| 5/31/1998 12:00:00 AM

República Dominicana

En esta isla no hay tiempo para aburrirse... República Dominicana es un territorio multifacético, un lugar exótico para los amantes de los deportes, la aventura y el ecoturismo. Muchos la conocen únicamente por sus playas, clasificadas por la ONU entre las diez mejores del mundo. Pero la isla también tiene la mayor altura del Caribe: el Pico Duarte, a 3.175 metros, una gran meta para los escaladores.



Es un sitio para deportistas. Allí hay algunos de los campos de golf más espectaculares del mundo, al borde del mar, como el famoso "Diente de Perro" ubicado en Casa de Campo. También se pueden practicar deportes de riesgo como el wind surf y el surf.



Para viajes de negocios o convenciones, Santo Domingo es el lugar. Allí se han reunido empresas como Alpina y Panalpina. La isla tiene como responder a las demandas de las empresas más exigentes.



Si le queda tiempo después de las reuniones puede salir a dar una vuelta por la ciudad, Santo Domingo fue declarado patrimonio cultural por la Unesco, por su arquitectura colonial y por ser un sitio histórico por excelencia.



República Dominicana es la tierra del merengue. El que vaya no puede dejar de bailar en los innumerables centros nocturnos con espectáculos en vivo. Sin embargo, hay una discoteca única en el mundo, la Guácara Taína, construida en una cueva, donde se presentan los mejores espectáculos folklóricos. En el Malecón de Santo Domingo, en la Avenida George Washington, se realiza en julio el festival del merengue en el que las orquestas más famosas tocan todo el día. Si quiere probar suerte, puede escoger entre los más de veinte casinos que hay en la isla.



Para quienes prefieren descansar, República Dominicana tiene cuatro zonas especiales para el turista. Al norte está la provincia de Puerto Plata, dentro de la cual se encuentra la Costa de Ambar, que debe su nombre a los depósitos de esta piedra que existen allí. Cabarete, al este de Puerto Plata, es el paraíso para los amantes del wind surf y el surf. En la costa este se destacan Punta Cana, Playa Bávaro y Macao. La atracción es el Parque Natural Manatí, en Playa Bávaro. Al sureste, ya sobre el Mar Caribe, se encuentran las playas de Boca Chica y La Romana, donde está el resort Casa de Campo. Unos kilómetros al occidente están las poblaciones de San Pedro de Macorís y Juan Dolio. La zona sur oeste se destaca por el ecoturismo, por sus ríos y montañas.



República Dominicana es una isla para todo tipo de turistas, desde el perezoso que sólo quiere broncearse o el que va en busca de aventuras, hasta el deportista consumado que no puede estar quieto en ninguna parte. Si quiere desconectarse del todo, no lo piense más, ésta es su solución.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?