| 1/19/2007 12:00:00 AM

Acciones. Siguen creciendo

A pesar de las altas cotizaciones que alcanzaron varias acciones, hay espacio para incrementos similares al ritmo de 2006. Se necesita análisis y selectividad.

En medio de la gran volatilidad del mercado de renta variable, las acciones demostraron ser una de las mejores inversiones de 2006. Para entrar en este mercado, hay que templar los nervios. El Índice General de la Bolsa de Colombia (IGBC) estuvo a finales de enero de 2006 en su nivel máximo (11.904 puntos), luego cayó en el primer semestre hasta bordear los 6.000 puntos, y terminó el año en 11.161 puntos, para una valorización de punta a punta cercana a 17%.

Aunque este resultado está lejos de las fuertes valorizaciones de años anteriores, tal como se advirtió que ocurriría (ver Dinero edición No. 245), es un buen crecimiento frente a otras alternativas de inversión, como TES y dólares, que se vieron afectadas por las bajas tasas de interés y la revaluación.

El incremento de precios al final de año fue incentivado por la participación de personas que adquieren acciones como instrumento para reducir sus impuestos, por las exenciones que ellas tienen. Los títulos más líquidos tuvieron fuertes incrementos y el mes de diciembre fue el de mayor valorización.

Al comenzar el nuevo año, muchas de estas posiciones fueron liquidadas para tomar utilidades, por lo cual 2007 se inició con una caída del índice. Esta tendencia se acentuó tras el pánico causado por la noticia de la reapertura del conflicto jurídico del Bancolombia (ver artículo página 62) que, dados los cruces accionarios en la estructura de propiedad de este banco, causó un efecto espiral que terminó afectando las acciones del Grupo Empresarial Antioqueño, las cuales representan cerca del 70% del índice de la Bolsa. Además, el anuncio de nacionalización de empresas hecho por el gobierno venezolano llevó a los mercados a castigar los papeles de la región.

A pesar de esto, la mayoría de los analistas estima que este año la bolsa registrará una moderada tendencia al alza, ante la expectativa de buenos resultados empresariales y un buen momento de la economía nacional e internacional.

El promedio de los analistas estima que el IGBC terminará 2007 alrededor de los 12.421 puntos, con una valorización del 11,3%. Sin embargo, hay equipos optimistas, como Alianza, que espera un índice alrededor de 16.000 puntos (para una valorización del 43%). Otros equipos son pesimistas, como Corficolombiana, que visualizan para diciembre un índice rozando los 10.000 puntos (para una desvalorización de casi 10%) (ver gráfico).

Estas entidades tienen opiniones diferentes respecto a lo que les espera a los mercados. Para Alianza, "el mercado está en niveles justos comparando con las bolsas de otros países emergentes y tiene un alto potencial de demanda por parte de los fondos de pensiones y de capital extranjero, dado el crecimiento que viene exhibiendo la economía y ante las expectativas de una mejora en la calificación de la deuda y la aprobación del TLC". Corficolombiana cree, entretanto, que "las acciones más representativas del mercado de renta variable están sobrevaloradas". (Vea en www.dinero.com las opiniones de los distintos equipos sobre el nivel del mercado).



Optimismo

La mayoría de los analistas es optimista. Ante el escenario esperado (leve desaceleración mundial y local, ver páginas 30 y 36), los analistas prevén que el mercado accionario durante este año va a ser similar al anterior, con rendimientos moderados y altas volatilidades.

En 2006, los inversionistas aprendieron que este mercado no está eternamente al alza. Se trata de una alternativa riesgosa en la que no se pueden comprometer recursos de corto plazo, sobre todo si provienen de deuda o apalancamiento. El mercado accionario es de largo plazo y para inversionistas con un perfil de alto riesgo. Cabe anotar que el apalancamiento se redujo y el nivel actual de repos es de $390.000 millones, la mitad de los alcanzados en el segundo trimestre del año anterior.

La lección es que no se puede entrar a este mercado a la ligera, sin conocimiento. El estudio de las compañías permite identificar las oportunidades. Así como puede haber acciones sobrevaloradas, siempre hay otras que pueden entrar en una fase de cerecimiento en sus precios.

En 2006 hubo acciones que se valorizaron muy por encima del índice. El Éxito (109,2%) y Carulla (97,3%) fueron las que más ganaron en valor, ante los anuncios de compra y venta. Otras empresas que tuvieron buenas ganancias en precio fueron Corficol (80,54%), Interbolsa (30,72%), Mineros (67,88%), Tablemac (43,75%), y Chocolates (28,33%). Entretanto, otras más cayeron considerablemente, como Paz del Río (-16,92%) y ETB (-32,66%).

Todo esto hace que las inversiones en acciones estén exigiendo un estudio cada vez más especializado de los fundamentales de las compañías, para determinar sus expectativas de crecimiento y perspectivas de generación futura de flujo de caja. De hecho, algunas compañías como Correval y el Grupo Bancolombia, entre otras, están comenzando a ofrecer reportes de compañías que soportan sus recomendaciones.

Aparte de las recomendaciones (ver recuadro), en este año, hay negocios que pueden generar nuevas oportunidades en el mercado accionario, como la democratización del 20% de Ecopetrol y la emisión de acciones por el 19,22% de Isagen durante el primer trimestre del año. Además, dentro del programa Colombia Capital hay cerca de 12 compañías, como TEAM, Alquería, Colanta, Colombina, Disan, HomeCenter, MAC, Marval y Inversiones Mundial, que podrían entrar al mercado.

Este ingreso de nuevas compañías es fundamental, en un momento en que disminuyen los emisores y los inversionistas institucionales están en búsqueda constante de alternativas de inversión.



¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?