| 8/1/1995 12:00:00 AM

Pócima milagrosa

El mito de la vitamina e como elixir de la eterna juventud no está comprobado.

Las comunidades médica y científica están de acuerdo en ciertas cosas: que la vitamina E ayuda a la formación de células normales en los glóbulos rojos, los músculos y otros tejidos, y que ayuda a evitar la descomposición de las grasas no saturadas en el organismo.

Y aquí la comunidad médica comienza a discrepar en su evaluación de la vitamina. En una conferencia en los Estados Unidos el año pasado, un orador se paró frente a una audiencia de científicos y médicos y preguntó: "¿Quiénes de ustedes toman vitamina E?" Más de la mitad de la audiencia levantó la mano. Cuando preguntó "¿quienes de ustedes le dicen a sus pacientes que la tomen?", se levantaron menos de una docena de manos. Y así es el debate dentro de la comunidad médica. Existe mucha evidencia de que la vitamina podría salvar vidas, pero la evidencia está llena de fallas que ponen en duda su verdadera efectividad.

Se ha dicho que altas dosis de vitamina E pueden proteger contra el cáncer y las enfermedades del corazón, e inclusive que actúa como un antídoto para la vejez y puede estimular la actividad sexual.



DINERO tratará de separar la verdad de algunos mitos, o al menos separar la evidencia comprobada del simple optimismo.

os científicos tienen una buena idea de cómo la vitamina E opera en el organismo: cuando el cuerpo se expone a una toxina como la radiación o el humo del cigarrillo, forma lo que se conoce como radicales libres. Los radicales libres son químicos inestables que pueden dañar las células del organismo. La vitamina E, antioxidante, atrapa los radicales libres que flotan en el organismo y los absorbe antes que puedan hacer daño. Esto, en teoría, haría esencial que cualquier persona interesada en su salud se tomara una megadosis de vitamina E para filtrar los agentes carcinógenos y las grasas que causan enfermedades cardíacas antes que lleguen a hacer daño.

Pero aquí empieza el conflicto. Actualmente en sólo Estados Unidos se realizan docenas de estudios en busca de evidencia concreta de qué es lo que realmente ocurre cuando la vitamina entra en el organismo humano. Los laboratorios están realizando estudios para ver cómo actúa la vitamina E en las células en un tubo de ensayo; se están haciendo otras pruebas en animales para confirmar cómo actúa en los seres vivos; y otros estudios hacen seguimiento a personas que toman la vitamina y están comparando su salud a largo plazo con personas que no la toman. Aunque algunos de los estudios afirman que sus resultados hasta la fecha son "prometedores" o ,,estimulantes", hasta ahora nadie ha salido con un estudio definitivo que de una vez por todas nos diga a los confusos mortales si la pastilla dorada en realidad puede prolongar la vida.

Estos estudios son largos y costosos y ha habido muchos comienzos prometedores que han terminado en desconsoladores fracasos. Por ejemplo, en los estudios preliminares de los años 70 se sugería que la vitamina E podía aliviar los dolorosos nódulos de la enfermedad fibrocística del seno. Se ordenaron dos grandes ensayos clínicos basados en los resultados iniciales, pero los resultados probaron que el optimismo era infundado: la vitamina no operó mejor que un placebo. Lo mismo ocurrió el año pasado cuando los ensayos probaron que la vitamina NO detuvo el progreso de la enfermedad de Parkinson, después que los estudios en animales parecían prometedores. Millones de pacientes de Parkinson y sus familias se frustraron con esta falsa esperanza.

¿Entonces qué hacemos los pobres fanáticos de la salud mientras esperamos que llegue la información? Hay que separar la realidad de la ficción en lo referente a la vitamina E.



CÁNCER

Se cree que las células se vuelven cancerosas cuando los productores de radicales libres como el humo del cigarrillo o las toxinas en los alimentos o en el aire, causan daño a la maquinaria genética que controla la división de las células, haciendo que éstas se multipliquen sin control. Los radicales libres atacan especialmente a las grasas de las células, razón por la cual se cree que al proteger estas grasas, la vitamina puede prevenir la iniciación del cáncer. Si la vitamina es efectiva contra los ataques de los radicales libres a las células grasas, entonces lógicamente debería ser más efectiva en la lucha contra el cáncer en tejidos asociados con grasas, como el seno, los pulmones y el colon.

Los estudios clínicos realizados han producido resultados confusos. En general, los pacientes que recibieron altas dosis de vitamina E tenían por lo general bajas tasas de cáncer, pero contrajeron cáncer del pulmón, del colon y del seno a una tasa casi igual a la de los que no tomaron la vitamina E.

Actualmente se está realizando un gran estudio en mujeres saludables que están tomando 600 unidades de vitamina E día de por medio para ver si su tasa de cáncer es diferente a la del grupo de control, pero el estudio sólo terminará en 1997. ¿Entonces qué dicen los expertos? Tomar vitamina E no le hace daño, pero no va a prevenir el cáncer del pulmón si usted todavía fuma, o come alimentos grasos y no hace ejercicio. Los expertos están de acuerdo en que no importa cuántas vitaminas se tomen, es necesario alimentarse adecuadamente y hacer ejercicio.



