| 6/1/1993 12:00:00 AM

Mami, cómprame!

Los cereales importados que están inundando el mercado colombiano llegan frescos y tostados, pero no son baratos

Los nutricionistas sostienen que el desayuno es la comida más importante del día, tanto para los niños como para los adultos. Entonces, ¿qué se hace cuando sus hijos rehúsan comer huevos, tostadas y leche al desayuno? ¿Sus hijos ya son adictos a la cantidad de azúcar que contienen los cereales? ¿Apenas una hora después de comer dicen que tienen hambre?

La ida al supermercado con los niños se volvió complicada, debido a la cantidad de cereales norteamericanos que han entrado al país. Los empaques de los cereales importados, diseñados para atraer la atención de los niños, son de colores llamativos, con dibujos y juegos. Hasta ahora, no ha habido niño que haya pasado delante de una caja de Count Chocula sin querer comprarlo. Los ojos del murciélago les hace guiño desde el estante.

Pero, ojo mamás! Antes de depositar la caja en el carrito del mercado, aprendan a leer los ingredientes y fíjense bien en el precio. Los cereales importados cuestan hasta tres veces más que los nacionales. Se les abona, eso sí, la originalidad en los sabores y formas.

Usaremos el Count Chocula como ejemplo de lo que sé espera de un cereal. También veremos los comentarios de un grupo de niños voluntarios acerca de los distintos cereales que hay en el mercado.

Count Chocula es, según la descripción de la caja, un cereal azucarado con masmelos, con sabor a chocolate. Los niños voluntarios que lo probaron, dijeron que les gustó la forma graciosa del cereal (parecen pequeños murciélagos), pero se quejaron de que el sabor a chocolate era muy fuerte. Curiosamente, en ninguna parte de la caja dice que hay chocolate dentro de sus ingredientes. En los Estados Unidos es ley indicar los ingredientes que lleva el producto en la parte lateral del empaque, en orden descendiente según el contenido. En la mayoría de cereales el azúcar es el segundo o tercer ingrediente más usado. En una taza de Count Chocula, el azúcar y otros derivados del mismo su man 13 gramos, que equivalen a dos y media cucharaditas de azúcar por cada taza de cereal. No es de extrañar entonces que sus hijos salgan al colegio llenos de energía, pues el alto contenido de azúcar les da calorías, pero muy poca nutrición.

En el empaque se lee que el contenido provee ocho vitaminas esenciales. Esto es relativo, pues tomando por ejemplo el Count Chocula, vemos que provee el 25% de la vitamina A recomendada por el gobierno norteamericano, pero en realidad es el 25% de la vitamina A mínima para sobrevivir, pero no para crecer. La publicidad en los Estados Unidos, y en particular la de los cereales, advierte claramente en el empaque que el cereal forma parte de un desayuno nutritivo. Esto quiere decir que el cereal solo no conforma un desayuno. Además, el Count Chocula no es barato. Vale $ 4.899 la caja, lo que equivale a $408 por porción.

Muy meritorio que el Ministerio de Salud exija a los importadores que indiquen en español los ingredientes que lleva cada cereal, en la parte inferior del empaque. En el caso de Count Chocula, la leyenda dice que el porcentaje de harina de avena es de 31%, azúcar 26% y masmelos 21%. Pero al azúcar hay que agregarle un 3% que proviene de miel de maíz, otra forma de azúcar. Nos gustaría saber cómo llegan a estas cifras los fabricantes, ya que estudiamos el contenido del cereal Count Chocula y encontramos que el contenido de masmelos es de 10% y no de 21% como indica la leyenda en español. ¿Por qué es requisito para los cereales importados indicar el porcentaje de sus ingredientes en una forma fácil y útil, pero no se exige lo mismo para los nacionales? No podemos establecer comparaciones con los nacionales, pues no sabemos cuánta azúcar contienen.

La fecha de vencimiento es fácil de leer en los cereales importados.

Todos los productos que probamos estaban frescos y crocantes. ¿Por qué muchos de los cereales nacionales no tienen fecha de vencimiento?

El caso de otros cereales importados es similar. Cocoa Puffs contiene un 45% de azúcar más 2% de miel de maíz. Esto significa que casi la mitad del cereal es azúcar, que en nada beneficia a sus hijos. Cocoa Puffs le gustó más a los niños voluntarios que el Count Chocula y se lo comieron algunos con leche y otros solo. El costo de una caja de Cocoa Puffs es de $4.389.

El cereal Kaboom viene en una caja de colores brillantes con un payaso, muy atrayente para los niños. La forma del cereal es de una carita sonriente y trae masmelos en forma de estrellas. Es un cereal con mucho color y al mismo tiempo divertido. Y además tiene menos azúcar que los otros, solo 4% del total del producto. También es más barato, cuesta $3.439, pero su contenido es menor que los otros dos otros cereales contienen 340 gramos mientras el Kaboom sólo contiene 283 gramos). Sin embargo, la cantidad de sal en Kaboom es alta.

Otro cereal Trix gustó mucho a los niños voluntarios, pero más por su apariencia que su sabor. Su forma de pequeñas frutas aparentan ser muy dulce. En efecto, tiene un porcentaje de azúcar de 38% y cuesta $4889.



Cereales para adultos También están llegando a Colombia cereales enfocados al mercado de adultos. Por ejemplo, Total, que afirma ser más saludable que los otros cereales porque tiene más vitaminas, lo cual es cierto, gustó a muchos de los niños. Además anuncia que contiene beta caroteno. La parte posterior de su caja está dedicada no a un juego, sino a explicar por qué es importante consumir más beta caroteno. Algunos experimentos han demostrado una ligera baja en los casos de cáncer y enfermedades del corazón. Pero de acuerdo con los nutricionistas, esta disminución depende más de dónde proviene el beta caroteno (frutas y verduras) que el mismo químico. El porcentaje de azúcar es de 17%, de acuerdo con la etiqueta del Minsalud. El contenido de sal es, en comparación con los otros cereales, uno de los más altos: 190 Mg. Total cuesta $ 4729 la caja.

Crispy Wheats n Raisins afirma que su contenido de sodio (sal) es bajo, con un índice de 140 Mg. por porción. Tiene un 21% de azúcar y otros edulcorantes. Aún

cuando la caja es más pequeña, contiene la misma cantidad de cereal que los otros. A los niños voluntarios les gustó el cereal, una vez que le quitaron las uvas pasas. Este cereal tiene un costo de $3.529.

Hay otros cereales en el mercado, pero por falta de espacio no podemos referimos a cada uno de ellos. Esperamos que con esta corta lección sobre cómo interpretar una caja de cereal, tanto usted como sus hijos puedan alimentarse mejor. Pero recuerden lo que dicen las mismas cajas de cereal: que este es sólo parte de un desayuno nutritivo. Deben también considerar el costo. Los huevos pericos son baratos y saludables.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?