| 2/1/1995 12:00:00 AM

Una, isla en el Pacífico

Cancún es un destino turístico perfectamente planificado. Los hoteles, el servicio y la playa son impecables.

A finales de los años sesenta el gobierno mexicano analizó cuidadosamente la popularidad de Acapulco, en ese entonces el sitio turístico más famoso del hemisferio. El gobierno quería crear otra atracción turística de acceso internacional pero mejor planeada, con mayores posibilidades de expansión y con un ojo atento a la protección del medio ambiente, problema que destruiría la popularidad de Acapulco en los años setenta. Pero en lugar de ceder a presiones políticas o de escoger un antiguo lugar turístico y darle una mano de pintura, Fonatur -la oficina de turismo de México- alimentó información a un computador y dejó que éste tomara la decisión. El computador escogió la casi inhabitada isla selvática de Cancún.

Situada cerca a la costa oriental de México, esta isla tenía la fortuna de poseer bellezas naturales sorprendentes: amplias playas blancas, una mezcla natural de bahía, hermosas -aguas azules y grandes arrecifes de coral. El gobierno mexicano inició sigilosas negociaciones con los pocos pescadores que vivían allí. Los nativos gustosamente vendieron su tierra y el gobierno mexicano dedicó dos años a planear el lugar perfecto para vacaciones, que atrajera tanto a turistas nacionales como internacionales. Y hay que reconocer que lo hizo muy bien. Inclusive el Banco Mundial ha declarado a Cancún como uno de los mejores ejemplos d desarrollo integral en el mundo.

El primer hotel, el Club Med, s inauguró en 1972. Hoy día existen 90 hoteles en la isla, con prestigioso nombres como Hyatt, Omni, Meliá (dos hoteles), Raddisson, Marriott y Ritz Carlton, construidos con una arquitectura muy impactante, jamás vista en un lugar turístico. A diferencia de Miami Beach, donde los viejos hoteles están coloca

o dos uno junto al otro como bloques de un juego infantil, en Cancún los hoteles son grandes, con mucho espacio entre sí y bien mantenidos. A diferencia de Cartagena, las playas de Cancún son amplias, blancas y limpias. A diferencia de la Costa del Sol en España, los precios son razonables (especialmente desde la caída del peso mexicano en enero). Y, a diferencia de Río de Janeiro, la ciudad es segura y amigable.

La playa de 22 kilómetros es obviamente la mayor atracción turística. Una mezcla de partículas de coral y arena hace que la playa se sienta fresca al tocarla, aun al mediodía. Muchos hoteles "barren" sus playas varias veces al día, de manera que las algas no destruyan el placer de los turistas. Los meseros se detienen con frecuencia para preguntar si

" la señora quiere una piña colada", o cualquiera de las variadas combinaciones de frutas tropicales.

Otra atracción principal es el mismo mar y todas las cosas que se pueden hacer sobre, dentro y alrededor de éste. Todos los deportes acuáticos conocidos por el hombre parecen estar a su disposición al salir de su cuarto, de manera que si hay un deporte que usted ya sabe practicar o que siempre quiso aprender, éste es el sitio para sus vacaciones. Cancún y el cercano Cozumel son un paraíso para los buceadores. Como el gobierno controla la pesca cerca a Cancún, los peces se amontonan en los arrecifes de coral, como si supieran que allí están seguros, y pasan el día observando con curiosidad a los turistas que descienden a mirarlos. Una rápida lección de un día le permitirá entender lo suficiente para bajar algunos metros con un instructor.

Para los que no le entregarían su vida a un tanque de oxígeno, con el esnórquel o careta se puede disfrutar bastante sin ningún temor. Los corales están en aguas pandas y cerca a la playa. Toda la familia puede practicar este deporte, sin las restricciones del buceo, que es sólo para adultos.

Si usted quiere ir bajo el agua sin mojarse, hay un paseo de 90 minutos en submarino, en botes con fondo de cristal. Para ir sobre el agua, casi todos los hoteles ofrecen esquíes de jet, "windsurfing", tablas para las olas y botes de vela. Los instructores cuidarán de que usted no se ahogue, enseñándole el uso adecuado del equipo e insistiendo en que se ponga el salvavidas. Y en el aire, coloridos "parasails" suben y bajan como cometas.

Para los que se emocionan con la caza, los paseos de día entero para pescar mar adentro lo llevan al mar abierto, en donde abundan el pez espada y otras especies. Para los que prefieren el deporte más cerca a tierra firme, la isla está llena de canchas de tenis y campos de golf. La protección de la ecología parece ser una alta prioridad. Se conserva la selva local y se protege contra el desarrollo a los manglares. Cerca se pueden alquilar caballos y hacer un paseo por la selva, pero los guías advierten a los viajeros que no cojan las flores ni molesten a sus habitantes. O ensaye el paseo de la selva en un esquí de jet si quiere algo diferente.

