| 2/1/1995 12:00:00 AM

Volando solos

Los fondos voluntarios de pensiones son un excelente mecanismo para disminuir la base salarial para retención en la fuente.

A pesar de que las sociedades administradoras de pensiones (AFP) se crearon en 1993 con la expedición de la Ley 100, el sistema privado de pensiones existe desde hace casi 20 años en Colombia. Estos fondos son voluntarios, y la suma que manejan llega hoy a casi $77.000 millones, cuando los fondos privados sumaron casi $32.000 millones en 1994. Lo curioso es que los fondos voluntarios doblan en valor a los obligatorios, mientras que el número de afiliados de los voluntarios apenas es el 2% de los obligatorios. Ello debido a que los fondos voluntarios están dirigidos a personas de altos ingresos, que cotizan sumas mucho mayores que las de los fondos obligatorios. El tener menor número de afiliados también significa tener menores costos de administración.

En 1993, en lo más álgido de la discusión sobre la nueva ley de seguridad social, las sociedades fiduciarias ejercieron toda la presión posible para que les permitieran administrar los nuevos fondos de pensiones obligatorios. Después de todo, fueron las sociedades fiduciarias las primeras entidades que manejaron el sistema en Colombia. Como dice Pablo Trujillo, presidente y fundador de Fiduciaria Alianza, " la primera compañía que ofreció seguro de pensiones en Colombia fue Pan American Life en 1968. En 1978, con una legislación favorable, primero la Nacional de Seguros y dos meses después Skandia, lanzaron fondos de pensiones. A finales de los ochenta las fiduciarias Alianza y Fiduciar (del Banco Popular) crearon sendos fondos voluntarios de pensiones".

Lo que impulsó la creación de estos fondos, y la transformación de los seguros de pensiones en fondos de pensiones, fue la exención tributaria de que gozan los aportes y los rendimientos de los fondos. "Sin estímulos tributarios no funcionan los fondos en ninguna parte del mundo", dice Trujillo. Las exenciones tributarias consisten en que la porción del salario que se destina al fondo de pensiones está exenta de impuestos. Igualmente, los rendimientos de los fondos de pensiones están exentos de impuestos. Hasta 1997 las pensiones son libres de impuestos. Desde 1998, las pensiones que excedan 25 salarios mínimos serán objeto de retención en la fuente.

Tanto Skandia, como Pan American Life y la Nacional de Seguros (en esa época pertenecía a un grupo francés, hoy al grupo Santo Domingo), ofrecían al principio seguro de pensiones. Este es una modalidad del seguro de vida mediante la cual, previo el pago de una prima, si la persona queda incapacitada para trabajar o muere, la compañía de seguros le paga una suma determinada cada mes, es decir, una pensión}, ya sea al tomador de la póliza o al beneficiario del seguro.

°Skandia está especializada en seguros de vida no tradicionales", dice su presidente Jaime Paredes. En efecto, en Skandia se diseñó un producto que combina el seguro de vida con el de pensiones, tal como lo ofrecen las grandes aseguradoras europeas. El producto es el fondo de pensiones voluntario, donde la persona paga una suma determinada, ya sea periódicamente o en un sólo instalamento. De acuerdo al rendimiento del fondo y la cantidad depositada, cuando la persona se jubila, la compañía le paga, ya sea una pensión mensual, o una suma de dinero que corresponde, en valor presente neto, al total del monto de la jubilación. El fondo de pensiones se puede combinar con un seguro de vida, de manera que si la persona fallece los sobrevivientes no quedan desamparados.

Para el empleado o persona independiente este es un esquema muy interesante. En general, a los varones mayores de 35 años y las mujeres mayores de 30 no les conviene pasar del ISS al sistema privado de pensiones obligatorias, porque no alcanzan a cotizar lo suficiente en el sistema privado para jubilarse con una pensión decorosa. En el ISS la pensión máxima es de veinte salarios mínimos, independientemente de lo que la persona haya cotizado o del sueldo durante los últimos años.

