| 9/1/1994 12:00:00 AM

Pelo, pero en pecho

Pedir cura para la calvicie es como pedirle peras al olmo. Pero en el mundo se gastan US$ 2.000 millones al año tratando de lograrlo.

Las estadísticas muestran que el 15% de los hombres y el 3% de las mujeres sufren de calvicie.

¿Por qué nos preocupamos tanto por esto? El cabello es el símbolo más visible de nuestro atractivo hacia el sexo opuesto. La pérdida de él hace que la persona se vea mayor e insinúa que está deteriorándose sexual y físicamente. El cabello largo significa juventud; la calvicie significa que avanza la edad. Algunos hombres han hecho de la calvicie algo sexy: Yul Brynner hizo de ello una profesión, la estrella de basquetbol Michael Jordan la volvió su distintivo y Edgar Negret recibe tantos comentarios por su cabeza brillante como por sus coloridas esculturas.

El cabello está en el cuerpo sólo para calentarlo. Lo que hemos hecho después de salir de las cavernas es poner presiones sociales en el poderoso cabello, pues desde que el hombre ha venido perdiendo su cabello, alguien ha estado tratando de venderle algo para hacerlo crecer de nuevo. Cleopatra trató de curar la calvicie de julio César con una receta de dientes de caballo molidos, ratones quemados y grasa de oso. No le sirvió de nada a su pelo, ni tampoco a su popularidad en el Senado romano. Otros remedios caseros eran grasa de cocodrilo, orines de perro y telarañas frotadas en la cabeza.

Obviamente, ninguna servía. Pero en todos los tiempos, donde ha habido un calvo, alguien ha sido lo suficientemente vivo para ganarse unos pesos a costa del otro.

¿Qué otras cosas no sirven? Masajes, paños de agua caliente, píldoras de aminoácidos, antibióticos, hormonas femeninas, vitaminas o casi todo lo que se vende en las barberías, salones de belleza o en droguerías sin fórmula médica.

Para entender por qué estas cosas no funcionan, observemos un cabello. El pelo en sí no es un tejido viviente, sólo lo es la raíz de la cual crece. La raíz está encerrada en un folículo en una pequeña hendidura en la capa externa de la piel. El folículo también tiene una glándula aceitosa y un músculo que hace que el cabello se pare (como carne de gallina). La persona promedio tiene cerca de 100.000 pelos en la cabeza, los rubios tienen un poco más y los pelirrojos un poco menos. Cada pelo está hecho de células muertas que se tejen como un lazo para formar la fibra del cabello. Las células llamadas melanocitos dan color al cabello; alrededor de los 30 años de edad, éstos empiezan a reducir su producción y el cabello comienza a encanecer, perdiendo su color original. Una vez que un pelo se ha desarrollado totalmente, ya no crecerá más, no importa lo que usted o su peluquero hagan.

Otro hecho interesante es que el cabello crece por ciclos, y no todo al mismo tiempo. En un momento dado, un 10% del cabello en su cabeza está en su ciclo de reposo. U cabello, además, crece a ritmos diferentes en diversas partes del cuerpo. En la cabeza crece más rápido, en las cejas más despacio y en las

pestañas aún más lentamente. El pelo se cae cuando termina su reposo y, si todo va bien, empieza a salir de nuevo. Normalmente se caen entre 20 y 100 pelos diariamente, aunque la gente que se está quedando calva puede perder más.

El mito de que si se corta el pelo o las pestañas de un bebé, le crecerán con mayor abundancia es sólo eso, un mito. Recuerde que lo que se corta es tejido muerto y no influye en la raíz, donde se da el proceso de crecimiento.





CÓMO SE PIERDE EL CABELLO

La herencia determina todo en su cabello -color, espesor, textura, patrón de crecimiento-. La calvicie es hereditaria. Si usted se está quedando calvo, debe echarle la culpa a sus padres. La raza blanca tiende a sufrir de calvicie con mayor frecuencia que los negros, orientales e indígenas americanos.

Los patrones de calvicie están definidos por el sexo. Los hombres tienden a perder el pelo en la parte superior y posterior de la cabeza (como el príncipe Carlos de Inglaterra), lo que técnicamente se llama alopecia areata. El otro patrón común de calvicie masculina es la pérdida del cabello con retroceso en el perfil del cuero cabelludo (como Ernesto Samper). Ambas características se heredan de los padres por medio de un gen recesivo. Las mujeres, no obstante, generalmente empiezan a perder el cabello después de la menopausia o del parto (por efecto de los cambios en el balance hormonal) y su caída tiende a presentarse en forma pareja por todo el cuero cabelludo.

