantes planes de expansión a futuro, como el programa Campo en Acción del Plan Colombia y el programa de Empresas Asociativas que en definitiva tendrán un impacto muy positivo", puntualiza del Valle.



Por tanto, el sector agropecuario está funcionando a media marcha muy a pesar de los avances en materia de acceso al crédito y nuevos mecanismos de financiamiento. Una recuperación de la demanda interna y la implementación de medidas para enfrentar la crisis estructural cafetera podrían potenciar su papel en el desarrollo social y económico del país.



A favor

* La NOAA, un centro de predicción climática, reporta un retraso y aparente debilitamiento del fenómeno de El Niño, permitiendo a los productores agropecuarios continuar normalmente en las labores de preparación de terrenos y siembra de cultivos. El Niño se presentaría en el 2003.



* La eliminación del cobro del IVA a las materias primas utilizadas en la producción de agroquímicos en marzo de 2002. Esta medida reduce los costos de producción de los agricultores.



En contra

* En el campo persisten un alto analfabetismo y una baja escolaridad. Las capacidades en ciencia y tecnología están poco avanzadas y el acceso a la información sobre nuevas tecnologías es limitado.



* La violencia guerrillera y el entorno de incertidumbre desestimulan la inversión en el sector.



* La prolongada crisis de los caficultores deprime los indicadores del sector y genera muy graves problemas sociales en las zonas de cultivo.



Los hechos

El agropecuario es un sector poco dinámico. Su margen neto se ha visto afectado por el alto endeudamiento del sector. El deterioro en la rotación de la cartera exige mayor capital de trabajo, financiado por un mayor endeudamiento. Se evidencia una disminución del margen neto, que podría afectar la futura generación de caja y la rentabilidad del sector.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.