| 6/1/1995 12:00:00 AM

Lloyd's Pub

Carrera 14 No. 94-26 o Tels.: 6160499 y 6103169 o Telefax: 6101327 El restaurante abre todos los días menos los sábados. Precio aproximado para dos personas, sin licor, $50.000.

El pub tiene su origen en Inglaterra, y viene siendo un híbrido entre la taberna y el prosopopéyico club de abolengo. Desde luego los Pubs tuvieron tanta aceptación que trascendieron la conservadora insularidad británica y proliferaron por las ciudades más importantes del viejo continente. El desenfado de la barra donde apurarse unas copas, junto al confort íntimo del salón con luz de veladores para degustar tragos largos, fue la fórmula mágica que le dio carta de residencia al pub en la ciudad a donde fuera.

En Bogotá, como buena capital cosmopolita, no podía faltar el pub, y Lloyd's, además de cumplir a cabalidad como sitio de copas, ex tendió su oferta metiéndose en el arte mayor de la gastronomía, para romper con la tradición de mero santuario del licor que tenían los Pubs tradicionales.

La verdad es que el experimento gastronómico de Lloyd's ha dado resultado. La carta es variada aunque no demasiado amplia en algunos apartados como los de pescados y mariscos, algo comprensible por la limitada oferta de frutos de mar frescos que tenemos en Bogotá. Pese a tal limitación, Lloyd's ofrece Langosta a $24.990 y Salmón de Noruega a $14.990.

En cuanto a las aves, la minuta que se anuncia como habitual tampoco ofrece más que pollo: $13.990 y pato a $11.990. Pero en Lloyd's hay un menú de 24 kilates que es un verdadero as bajo la manga. Eso sí, los 24 kilates nos anticipan que los platos se tasan a precio de oro. Veamos someramente: Ganso Ahumado de Perigord $15.990, Faisán Ahumado de Escocia $15.990, Anguila Ahumada de Noruega $13.990, o Foie Gras de Ganso Entero $67.990.

En el menú de 24 kilates también están los caviares; pasarles lista es, además de un deleite del paladar, una lección sobre el tema. Así, la clasificación explica el caviar Imperial, y nos cuenta que en alguna época estaba reservado para la familia del Sha de Irán; precio del Imperial $149.990 por 50 gramos. Después viene el caviar Beluga a $98.990, el Oscietre a $76.990, o el Sevruga a $71.990.

Sin embargo, si no se trata de tirar la casa por la ventana, una crema de caracoles al jerez vale $5.990, o una sopa de vegetales, albahaca y ajo $3.990. Y como segundo plato se puede comer el Steak Lloyd's en salsa bávara flambeado con Armagñac por $11.990 o una trucha con mantequilla de caracoles y pimienta verde por el mismo precio. Cabe puntualizar que la sazón en cremas, pescados y carnes es lo suficientemente suave como para resaltar el sabor que subraya cada oferta (tomillo, albahaca, ajo, mostaza o finas hierbas, según el plato).

Los postres aun siendo poco surtidos son ricos y sus precios van de $3.990 a $4.990. La carta de vinos es relativamente amplia en cuanto a caldos chilenos y franceses. De los vinos españoles están apenas representados unos cuantos riojas y el joven Marqués de Cáceres a $35.000 botella, lo cual no es mucho frente al francés Chablis (Domaine Oliveira) de $70.000, o la Champaña Dom Perignon-Brut de $250.000 pesos. También hay un par de vinos alemanes, portugueses, y no más de cuatro argentinos.

Pero como pub que se respeta, Lloyd's cuenta con otras seiscientas marcas de licores y es el paraíso de los buenos catadores de whisky. Son muy pocas las marcas de la legendaria bebida escocesa ausentes en Lloyd's y el precio por botella va de $72.000 Grant's a $370.000 Sello azul o Chivas Royal Salute.

Por último Lloyd's extiende su buen servicio a las empresas y ofrece salones para desayunos, almuerzos y cenas de trabajo. Un sitio ideal para hacer óptimos trabajos y negocios, sobre todo si éstos son rentables.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?