Dinero.com | Artículos de Ángel Pérez

Opinión

  • Ángel Pérez

  • En Colombia los estudiantes que terminan la educación media cada vez son más jóvenes, en promedio a los 16 años, inmaduros aún, dirán algunos, para tomar decisiones como qué hacer con la vida, qué estudiar y en dónde. Y en algunos casos decidir si se adquiere un crédito para poder estudiar o se ingresa al mercado laboral, entre otras.

  • En Colombia la mayoría de las instituciones escolares están reproduciendo enseñanzas tradicionales en el aula escolar, donde lo que menos importa es lograr que los estudiantes aprendan a pensar, para tener un sentido crítico de la vida; a comunicar, para escuchar y hablar con el otro; y a convivir, para desarrollar una ciudadanía donde la vida, la libertad, el amor y la ética humana sean la esencia de la acción del ser humano.

  • Los candidatos presidenciales y quienes, a futuro, ejerzan el gobierno deberían aprender de los errores que se cometieron con el programa Ser Pilo Paga, SPP, que sin duda es una muy buena propuesta de política educativa, pero cuya planeación y ejecución terminaron en contravía del desarrollo de la educación superior del país.

  • En los últimos años la discusión en educación se ha centrado en el tema de la calidad, pero para más de un millón de niños y adolescentes esa discusión no aplica, ellos están por fuera del sistema educativo.

  • La Universidad Nacional de Colombia, UN, cumple 150 años de servicio al país. Su desarrollo y resultados superan con creces el interés por la educación, la ciencia y el conocimiento de la sociedad, donde estos temas son secundarios en términos de política pública.

  • A finales del siglo pasado EE.UU decidió que la lucha contra el consumo de drogas no la realizaría en su territorio. El gobierno de EE.UU no repitió la experiencia de hacer cumplir a sangre y fuego la ley Volsted, conocida como el acta de prohibición o Ley seca, promulgada en 1919, que impidió la producción, la importación y la venta de alcohol en ese país.

  • El país está en mora de hacer cumplir la Constitución y las normas que establecen la obligatoriedad de la educación desde los 5 hasta los 15 años de edad. En Colombia más de un millón y medio de niños y adolescentes no asisten a la escuela y no pasa nada.

  • En educación no se conversa, se manda mediante normas o lineamientos y se pretende que todos obedezcan.

  • La educación no tendría sentido si su objetivo no fuera la vida, la convivencia, la libertad, la mejora del conocimiento, el progreso y la necesidad de luchar por preservar los derechos que hoy disfrutamos, gracias a las luchas de nuestros antepasados.

  • 2017/07/31 00:01

    Yo voto por el que diga…

    Afirmar que “yo voto por el que diga otro” es parte de la cultura de una sociedad que acepta el autoritarismo y el todo vale; que opta por lo fácil, por obedecer, por someterse a otro y por no problematizar su participación política y su destino.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?