| 1/1/1995 12:00:00 AM

Turismo submarino

Turismo submarino

Para aprender a bucear es conveniente acudir a un instructor calificado. De lo contrario pone en riesgo su vida y su salud.

Peter Benchley, autor de "Tiburón" y otras obras de suspenso bajo el agua.

Alguna vez describió su fascinación por el mar como "la última área sin descubrir de la tierra". Aquellos cuyos trabajos de 9:00 a 5:00 y vestidos de rayas les impiden tales descubrimientos, podrían más bien estar de acuerdo con el buceador profesional colombiano, Eduardo Muñoz, en sus sentimientos acuáticos al afirmar: "Cuando uno está bajo el mar, no hay cuentas por pagar, no hay esposas cantaletudas, ni niños que griten". Ya sea usted un viajero intrépido o un humilde burócrata casado con su trabajo así como con su esposa, el buceo es un fascinante escape y Colombia un buen lugar para comenzar a aprender el deporte.

Se puede decir que Muñoz está sumergido en el negocio del buceo. Comenzó a bucear hace seis años cuando su padre le enseñó, y luego su padre también se convirtió en socio de su negocio. Vio una necesidad cada vez mayor de satisfacer la demanda a medida que el deporte se hacía más y más popular. Ahora Muñoz, quien vive y trabaja en Bogotá, es dueño de Aqua Pro, un distribuidor de equipo para almacenes de buceo en toda Colombia; Aquatravel, una agencia de viajes especializada en vacaciones acuáticas; Aqualand Sports, un almacén de buceo y pesca cerca de la Zona Rosa, y Scuba Internacional, una escuela de buceo. Según Muñoz, tan sólo en su escuela él le da lecciones a casi 300 estudioantes al año, de los cuales la mitad se vuelven licenciados. Otras escuelas como Arrecifes del Pacífico en Cali y Escuba y Centro de Buceo en Medellín, también están entrenando buceadores calificados.

Carlos Arturo Arango López, cuya compañía Buceo y Peces está localizada en Bogotá, también ofrece un extenso curso de buceo y asegura que éste es un deporte seguro, pero exige ciertos requisitos a los buceadores en potencia. No solamente deben sentirse cómodos en el agua, sino que deben ser buenos nadadores, con una actitud mental madura y con autodisciplina. También requiere que los buceadores sean mayores de 12 años y que pasen un examen médico que incluye radiografía de pulmones y electrocardiograma. Para darles más confianza, comienza con ellos en una piscina en lugar del océano.

No solamente la mayoría de los clubes privados con piscina ofrecen lecciones de buceo, sino que uno puede tomar "minicursos" en Cartagena, Santa Marta y San Andrés y Providencia por $50.000 a $70.000 diarios o cursos más largos de tres, o cuatro días por varias veces ese precio. Algunos instructores en estos casos no están certificados. Hay que pedir sus credenciales antes de pagar el curso. Si no es calificado, no solamente está poniendo en riesgo su vida y su salud sino que está perdiendo tiempo y dinero en su objetivo de convertirse en un buceador calificado. Esto solo se puede lograr contratando buceadores licenciados.

Eduardo Muñoz ofrece un curso en Bogota que incluye 16 horas de clase teórica, 16 horas de clase practica y cinco inmersiones en el océano t (pasaje aéreo y viaje no están incluidos en el precio del paquete), más el alquiler del equipo, por $89.000. El ;alquiler del equipo no incluye esnorkel, aletas o máscara, pero la mayoría de los instructores recomiendan que uno se compre su propio juego. Este puede costar desde 100.000 a $150.000.

A pesar de la reputación que tiene de ser un deporte peligroso, a diferencia de la mayoría de los deportes de aventura, usted encontrará que los accidentes, con pocas excepciones, son causados estrictamente por la negligencia del buceador.

Solo en Colombia hay más de una docena de lugares para bucear que, según una buceadora licenciada, "son totalmente diferentes entre sí, excepto por el hecho de que todos son bellos". Para añadir a esto. ella anota que aun cuando se bucea en los mismos lugares una v otra vez, siempre es una experiencia nueva. "El mar cambia continuamente, pero la sensación es siempre la misma, una tranquila felicidad".

Sin salir del país, con una licencia de buceo uno puede ver las formaciones acuáticas más diversas y la vida marítima que el Atlántico y el Pacífico tienen para ofrecer. El Océano Atlántico ha sido descrito como un "acuario gigante", sobrecargado de vida marítima, desde el mas pequeño pez fluorescente hasta gigantescas formaciones coralinas. Por otro lado, el Pacífico ofrece animales como tiburones, balIenas y tortugas gigantes. vaya a las Islas del Rosario en el Caribe para ver los arrecifes de coral y hasta sus víctimas, barcos hundidos, o a Providencia para hacer buceo a profundidad (más de 60 pies). Gorgona le dará la oportunidad de ver ballenas jorobadas y Malpelo peces martillos y tiburones de lomo blanco y negro.

Una vez usted esté calificado internacionalmente, el mundo se convierte en su propia piscina gigante. En el Caribe solamente, Cuba, PUeumo Rico, Jamaica, para decir unos pocos sitios, ofrecen lo que algunos buceadores califican como el mejor buceo del mundo. De hecho. donde haya un sitio turístico al pie del mar, muy probablemente habrá un lugar para bucear. "Uno lo puede hacer en cualquier lugar donde haya agua, incluyendo lagos',. Pero antes de decidirse a ir en búsqueda del galeón San José, asegúrese de aprender con el instructor adecuado, tener el equipo apropiado y estar en buen estado de salud.
Publicidad

¿Tienes algo que decir? Comenta

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.