Los hombres se alegrarán de saber que la hormona que los hace hombres -la testosterona- también es la culpable de la calvicie. Cuando un muchacho llega a la adolescencia, la testosterona da la orden a los folículos de crecer en las axilas,

la barba y la ingle. Más adelante, la misma hormona, algunas veces, da la orden de detener el crecimiento del cabello, pero continúa estimulando el pelo en el resto del cuerpo. El tomar pastillas o ponerse inyecciones de testosterona no sirve, porque los hombres con bajo nivel de testosterona raramente son calvos, y ciertamente no es problema en las mujeres.

También existen enfermedades que dan órdenes de detener el crecimiento del cabello: la tiroides, la fiebre alta, e inclusive la cirugía pueden afectarlo. Algunos remedios también afectan el crecimiento del cabello. Los remedios para el tratamiento de la artritis, la gota o los anticoagulantes algunas veces tienen este efecto secundario. Es bien sabido que la quimioterapia y la radiación detienen el crecimiento del cabello.

Si el folículo del cabello está vivo pero inactivo, algunas veces el aumento del flujo sanguíneo hacia el cabello estimula temporalmente su crecimiento. Pero si el folículo está muerto, ningún masaje o estímulo lo hará revivir.

El único - tratamiento médico que ha dado algunos resultados es un químico llamado minoxidil, que se vende en el mundo entero bajo el nombre de Regaine. El minoxidil se aprobó inicialmente para ser vendido sólo bajo fórmula médica, para el tratamiento de la presión arterial. Viene en pastillas pequeñas, se toma oralmente y baja la presión sanguínea al abrir los vasos sanguíneos más distantes del corazón, como los dedos de manos y pies y la piel. El crecimiento del pelo resultó ser un efecto secundario inesperado en ocho de cada 10 pacientes, y fueron en su mayoría vellos indeseados en la frente o las mejillas. Una vez que los pacientes dejaron de tomar la droga, los vellos dejaron de crecer después de uno a seis meses.

En 1979, los médicos empezaron a mezclar las pastillas con alcohol para fricciones, con el fin de aplicarlo directamente a las regiones calvas. La Upjohn Company, fabricantes de minoxidil, no estaban dispuestos a dejar pasar esta oportunidad para ayudar a la humanidad y empezaron a ensayar sus propias mezclas. En 1988 Regaine fue lanzado al mercado, vendido sólo bajo fórmula médica, y causó una sensación inmediata.

Regaine debe aplicarse directamente al cuero cabelludo dos veces al día. El cabello empieza a crecer aproximadamente a los cuatro meses de tratamiento, y el paciente debe continuar su uso durante el tiempo que quiera que le siga creciendo el cabello. En la mayoría de los casos, esto significa L, por el resto de su vida. No obstante, pacientes y médicos se han dado cuenta de 'que el crecimiento no es permanente. Después de un año el crecimiento de cabello alcanza un pico, después del cual el proceso se revierte en la mayoría de los casos. Al cabo de tres años, solamente un tercio de los pacientes mantienen la misma tasa de crecimiento del primer año. Existen algunos efectos secundarios, como retención de agua y aumento de peso; algunos hombres-también han experimentado aumento en el ritmo cardíaco y dificultad al respirar.

A la Upjohn, por lo demás, la medicina también le está empezando a afectar el ritmo cardíaco. El mes de julio definitivamente fue malo tanto para los calvos como para quienes invierten en ellos. En esos días la compañía tuvo que aceptar el fallo de la Food and Drug Administration (FDA) que prohibió la venta de Regaine sin fórmula médica. Las esperanzas de la compañía eran duplicar sus ventas anuales (US$ 110 millones el año pasado)

con la venta libre del medicamento. Pero la FDA encontró prudente negarlo, sobre todo porque la calvicie puede estar ocultando problemas serios de salud, como la sífilis o el lupus, por lo que los calvos harían mejor consultando a su médico siempre, antes de decidirse por cualquiera de los menjurjes disponibles en el mercado. Malas noticias para la Upjohn y regulares para los calvos, pues otro resultado de las investigaciones recientes, realizadas por la misma compañía sobre el producto, demuestra que el mismo tuvo éxito en el 26% de los pacientes' tratados con Regaine, y en el 11% de aquellos a quienes se suministró un placebo. Un excelente logro del placebo pero quizá algo descorazonador para quienes están usando Regaine.

