| 6/1/2000 12:00:00 AM

Una marca llamada usted

No solo de imagen vive el hombre. Si quiere que lo recuerden, haga bien su trabajo y genere valores especiales.

Si usted no nació en cuna de oro, no tiene títulos nobiliarios ni pertenece a una familia 'importante', no tiene alternativa. Le tocó desarrollar su marca a punta de sudor y esfuerzo. Bueno, eso debe hacer si le interesa quedarse con los mejores salarios, trabajar en los proyectos más interesantes y tener un nombre respetado en medio del montón.

Lograr una marca no es fácil. Si no que lo digan el 'Chiqui' Valenzuela, presidente de Celumóvil, Antanas Mockus, posible candidato a la Alcaldía de Bogotá y Juan Emilio Posada, presidente de Aces. Ellos se han convertido en ejemplos claros de lo que significa tener una marca distinta a la de los demás.

¿Qué tienen ellos que no tengan otros? Bueno, todo lo que son se sustenta en su trabajo. Al 'Chiqui' Valenzuela lo asocian con las situaciones difíciles, se convirtió en un experto en manejar problemas políticos o empresariales complejos.

A él lo que le importa es el respeto y, a su manera, se lo ha ganado entre el 'nicho' de mercado que le interesa conquistar. Sus gestos, su forma de peinarse (¿o de despeinarse?), hasta la manera en que entona cuando habla se han convertido en parte de su sello, de la personalidad de su marca.

Una buena marca se distingue, entre otras cosas, porque no puede ser todo para todo el mundo. Y en esa medida el 'Chiqui' sí que es un experto. Para unos es odioso, para otros es engreído pero su 'nicho' está convencido de que él es un 'duro'.



Mockus, el iconoclasta

Para construir una marca personal se requiere creatividad y de eso sabe mucho Antanas Mockus, quien podría volver a la Alcaldía en las próximas elecciones. Muy pocos han olvidado la bajada de pantalones en la Nacional, el disfraz de superhéroe que utilizó en varias ocasiones o los juegos con vasitos de agua que inventó durante la campaña anterior.

Mockus en ese sentido es el rey de la imaginación, el rompesímbolos. Pero esa imagen de hombre excéntrico no habría tenido sentido, si no se hubiera sustentado en unas ideas coherentes. Si esas acciones no se hubieran conectado con temas como el de la cultura ciudadana, el ex alcalde no habría pasado de ser una moda. Porque imagen y marca son dos conceptos diferentes, por no decir repelentes. La imagen se sirve de la apariencia para vender. La marca se sustenta en el trabajo bien hecho para construirse. La imagen dura un par de meses. La marca dura para toda la vida. Por eso, no importa si usted usa medias blancas con pantalón negro o si a todas sus camisas les falta un botón. Esos detalles que pueden ser calificados de descuido en un anónimo se convierten en símbolo de una 'especial personalidad'.

Y no se necesita ser muy famoso para tener una marca. A Juan Emilio Posada, presidente de Aces, lo reconocen en los círculos empresariales colombianos por su carisma, seriedad y entrega al trabajo. Pero también lo recuerdan los pasajeros que muchas veces se lo encuentran en la puerta del avión entregando los pasabordos y dándoles la bienvenida al vuelo.

Una marca personal debe representar un valor en la mente de las personas (respeto, eficiencia, valentía, calidad, creatividad, recursividad). Y jamás se construye con el cargo o con la investidura. ¡No basta tener un puesto importante para volverse importante! En el trabajo que se hace está la base de todo y aquí es clave ser consistente. Para tener éxito basta tener foco y sustentarse en lo que uno es.

Sin embargo, la tarea no termina allí. Reinventarse cada día es clave. Por eso debe mejorar estrategias o crear nuevos valores alrededor de su nombre, si no lo hace su marca y usted pasarán al baúl de los buenos recuerdos.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?