ENFERMEDADES DEL CORAZÓN

De nuevo se culpa a los peligrosos radicales libres en una compleja teoría sobre la enfermedad coronaria del corazón. Según esta nueva teoría, el LDL, o colesterol "malo", causa daño cuando empieza a adherirse a las paredes de las arterias y los radicales libres comienzan a oxidarlas (piense en un clavo oxidado). A medida que ocurre esto, los glóbulos blancos flotan hacia el lugar y lo absorben, del mismo modo que atacan todas las infecciones o cuerpos extraños en el organismo. Los glóbulos blancos luego se expanden como una bomba, la cual se puede reventar en su recorrido a través del organismo para ser desechada. Si esto ocurre, más glóbulos blancos acuden al rescate y se repite el ciclo. Mientras más se repite, más placas obstruyen las arterias, ya que los glóbulos blancos no van al paso del proceso. Las placas causan obstrucción en las arterias, lo que causa infarto. La vitamina E no baja los niveles de colesterol, pero se cree que impide que el LDL oxide, y por lo tanto evita que ocurra la cadena de sucesos dañinos. La evidencia científica ha demostrado que después de un infarto, los hombres que tomaron vitamina E mostraban procesos de oxidación de LDL más bajos que antes del infarto.

Dos estudios también demostraron que las personas que toman entre 100 y 250 unidades de suplemento al día durante dos años, tenían casi un 40% de menor incidencia de infarto.

Pero los médicos de nuevo advierten que la sola vitamina puede no ser la razón de más bajos niveles de enfermedades del corazón. Puede ser que la gente que se toma el trabajo de tomar las vitaminas, por lo general se cuida mejor. De nuevo, la evidencia es esperanzadora, pero no abrumadora.



LA PIEL Y LAS ARRUGAS

Muchos fabricantes de productos para la piel están actualmente agregando vitamina E a sus lociones y productos de belleza, diciendo que protegerá la piel contra daños y arrugas.

La vitamina sí ofrece una muy pequeña cantidad de antisolar, cerca de protección grado 3 cuando se aplica el aceite directamente sobre la piel. La vitamina E en un producto de belleza probablemente no servirá como antisolar, ya que los niveles de éste serán tan bajos que casi no se podrán medir. En cuanto a la afirmación de que ayuda a prevenir las arrugas bueno, cualquier aceite aplicado a la piel es mejor que nada., Muchos aducen que la vitamina E ayuda a sanar las cicatrices o que evita las estrías del embarazo, pero esto también parece estar más basado en el mito que en la realidad. Algunos médicos recomiendan su uso después de la cirugía para suavizar la cicatriz, pero si usted tiene tendencia a cicatrices con queloides, éstos seguramente aparecerán de todas maneras. Algunos médicos y no médicos creen en la vitamina, que puede realmente haber algunas bases para usarla. Pero no existe un estudio que pruebe una u otra cosa. Entonces usted decide si la quiere usar o no.



EL ENVEJECIMIENTO

Afrontémoslo, el envejecimiento es la acumulación gradual de células y tejidos que no funcionan como lo hacían antes. Algunos los atribuyen a los radicales y al daño que causan, los cuales, según la teoría, impiden que las células y los tejidos se renueven como lo hacían en la juventud.

Si ese es el caso, entonces la vitamina E, que trabaja como antioxidante para prevenir el daño de los radicales libres, debería ayudarnos a vivir mejor.

Bueno, realmente nos ayuda. Los humanos tienen los niveles más altos de antioxidantes de todas las especies vivientes, algunos debido a la dieta y otros debido a las enzimas naturales. ¿Pero prolongarán la vida las dosis masivas? Sentimos decirle que no. Su ciclo vital está determinado más por sus características genéticas que por cualquier otro factor. Usted puede ayudarse con ejercicio, una dieta adecuada y evitando las cosas que causen daño al organismo, como el cigarrillo, la droga y manejar demasiado rápido.



LA VITAMINA E, ¿COMBUSTIBLE PARA SU MAQUINA SEXUAL?

L os fabricantes de vitaminas son muy astutos. Hace dos años se divulgó la historia de que la vitamina E podía mejorar la potencia sexual del hombre. Los fabricantes de vitaminas vieron la oportunidad de hacer dinero y empezaron a anunciar el producto con fotografías de dos personas haciendo el amor a la luz de una vela, y el mito fue creciendo desproporcionadamente. ¿Es cierto? Por supuesto que no, porque si lo fuera, todos nos estaríamos bañando en ella.



DÓNDE CONSEGUIR VITAMINA E

La vitamina se consigue en forma natural y sintética y la única diferencia es que la natural es un poco más potente, de manera que tendría que tomar un poco más de la sintética para asegurarse de tener una dosis equivalente.

La vitamina E se absorbe mejor cuando se toma con una comida que tenga grasa. Esto quiere decir que si la piensa tomar en la mañana, usted necesitará más de una taza de café al desayuno. Como casi todas las sustancias que se ponen en el cuerpo, no es completamente inocua. Se sabe que adelgaza la sangre y se recomienda que las personas que toman drogas anticoagulantes o han sido operadas recientemente, no consuman grandes dosis, porque puede hacerlas sangrar. Los científicos han hallado ' que se obtienen los mejores resultados con la vitamina E si se toma constantemente y durante largos períodos.

Quienes han mostrado resultados positivos en sus pruebas son los que mantienen altos niveles de vitamina E en la sangre durante largo tiempo.

Recuerde, si todavía fuma y está pasado de peso y no hace ejercicio, todas las vitaminas mundo no lo aliviarán.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?