| 6/12/2009 12:00:00 AM

Aprenda a usar su ARP

El carné que le entrega la empresa y lo acredita como afiliado a una ARP le permite prevenir enfermedades laborales y le da cobertura en caso de accidentes de trabajo.

Según el Ministerio de la Protección Social, en Colombia hay más de $1,1 billones en manos de las diez Administradoras de Riesgos Profesionales (ARP), para ser invertidos en programas de salud ocupacional, cubrir gastos médicos de los trabajadores y atender los accidentes de trabajo.

Los recursos provienen de un porcentaje anual que giran las empresas sobre el total de la nómina, el cual oscila entre 0,6% y 6,96%, según la actividad de la empresa. Sin embargo, son pocas las compañías que desarrollan actividades en beneficio de los trabajadores y en muchos casos el documento es considerado una póliza en caso de accidente laboral.

La profesional en salud ocupacional Nohora Pinilla, de la ARP Colpatria, lamenta el desconocimiento frente al tema. "El grueso de los trabajadores no sabe de qué les sirve el carné y tampoco tiene claro el procedimiento para acceder a los servicios", dice.

El presidente de la ARP Positiva (antes Seguro Social), Gilberto Quinche, llama la atención de los trabajadores para que se informen sobre el mapa de riesgos que tienen las empresas y asistan a los programas de salud ocupacional que se desarrollan mediante tres componentes básicos: medicina preventiva, higiene industrial y seguridad industrial.

¿Cómo acceder al beneficio?

Por ley, todas las empresas tienen un Comité Paritario de Salud Ocupacional que se elige entre los mismos empleados de la compañía. La mejor forma de acceder a los beneficios de las ARP es informándose sobre quiénes son los integrantes del Comité, de tal manera que, a través de ellos, puedan hacer sugerencias, presentar requerimientos y retroalimentarse con los programas de la empresa. Este comité se reúne mensualmente con representantes de la ARP.

Es recomendable asistir a las capacitaciones, exámenes médicos preventivos y actividades deportivas propuestas por la empresa y la ARP.

En el caso de sospechar de alguna enfermedad generada por el trabajo, se debe pedir una cita a la Empresa Promotora de Salud (EPS) para que el médico lo evalúe y haga una remisión por enfermedad laboral. A partir de este momento, el trabajador no paga nada por las consultas, exámenes y tratamientos que se deriven de esta enfermedad, pues la ARP se encarga del 100% de los gastos. Igualmente, asume el valor de terapias, muletas y equipos de ortopedia, en caso de requerirlas.

Si ocurre un accidente laboral, dentro o fuera de la empresa, el paciente puede acudir a cualquier centro de la red hospitalaria del país y los acompañantes deben reportarlo de inmediato a la empresa.

Es importante saber que, si el afiliado queda inválido por accidente de trabajo, tiene derecho a recibir una pensión por invalidez que paga la ARP y, si muere, la pensión puede ser cobrada por el cónyuge, los hijos menores de 18 años o los padres. La ARP también reconoce un auxilio funerario.

Si después de leer este artículo usted no sabe dónde tiene el carné de la ARP, sería bueno que comience a buscarlo y lo deje junto a sus documentos personales en un lugar visible.

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?