La ciencia, pues, parece estar cerrando el círculo y envía a los calvos de nuevo al viejo bisoñé que, sin embargo, ha hecho grandes avances en los últimos tiempos. La peluca o el bisoñé significaban, hace unos años, un montón de pelo sobre la cabeza que parecía un nido de pájaro. Hoy en día, la calidad ha mejorado y un almacén serio no vende una peluca a menos que esté hecha de pelo natural. "El pelo sintético es sólo para disfraces",

dice Guillermo Giraldo, dueño de Pelucas Bari en Bogotá, "o para algo que no es

serio. Para usó diario, sólo vendemos pelo natural".

Cuando llega un cliente, se hace un análisis del color y la textura de su cabello, y un molde de la región calva para fabricar una peluca que le ajuste bien. Un bisoñé se pide sostener sólo con cinta de doble faz o con ganchos conectados al resto del cabello. El bisoñé es tejido, pelo por pelo, y cuesta cerca de $50.000. Ya no se fabrican las pelucas sobre una malla, que tanto acaloraban. Hoy día son tejidas en una banda liviana que va alrededor de la cabeza y la mantiene fresca. Una peluca completa para mujer, con pelo natural, cuesta entre $45.000 y $180.000, dependiendo del largo del pelo.

Según Giraldo, una peluca debe tratarse como un buen traje. "Para mantener su buena apariencia, debe lavarla cada ocho días y enviarla a mantenimiento cada mes. La peluca está sobre su cabeza y es la primera impresión cuando usted conoce a alguien. Debe tratarla muy bien". Giraldo también ofrece servicio a domicilio para personajes importantes que nunca han sido vistos sin su bisoñé.

¿Qué hace que un hombre vaya a su almacén? "Muchas veces un hombre de edad avanzada se consigue una novia más joven y ella quiere un hombre con pelo. Con la novia y el bisoñé el hombre se siente y se ve mucho más joven".

Otras opciones son un poco más dolorosas y costosas. La doctora Maria Consuelo Carranza acaba de llegar del Brasil, donde durante _ seis años estudió trasplante de cabello. "Las técnicas están mejorando constantemente", dice, "pero

el momento de empezar no es cuando un hombre tiene 40 años y está sufriendo de pérdida significativa del cabello. A los 25 años él ya sabe si será calvo". El momento de empezar el reemplazo quirúrgico del cabello es antes de cumplir los 30 años.

La cirugía se realiza tomando una sección de unos 15 centímetros de largo por dos centímetros de ancho de la parte más abundante del cabello la cual se siembra, por manojos, en los bordes de las regiones calvas. "Hay una miniperforación, que trasplanta de dos a cinco pelos a la vez, y una microperforación, que trasplantó de uno a dos pelos a la vez. "Entre más pequeño sea el manojo, mejor será el resultado", afirma la doctora Carranza. Es un proceso lento y doloroso, pero el éxito en el crecimiento es del 98%. Una cirugía promedio se demora unas tres horas con tres médicos, anestesia local y un tranquilizante. ¿Su costo? Aproximadamente un millón y medio de pesos por sesión y el paciente generalmente necesita más de una sesión.

¿Quiénes son los mejores candidatos a trasplante de cabello? Los hombres que tengan regiones calvas pequeñas en la parte superior de la cabeza o una leve línea del cuero cabelludo en retroceso. Por el contrario, es posible que un hombre con pérdida significativa del cabello no tenga suficiente pelo para soportar un trasplante. También son buenos candidatos los hombres de raza blanca con canas, cabello rubio o claro. ¿Por qué? Se necesita más pelo oscuro para cubrir la piel blanca. Los hombres de pelo crespo también tienen buenas posibilidades con la cirugía.

¿Entonces cuáles son las mejores opciones? Depende de la persona, pero la mayoría de las mujeres le dirán que prefieren a un hombre de pelo en pecho que a uno peludo en la cabeza. ¿Qué hacer? Aceptarlo, vivir con la calvicie, o hacer lo que hizo Yul Brynner y volverla su propio estilo original.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?