| 3/30/2009 12:00:00 AM

La clausura de la asamblea del BID

La asamblea anual del Banco Interamericano de Desarrollo (BID) cierra el lunes sus debates y se espera que los delegados de los 48 países miembros del ente multilateral decidan si capitalizarán o no al banco.

La mayoría de los socios del banco, fundado en 1959, coinciden con la necesidad de elevar el capital y el domingo, durante la apertura formal de la asamblea, el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Timothy Geithner, accionista mayoritario del BID, afirmó que Washington estaba dispuesto a evaluar esa posibilidad.

Dijo que su gobierno manejaba cuatro grandes líneas para guiar esas evaluaciones de la necesidad de aumento de capital y entre las cuales estaba comprobar el compromiso del ente multilateral con "el buen gobierno".

Ese buen gobierno "incluye los esfuerzos por combatir el fraude y la corrupción y fortalecer la capacidad del banco de evaluar riesgos... este banco, junto con todos los IFI (institutos financieros internacionales) necesitan demostrar su apego a los más altos estándares", dijo Geithner, quien tras la apertura de la asamblea regresó a Estados Unidos.

Los delegados, que seguirán reunidos el lunes en el complejo de convenciones de la Alpujarra, en el centro de esta ciudad, prevén emitir una declaración al final de la jornada y en la que se sabrá si capitalizan o no al BID, fundado en 1959.

A su ingreso a los debates matutinos, el ministro de Economía de Argentina, Carlos Fernández, dijo a los reporteros que "hay una decisión muy fuerte para aumentar el capital del banco. Ha habido consenso importante, digamos, estamos de acuerdo todos los gobernadores".

"Probablemente se apruebe una resolución donde se define, se le pida al banco los trabajos concretos para técnicamente definir los montos, la estrategia... yo creo que hay consenso, sí", indicó el ministro.

Dijo, sin embargo, que "no esta definido" la cantidad del incremento de capital, pero que sería un "monto importante".

En caso de aprobarse, el capital del banco de unos 100.000 millones de dólares actualmente, aumentaría entre 150.000 a 180.000 millones de dólares, para totalizar los 250.000 ó 280.000 millones de dólares, según propuestas hecha por la directiva del BID.

Sólo un porcentaje de alrededor de 4% de ese dinero del aumento se realizaría en dinero en efectivo y el resto sería en colaterales, según decidan los representantes de los distintos países o "gobernadores" del banco, han explicado directivos del ente multilateral.

El proceso de capitalización podría demorar en el mejor de los casos un año porque cada país debe someterlo a la consideración de sus gobiernos y conseguir la aprobación legislativa, según ha explicado Paulo Bernardo, ministro de Planificación de Brasil y gobernador en la asamblea.

El mayor accionista del BID es Estados Unidos con 30%, seguido de Argentina y Brasil con 10,7% cada uno, y después países como México y Venezuela con paquetes accionarios menores de entre 6,9% y 5,7%, respectivamente. China, que ingresó formalmente al banco en enero pasado y se convirtió en el socio numero 48, cuenta con .004% del BID tras pagar una prima de 350 millones de dólares.

El último aumento de capital del banco fue por 40.000 millones de dólares en 1994.

Los países latinoamericanos aseguran que la capitalización del BID es necesaria en estos tiempos de crisis económica global porque precisan dinero para realizar proyectos que van desde infraestructura, que generen empleo, hasta cumplir planes de salud y educación.

Pero grupos no gubernamentales y representantes de la sociedad civil rebaten duramente ese incremento de capital del BID asegurando que muchos préstamos están o mal dirigidos o no benefician realmente a las mayorías empobrecidas de los distintos países.

 

 

AP

¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?