"El sistema de pensiones voluntario es ideal para complementar la pensión de los asegurados al ISS y que quieren vivir con más de 20 salarios mínimos ($3.6 millones) al mes", dice Paredes. °En Alianza tenemos varios subfondos -dentro del fondo de pensiones voluntarias- diseñados especialmente para grupos de ejecutivos", dice Pablo Trujillo, "además de un fondo cerrado, creado especialmente para los ejecutivos de Delima". "El fondo de pensiones voluntario es un producto para ejecutivos de altos ingresos", dice Paredes, "es una forma de ahorro para empleados de altos ingresos que no podrían vivir con una pensión del Seguro", añade. "Infortunadamente la gente se da cuenta demasiado tarde de que no le alcanza la pensión del ISS para vivir", dice David Bojanini, presidente de Protección.

La pensión voluntaria tiene una gran ventaja adicional para el empleado: los pagos que se hagan al fondo de pensiones son exentos de retención en la fuente. La empresa debe girar directamente los aportes al fondo de pensiones. La base para calcular la retención en la fuente se disminuye en ese monto. "Antes este mecanismo se utilizaba para evadir impuestos", dice David Bojanini, "pero con el Decreto 903 de 1994 se le puso fin a esa situación." Efectivamente, los fondos de pensiones voluntarias se estaban convirtiendo en la caja menor de los aportantes, tal como son ahora los fondos de cesantías. Cuando la persona quería retiraba sumas del fondo; podía solicitar que todo el sueldo se le pagara al fondo y él retiraba mensualmente del fondo. Así se evadía la totalidad de la retención en la fuente. En el Decreto 903 el gobierno determinó que los retiros diferentes a pensión eran sujetos a retención en la fuente. Es por ello que los fondos deben aprovisionar un 30% de los aportes como contingencias por retenciones.

La persona que ingresa a un fondo determina con anterioridad a qué edad desea retirarse. De acuerdo con los aportes mensuales, la edad de la persona y si desea dejar una pensión para sobrevivientes, empresas como Skandia diseñan un plan de aportes, asumiendo un rendimiento determinado del fondo La persona puede jubilarse, una vez alcanzadas las condiciones fijadas al principio, con unce suma fija periódica con un solo instalamento Estor dineros no pagan retención en la fuente hasta 1998. Si los retiros no son parte de la pensión se les aplica la retención en la fuente. No o necesariamente la forma de aumentar la pensión es mediante los fondos voluntarios. Las personas que cotizan en el sistema privado obligatorio (administradoras de fondos de pensiones) pueden aumentar sus aportes por encima del mínimo existido, y así acrecientan su fondo pensiona al tiempo que se benefician de la disminución de la base para la retención en la fuente. Vale la pena recordar de todas maneras existe un límite pura la base de Cotización en los fondos obligatorios de veinte salarios mínimos. Por encima de ese tope no se cotiza a fa seguridad social. Ahí hay Un margen para la persona que quiera tener un fondo individual.

Las empresas también tienen ventajas con los fondos voluntario >s. "Los mas importante es que la empresa tenga un fondo para sus empleados. Por cada peso que el empleado consigne, la empresa aporta Cierta cantidad adicional. La ventaja de este sistema es que lo que la empresa consigne no forma parte de la base salarial", explica Paredes. La Forma de incentivar la permanencia de los empleados en las empresas, sobre todo a partir de la reforma laboral (Ley 50) es mediante beneficios adicionales que se logran si la persona permanece en la misma empresa. "La empresa apostante puede condicionar la entrega del dinero del fondo al cumplimiento de las condiciones de jubilación, para el caso de que la persona se retire de la empresa. Se puede incrementar el ingreso de las personas e incentivar la permanencia, sin necesidad de aumentar la base salarial", añade Paredes.

