| 11/1/1993 12:00:00 AM

Señales de Peligro

Su pequeña empresa puede estar en problemas. Chequee si no le está ocurriendo más de uno de los siguientes síntomas:

1 ¿Su firma tiene empleados antiguos y caros, ejecutivos, vendedores u otro tipo de trabajadores que no contribuyen mucho, pero que disfrutan de privilegios especiales?



2 ¿Se está confiando demasiado en el volumen, produciendo gran cantidad de productos, con márgenes muy bajos?



3 ¿El inventario ha aumentado en forma excesiva? 4. ¿El dueño está cerrado a la banda y se niega a cerrar operaciones que no son rentables?



5. ¿El control de costos es realmente preciso y sensible? ¿se introducen todos los cambios en el control de costos? más aún, ¿existe control de costos?



6 ¿La firma tiene una proyección de flujo de caja realista? ¿o ni siquiera proyecta su flujo de caja?



7 Considere la ventaja de subcontratar algunos procesos con terceros, aun cuando en su fábrica tenga los implementos para realizarlos. Puede ser más barato subcontratar por fuera.

8. Evalúe si mantener almacenes, showrooms y publicidad y otros elementos de mostrar no se han convertido en un hueco en la tesorería.



9 ¿La firma se ha diversificado demasiado del área dónde estaba su fortaleza original?



10 ¿El gerente se encuentra demasiado acosado en la rutina diaria de cubrir la nómina y otras cuentas, como para planear a mediano plazo, evaluar y remediar las enfermedades reales que afligen a la firma?



11 ¿La contabilidad está atrasada?



12. ¿Se encuentra descontando (vendiendo) facturas cada vez con más frecuencia?

13. ¿Se engaña a sí mismo al costear, evitando contabilizar este tipo de descuentos en los cheques?



14. ¿Sus buenos empleados están siendo sonsacados por firmas rivales?



Póngase las pilas, antes de que lo sonsaquen a usted.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?