Dinero.com | Artículos de Jorge Iván Gómez

Opinión

  • Jorge Iván Gómez

  • ¿Se siente frustrado en su trabajo?, ¿agotado?, ¿quemado?, ¿siente la necesidad de un año sabático para oxigenar la mente y el espíritu? Estas preguntas se las hago a los directivos que pasan por Inalde Business School y muchas veces la respuesta es un contundente sí.

  • Liderazgo es una de las palabras más usadas en las organizaciones. Pero olvidamos que un líder supone un seguidor, es decir, alguien que manda y alguien que obedece. Y aun así, nuestro esfuerzo en las organizaciones se orienta a formar líderes: personas con mando y determinación para cumplir metas y tomar decisiones. Vale preguntarse: ¿de qué manera estamos formando para la obediencia?

  • Liderar es lo mismo que dirigir personas y organizaciones. Mi experiencia con directivos y como profesor de Inalde Business School me muestra a diario la gran dificultad que tienen los “número uno” de la empresa para dirigir.

  • En vacaciones leí algunos libros y, casualmente, descubrí algunas reflexiones que hicieron preguntarme qué tienen en común estas personas cuya característica general es el alto rendimiento. El propósito de este artículo es compartir mis reflexiones sobre esta pregunta y trazar una relación con la actividad directiva.

  • Un hombre es rico en proporción al número de cosas que puede permitirse desatender. (Thoreau).

  • Debemos desmitificar la política en las organizaciones. Más que algo deseable o indeseable es, ante todo, una realidad humana.

  • Soy profesor del método del caso. En mis clases vemos situaciones reales de empresas que reflejan los problemas y los múltiples dilemas que enfrentan los directivos a la hora de sacar adelante la organización.

  • Nada más estratégico que decidir si crecer, buscar el retorno de las inversiones, rediseñar la organización, modificar o retirar un producto o generar una alianza.

  • Muchas veces creemos erróneamente que planear significa pensar en el futuro y poner por escrito nuestras proyecciones y pronósticos sobre los ingresos y gastos, o sobre la misión o visión de la empresa. De igual modo, es muy común que la planeación se lleve a cabo a través de presentaciones de Power Point y de Excel en las que se muestra lo que hará en los años siguientes.

  • Un buen directivo no es el gran ejecutor. Por el contrario, decide mucho y bien y, al tiempo, mueve los equipos en función de objetivos y propósitos. Lo poco que le queda de tiempo es para la acción personal.

EDICIÓN 535

PORTADA

El efecto Odebrecht en las 4G: ¿Los cierres están en peligro?

Una diferencia entre el Gobierno y un grupo de bancos por los recursos de la Ruta del Sol II ha encendido las alarmas en el sector de infraestructura. ¿Los cierres financieros están en peligro?