| 6/1/1993 12:00:00 AM

Mujeres malabaristas

La culpa es el sentimiento que caracteriza a las madres trabajadoras. Piense que usted también tiene que ganarse la vida. Su salario le permite a los hijos una vida mejor.

Con el número de mujeres que hacen parte de la fuerza de trabajo incrementándose día a día, la sociedad no ha podido adaptarse al cambio en los roles sociales femeninos. La mayoría de las mujeres trabaja por necesidad. Los roles sexuales tradicionales del hombre que trabaja y la mujer que cuida los niños se confunden cuando dos personas llegan a la casa exhaustas, esperando de su pareja mas de lo que físicamente pueden entregar.

Irónicamente, cuando las mujeres ascienden en su trabajo, se declaran muy satisfechas en el mismo, pero muy insatisfechas en cuanto a los sacrificios requeridos para el éxito profesional. Los mitos continúan atormentando a las mujeres trabajadoras acerca de su papel en la casa y en el trabajo. Estos mitos le ocasionan a las mujeres sentimientos de culpa difíciles de sobrellevar. También presionan a las mujeres a tomar decisiones que los hombres nunca tienen que tomar.



Los Mitos de las mujeres y el trabajo



La familia es asunto de mujeres y el trabajo asunto de hombres. Este mito es opresivo, porque supone que las mujeres están menos interesadas en sus carreras que los hombres y los hombres están menos interesados en sus familias.



El mito de que las mamás jóvenes deben quedarse en la casa y cuidar a los niños también es una mentira dañina. La mayoría de las mujeres trabaja para sostener a sus familias y su ingreso es tan importante como el de los hombres.



Los padres no están tan interesa dos en sus familias como lo están en sus carreras. Los hombres sufren calladamente su falta de compromiso con la vida familiar. A medida que envejecen se vuelve mas difícil reconocer su tensión y su culpa originada en el distanciamiento con sus seres queridos. Una frase famosa de una escuela de negocios dice que ningún hombre ha dicho en su lecho de muerte que hubiera deseado haber pasado mas tiempo en la oficina. Cuando un hombre tiene una pesada carga de trabajo y trabaja horas extras, la familia sufre, el padre sufre, el matrimonio sufre. Añada a esto una esposa que trabaja y la tensión se multiplica.



Las mamás que trabajan aún sufren por una vida desequilibrada: de ellas se espera que sean madres y esposas, cuiden el hogar, se queden en la casa si los niños se enferman, los guíen en actividades después del colegio, sean anfitrionas para su esposo, y al mismo tiempo sean buenas trabajadoras. La presión puede volverse insoportable.

He aquí un test que le dirá cuan buena malabarista es usted, equilibrando la carga del hogar y el trabajo. Conteste sinceramente y después muéstrele el test a su marido. Decida que respuesta da a cada pregunta:

Nunca o no = 1

En ocasiones = 2

A menudo = 3

Siempre o si = 4

1. ¿Se queja. su marido sobre su horario de trabajo?

2. ¿Ha aplazado aprender algo nuevo porque el trabajo no le deja suficiente tiempo?

3. ¿Se siente culpable por no estar el tiempo suficiente con sus hijos?

4. Cuando su niño se enferma, ¿se siente culpable por dejarlo en la casa con otra persona?

5. ¿Se ausenta a comidas con sus hijos?

6. ¿Hay algún problema en su casa, peleas con su esposo, un adolescente en problemas, poca de plata, que la distraen en el trabajo?

7. ¿Hay problemas con el colegio de sus hijos o con la persona que los cuida que le preocupan?

8. ¿Se siente deprimida o aburrida cuando no está trabajando?

9. ¿Trabaja durante los fines de semana, puentes o vacaciones?

10. ¿Quiere tomar vacaciones pero no ha tenido tiempo en el último año?

11. Cuando sale a vacaciones ¿piensa en el trabajo?

12. ¿Los viajes relacionados con su trabajo le crean problemas en la casa?

13. ¿Las tareas del hogar están desbalanceadas y divididas de acuerdo a los roles sexuales tradicionales?

14. ¿Con que frecuencia cancela planes con su familia a causa del trabajo?

15. ¿Desearía tener un trabajo diferente que le permitiera mas tiempo con su familia?



16. ¿Ha faltado al cumpleaños de algún hijo, u otro evento importante como el aniversario de sus padres, en los dos últimos dos años a causa del trabajo?

17. ¿Extraña hacer ejercicio o algún deporte que hacía antes?

18. ¿Siente que no tiene suficiente tiempo para usted?



Que significa su puntaje



Si su puntaje está entre 18 y 27 usted ha aprendido a balancear las demandas del hogar, el trabajo y su vida personal. Si su puntaje está entre 28 y 54, algo está fuera de control. Tal vez usted está demasiado absorta en su trabajo o sus niños o su marido requieren mas tiempo con usted.

Si su puntaje está por encima de 55, su vida está peligrosamente desequilibrada, y si esto continúa pueden sufrir su salud y su trabajo.



¿Qué puede hacer?



Todos los días las mujeres que trabajan hacen un trueque entre diferentes aspectos de sus vidas y la energía que necesitan para terminar el día. Las alternativas son obvias usted debe dejar a sus niños con alguien, de manera que usted pueda ganarse la vida, pero se siente mal por esto. Pero, usted se dice a si misma: el salario me permitirá darle a mi hijo una mejor educación, una vida mejor. Esas son decisiones que hay que tomar, pero que no le hacen feliz.

Para ajustarse y arreglar sus trueques eche una larga mirada a su vida y decida cuáles son las prioridades que requieren mayor atención. Elimine los sentimientos de culpa. Las mujeres tienen que ganarse la vida como los hombres. Una mujer que trabaja es mas respetada por su marido y por sus hijos.

1. Dele a sus niños pequeños atención completa cuando llegue a la casa del trabajo. Deje su mal humor en la oficina.

2. Haga que sus niños la llamen cuando lleguen a la casa del colegio y llámelos usted con frecuencia, pero no trate de mediar en sus peleas por teléfono.

3. Aliente a sus hijos adolescentes para que tengan actividades extracurriculares, aunque hay que tener cuidado con señales como bajas notas o malos amigos.

4. Haga tiempo para estar a solas con su esposo. Acueste temprano a los niños.

5. Anime a su esposo a que ayude mas en la casa. Después de todo, los niños tienen dos padres y ambos tienen que ayudar en las actividades relacionadas con los hijos.

Pero recuerde, la cosa no es nada fácil.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?