El fondo de pensiones también se aplica en el caso contrario. "Las indemnizaciones de los ejecutivos son muy altas, generalmente", explica Bojanini. "Mediante aportes al fondo de pensiones la empresa tiene a mano los recursos, ya sea para indemnizar una salida negociada o para incentivar la permanencia". "El mecanismo ideal para que los trabajadores adquieran acciones de las empresas es a través de los fondos de pensiones", explica Pablo Trujillo. "El fondo adquiere acciones de la empresa. Indirectamente pertenecen al empleado mientras él sea parte de la misma o pensionado".

os fondos de pensiones atas grandes son los de Skandia, Fiduciar, del Banco Popular y Protección. Colfondos maneja un fondo llamado Class. "En este momento estamos rediseñando Class. Tenernos depósitos cercanos a $6.000 millones, pero desde el año pasado dejamos de promoverlo. Lo relanzaremos en marzo de este año", dice Nora Cortés, gerente financiera de Colfondos. "El problema de Class era el mismo que afrontan los fondos de cesantías", explica Cortés. "Class ofrece a sus clientes un rendimiento mínimo asegurado. Con la caída en las acciones entre junio y septiembre la valoración de Class se afectó. Al mismo tiempo, antes de que se expidiera la del Decreto 903 la gente manejaba la plata del fondo como la de cesantías. Aunque este problema ya está solucionado, estarnos rediseñando el producto", dice Cortés. "La reglamentación del Decreto 903 fue entendida por el público como una medida arbitraria de la compañía, cuan(lo fue una exigencia muy lógica del gobierno", añade Cortés.

Los fondos de pensiones son, por excelencia, el mecanismo de ahorro a largo plazo. Es por ello que invierten en acciones, que históricamente es el papel más rentable, aunque no en el corto plazo. Mínimo, el 10% del portafolio tiene que estar invertido en acciones. Con el aumento en las tasas de interés el año pasado, algunos fondos arrojaron rendimientos de 32%. No fueron mayores porque hubo una corrección en el precio de las acciones entre junio y septiembre. Pero la persona que ahorra en un fondo de pensiones no debe centrar su atención en rendimientos mensuales, sino en el largo plazo. Únicamente Fiduciar y Colfondos ofrecen una rentabilidad mínima garantizada en el fondo de pensiones. Esta es un arma de doble filo. Es un buen gancho de mercado, pero si no se alcanza el rendimiento hay que responder con capital propio.

Invertir, la AFP perteneciente a las cooperativas, también tiene un fondo de pensiones voluntarias. "Está dirigido básicamente a los ejecutivos de la compañía", explica Fernando Borda, el presidente de Invertir; "sólo tiene $57 millones en depósitos y no lo promocionamos por fuera de la compañía. El negocio nuestro radica en la administración del fondo de solidaridad", añade Borda.

Efectivamente, la Ley 100 ordena la creación del fondo de solidaridad, que se alimenta de un punto adicional en la cotización de las personas que ganan más de cuatro salarios mínimos, más una suma equivalente que debe aportar el gobierno nacional. El fondo está destinado a la pensión de trabajadores independientes, madres comunitarias, ancianos y otros grupos de la población, que no alcanzan a recibirla pensión mínima (igual a un salario mínimo) y, según la ley, debe ser administrado por entidades gubernamentales o solidarios. "Tendremos que competir con entidades como Fiduciar del Banco Popular o la Fiduciaria La Previsora", dice Borda, "pero para eso las cooperativas creamos a Invertir".

El tamaño y dinamismo de los fondos voluntarios de pensiones son la demostración de que la iniciativa privada no tiene que esperar a que el Estado descubra un negocio y lo reglamente. No obstante, es claro que, por su naturaleza, los fondos obligatorios crecerán más rápido que los voluntarios. Pero los segundos son un excelente negocio, si se ofrece un buen producto.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?