A mitad de camino

| 11/9/2001 12:00:00 AM

A mitad de camino

La liberalización del sector logró mejorar el servicio, pero todavía falta profundizar la penetración de internet y de la telefonía móvil.

La oferta



El sector de telecomunicaciones está compuesto por los servicios de telefonía local, larga distancia, celular, servicios de valor agregado, cable, beeper y trunking. La liberalización del sector en 1994 permitió la entrada del sector privado a la prestación del servicio de larga distancia, valor agregado y telefonía celular.



La evolución de la organización industrial, sin embargo, se ha quedado a medio camino. El esquema regulatorio sobre el cual se basó la liberalización del sector creó límites y condiciones específicas para cada clase de servicio prestado. No obstante, la tecnología permite hoy a todas las empresas prestar todos los servicios. Así, la división por servicio se ha convertido en un límite a la competencia, lo que ha llevado a que Colombia avance con lentitud frente a América Latina. Hoy, la penetración de las comunicaciones modernas --como la telefonía móvil e internet de banda ancha-- es muy inferior en el país en comparación con los demás países grandes de América Latina.



La Demanda



Las telecomunicaciones son un sector dinámico, con un crecimiento sostenido anual por encima del PIB desde 1996. La evolución por tipo de servicio ha sido un tanto diferente a la que se esperaba en el momento de la liberalización, cuando se creía que el celular y la larga distancia se convertirían rápidamente en los jugadores dominantes del sector. La participación de las telefónicas locales en las ventas totales del sector se ha mantenido, el crecimiento del celular se frenó en 1998 y 1999, la larga distancia viene en caída y los servicios de valor agregado, dirigidos al mercado corporativo, tienen una dinámica firme y han duplicado su participación en el total desde 1997.



Hasta ahora, el crecimiento ha estado basado en los clientes y las empresas de mayores ingresos. El crecimiento que viene deberá provenir de una ampliación del mercado. Eso significa que los proveedores de servicios deberán buscar clientes más allá de los estratos superiores de la población, entre las pequeñas y medianas empresas (pyme) y entre las personas que hoy utilizan las comunicaciones muy por debajo del potencial del servicio, debido a su alto costo.



Las oportunidades que se vieron



La liberalización ha traído una época de crecimiento generalizado, pues prácticamente todos los servicios venden más. El verdadero reto no es solo crecer, sino ganar participación constantemente en el total.



Los servicios de valor agregado se convirtieron en un terreno fértil para empresas de valor agregado orientadas al mercado corporativo. Sin embargo, a medida que el sector madura, es evidente la necesidad de contar con socios internacionales fuertes para asumir las inversiones y mantenerse al día en tecnología.



Las telefónicas locales han demostrado que su negocio es más robusto de lo que se pensaba hace 5 años. ETB ha tenido una facturación creciente y produce utilidades. EPM ha adelantado una expansión exitosa hacia otras regiones del país.



El nuevo entorno en los años 90 permitió el surgimiento de negocios basados en telecomunicaciones, como los call centers. Ha surgido una oferta importante de empresas en este sector, dotadas de alta tecnología y un elevado nivel de servicio. Incluso, en este momento, hay una guerra de tarifas por exceso de capacidad instalada. Los call centers podrían convertirse en una fuente importante de generación de divisas en el futuro.



Las oportunidades que vendrán



La segmentación es la llave de la penetración de nuevos mercados para los prestadores de servicios. El ingreso de nuevos consumidores dependerá de que se diseñen los paquetes de servicios, estructuras de precio y mecanismos de pago adecuados.



La subasta de licencias para los PCS abre una posibilidad de negocio que podría estar cercana a los US$200 millones, traerá nuevos jugadores al sector y mejorará la calidad y precio de los servicios entregados a los usuarios.



Internet de alta velocidad



Las empresas colombianas tienen una demanda represada por conexiones a internet a altas velocidades. Quienes logren ofrecer paquetes atractivos para las pyme tendrán un rápido crecimiento en participación de mercado.



Para las empresas de otros sectores, una infraestructura de telecomunicaciones moderna es la más rápida y mejor forma de reducir costos. Aunque han tardado en completar sus servicios, los bancos están dando un excelente ejemplo de las ventajas de internet. Los mecanismos que Bancolombia ha generado para prestar a las pyme mediante la banca virtual son un excelente ejemplo de cómo internet puede apalancar la entrada a nuevos segmentos de mercado.



La experiencia internacional muestra una poderosa tendencia hacia la consolidación. Las empresas de cable deben acercarse a los 500.000 suscriptores para lograr descuentos apreciables en los precios que pagan a los proveedores de contenido.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.