| 4/15/2005 12:00:00 AM

AeroRepública<br>Volar a los 51

Tras crecer en el sector aeronáutico, Alfonso Ávila montó su aerolínea. En una década la consolidó como la segunda del país.

Desde hacía varios meses, Alfonso Ávila venía madurando la idea de fundar su propia aerolínea. Empezó a darle vueltas en la cabeza en 1993, cuando un inversionista gringo dijo estar dispuesto a financiar el proyecto si alguien con su experiencia se ponía al frente.

A sus 51 años, se desempeñaba como presidente de SAM, posición a la que llegó en 1989 luego de ocupar la vicepresidencia financiera de Avianca. Roberto Hertz, quien trabajaba con él, recuerda que cuando los directivos de Avianca supieron que Ávila se retiraba para crear una nueva aerolínea "se enfurecieron", pues presumieron que iba a utilizar lo aprendido en los 15 años que trabajó para el Grupo Santo Domingo. Pero el modelo de Ávila, sin embargo, apuntaba a objetivos distintos: una aerolínea de bajos costos operativos, con un esquema de gestión basado en el servicio, tarifas económicas y productos novedosos para promover destinos como los de playa. Ávila se dio su tiempo para calcular los riesgos, hizo los estudios de mercadeo correspondientes y luego de obtener el visto bueno de su esposa fundó AeroRepública a mediados de 1993, de la cual era accionista y presidente en medio de la incredulidad de muchos.

"Nadie daba un peso por la aerolínea, pues había un paradigma de que cuando Avianca cogía entre ceja y ceja a un competidor lo acababa, como pasó con Aerocóndor", recuerda Hertz. Sin embargo, sostiene que Ávila era frío y calculador y eso le permitía tomar decisiones racionales pero no emotivas, y enfrentar con calma los ataques de la competencia. En este sentido, Gustavo Alberto Lenis, ex presidente de Avianca, reconoce que mientras estuvo en ese cargo hizo lo posible para que AeroRepública no funcionara. "Ese era mi trabajo. Les tirábamos 'a matar'", dice sin entrar en detalles. Dice que AeroRepública hizo las cosas bien: una organización liviana le permitió ofrecer tarifas más bajas, al mismo tiempo que entró en las rutas turísticas donde Avianca no hacía tanta presencia por estar concentrada en las ejecutivas. "Ávila conoce muy bien el negocio y aunque una de sus fortalezas es su formación en finanzas -se graduó en EAFIT, hizo una maestría en la Universidad de Nueva York y un MBA en la Universidad de Miami-, la mayor virtud de su éxito ha estado en su obsesión por el servicio". Ávila, por su parte, dice que la primera regla para alcanzar el éxito es creer en uno mismo, ser perseverante para no flaquear ante el primer escollo y saber rodearse de las personas indicadas. Desde cuando la fundó, AeroRepública ha crecido a un ritmo anual del 15%. Hoy es la segunda aerolínea del país con el 35% del mercado de rutas troncales y la única de Latinoamérica certificada con la ISO9000 en todos sus procesos. Hace pocas semanas, Ávila cristalizó una negociación en la que vendió más del 80% de la aerolínea a la panameña Copa, pero la seguirá piloteando como lo ha hecho desde el comienzo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?