No lejos de Cancún se encuentra una de las ruinas mayas mejor conservadas del hemisferio. Se pueden explorar las ruinas de Chichen Itza y Tulum en la península de Yucatán en un día, en bus o en avión, este último más costoso.

El gobierno mexicano decidió que Cancún fuera una atracción turística internacional. Parece que todo el mundo habla al menos un poco de inglés, lo que es esencial para atraer el tan importante turismo americano con sus dólares. Todos, desde los funcionarios de inmigración hasta los taxistas y meseros, entienden suficiente inglés, y en algunos casos alemán y francés, para que el viajero extranjero se sienta cómodo.

Las compras son divertidas. Los mercados con sus puestos abiertos son atractivos para mirar, pero tenga cuidado. No es fácil regatear

con el tendero mexicano. Descubrimos que los precios eran mejores en los centros comerciales con aire acondicionado, los cuales tienen un mejor surtido de joyas de plata y pájaros, coloridas artesanías, objetos elaborados en mármol y ónix, vidrio y cerámica, figuras y adornos en papier maché y ropa bordada. Y no hay que regatear para obtener un buen precio.

La ida a los centros comerciales es fácil, bien sea en uno de los 2.000 taxis limpios que van a una velocidad que permite ver el paisaje (los taxistas manejan con tanto cuidado porque las multas por las infracciones son altas y se les puede revocar el pase si tienen demasiadas infracciones), o en los buses qué paran frente a cada hotel cada pocos minutos y funcionan hasta las 3 de la mañana.

La vida nocturna ofrece nombres muy conocidos internacionalmente como el Hard Rock Café y Planet Hollywood, espectáculos típicamente mexicanos, discotecas, restaurantes para familia, algo para todos. El club nocturno más popular es Señor Frog's, en donde la música es a todo volumen y las caras son amigables.

Hay más de 300 restaurantes en el área. La comida puede ser una delicia culinaria con pescado fresco preparado con hierbas locales o platos locales excelentes. También están las cadenas americanas de restaurantes como McDonald's, Denny's y Burger King.

El servicio generalmente es atento, especialmente cuando se compara con otros sitios del Caribe, donde los meseros se comportan como si le estuvieran haciendo un favor al llevar el almuerzo a su mesa.

Abundan las sonrisas y hasta había un mesero paseando a un bebé en sus brazos para que los padres pudieran terminar de comer.

Los hoteles vienen en todos los tamaños y precios. El Ritz Carlton es por mucho el hotel más lujoso de la isla, pero por supuesto con el precio correspondiente (los cuartos empiezan en US$235 y las suites en US$375, fuera de temporada, y US$500 la noche por un cuarto con vista al mar, en temporada). Hace poco fue declarado el mejor hotel de la cadena Ritz Carlton, un gran logro si se tiene en cuenta que la competencia incluye hoteles en París y Nueva York. De alguna manera parece. casi fuera de lugar con tanto lujo. El vestíbulo no es un lugar apropiado para caminar en vestido de baño.

Cerca de una tercera parte de los 20.000 cuartos en la isla operan bajo el sistema de tiempo compartido, un concepto, muy popular .en México, Europa y los Estados Unidos, y que está entrando aquí en Colombia.

El nuevo Sunset es un ejemplo de buena planeación y del espíritu

competitivo que abunda en Cancún para atraer a los turistas. El Sunset tiene recreacionista para cuidar a los niños si usted desea ir de buceo todo un día. Cada habitación tiene jacuzzi, algunos frente a una ventana panorámica frente al mar, además de cocina y comedor. Han construido piscina y parque de juegos para los niños, se sirven cocteles en la playa, hay servicio a las habitaciones 24 horas al día y las operadoras lo llaman por su. nombre cuando necesita ser despertado. Estos son detalles que hacen que un hotel se destaque.

1 aeropuerto de Cancún es tan grande como El dorado, pero con pisos de mármol impecables. Se pueden hacer llamadas internacionales desde cualquier cabina telefónica con una tarjeta de crédito. Existen muchos almacenes libres de impuestos para gastar sus últimos pesos. Cuando pasé por emigración el agente me dijo: "Gracias por visitar Cancún. Vuelva pronto". Parece que a todo el mundo se le ha enseñado la importancia del turista para la economía. Pero vale la pena, porque Cancún recibe cerca de dos millones de visitantes al año. Muchos sitios turísticos tienen bastante que aprender de Cancún para hacer feliz al turista. Pero claro, eso fue lo que el gobierno mexicano tuvo en mente cuando alimentaron en el computador toda la información en los años sesenta.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?