| 3/1/1995 12:00:00 AM

Los Pies en la tierra

Los zapatos son una prenda fundamental en el guardarropa masculino. La comodidad es indispensable. En este caso se cumple que a mayor precio, mejor calidad.

Una simpática dama me dijo alguna vez que una de las primeras cosas que la mujer mira en el hombre son los zapatos. Deben estar limpios y coordinar bien con el resto del atuendo y, como bien se sabe, la primera impresión es duradera. La buena noticia es que hay tantos estilos de zapatos que no importa cuál sea su "pinta", siempre podrá encontrar un par que le vaya bien. Entonces examinemos algunos de los estilos más populares.

Con excepción de los zapatos de lona comunes con suela de goma (pisa huevos), los zapatos más populares para usar con jeans y pantalón de dril son los apaches (topsiders), botas tejanas o de motociclista (harleystas) y las botas de suela pesada, donde hay dos tipos muy exitosos. La marca americana "Timberland", con excelentes topsiders y botas para todos los climas, con suela "Vibram" que está garantizada de por vida. Esta marca siempre ha sido popular en los Estados Unidos, pero en los últimos siete u ocho años este estilo se ha propagado en Europa, donde ahora se considera el zapato deportivo para el hombre que está a la moda.

La segunda marca de Inglaterra es el zapato "Doc Martens". El clásico zapato de cuero Doc Martens de ocho agujeros "1460", se llama así

para conmemorar la fecha en que se hizo el primer par en Inglaterra (primero de abril de 1960). Antes de eso, el talento del Dr. Klaus Martens se había expresado en Alemania, en donde fue pionero de la idea de la suela con cojín de aire, para dar comodidad a las mujeres de edad con problemas en los pies. Sin embargo, en Inglaterra, las botas del Doc Martens se convirtieron en un instrumento agresivo para una generación de violentos cabezas rapadas, "punks" y motociclistas, atraídos por fa considerable eficiencia para tumbar los dientes con la puntera.

Pero a diferencia de la mayoría de las prendas inconformes, las botas Doc Martens lograron adquirir una gran popularidad, y en los últimos años han sido usadas por hombres y mujeres totalmente respetables en todas partes, e inclusive han hecho su aparición en las pasarelas de la alta moda internacional.

En cuanto a las botas tejanas y de motociclista, las primeras -usa-das durante años por los vaqueros norteamericanos- hicieron furor en Europa hace más de diez años, y han logrado mantener su popularidad hasta ahora. Las botas de motociclista se hicieron tan populares hace algunos años debido principalmente a la influencia de Harley Davidson que la casi siempre conservadora casa de Gucci lanzó una versión más refinada de las botas que incluía su conocida hebilla doble G dorada, la cual ha tenido tanto éxito entre las altas esferas sociales. Recientemente Gucci lanzó su primer par de botas para escalar (hiking boots).

En algún sitio, entre los zapatos deportivos y los clásicos de cordones, están los mocasines o mocasines de "penny". Aunque durante mucho tiempo no se consideraban lo suficientemente elegantes para ser usados por los altos ejecutivos en Londres o en Wall Street, últimamente han empezado a entrar furtivamente, y en general han sido más aceptados en los Estados Unidos y Suramérica. Por esta razón los fabricantes de calzado estadounidenses se han concentrado en la producción de mocasines, ya que son cómodos y fáciles de usar. Empresas como Dexter, Rockport y Bass, para nombrar sólo algunas de las fábricas más destacadas, producen mocasines de buena calidad en una variedad de colores y experimentan con materiales como Nobuck, gamuza impermeable y cuero engrasado.

No obstante, yo personalmente prefiero los mocasines italianos, fabricados generalmente en cuero grabado. Se ven más refinados y son un buen ejemplo de por qué los fabricantes de calzado italianos han conquistado el mundo entero por su elegante manejo del modelaje, sus delicadas suelas cosidas a mano y sus forros interiores en cuero. Algunas de las mejores marcas italianas son Fratelli Rosselli, Gucci y Salvatore Ferragamo.

Aunque los italianos son considerados actualmente por la mayoría como los maestros en la fabricación de calzado y de productos de cuero, hay un área en la cual los británicos todavía están a la cabeza y es el famoso "brogue" (chiripiado), zapato tosco y claveteado,. El "brogue" tiene una larga historia. El nombre viene de brog, palabra gálica que significa zapato. La práctica de "broguing", perforar los zapatos, se originó en la Edad Media, como un tipo de calefacción central personal: los zapatos tenían huecos para dejar entrar el agua, la cual era calentada luego por el pie. Las perforaciones también permitían que saliera el exceso de agua.

Pero fue en el siglo XIX cuando empezó a desarrollarse el chiripiado tal como se conoce hoy. En la década de 1850, la simple perforación era ya solamente superficial en botas tobilleras y, a medida que avanzó el siglo, los estilos fueron siendo más elaborados y se introdujo el "gimp", o borde estriado en la puntera (suela volada). La elegante sobre puntera halada se popularizó durante el cambio de siglo. El estilo halado en forma de era particularmente popular.

Hoy en día el estilo chiripiado ha evolucionado hacia dos tipos de calzado: el zapato medio "brogue", con puntera recta, y el "brogue" completo, con puntera halada en forma de W, y que definitivamente está llena de perforaciones. El chiripiado queda bien en cuero negro y café y en Inglaterra el medio "brogue" es considerado como uno de los zapatos más versátiles en el guardarropa masculino. Empresas como Churchs, Grenson y Jones son reconocidas mundialmente.

Aunque las variedades son infinitas, recuerde que los zapatos clásicos pueden costar más, pero están a la moda por más tiempo. Y cuando vaya en busca de zapatos, de nuevo recuerde que los detalles hacen al hombre.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?