| 8/1/1993 12:00:00 AM

La vida es un juego

La calidad de los juegos nacionales no es la mejor. No es de extrañar que los niños prefieran los importados.

No hay nada más desconsolador para un niño que un juguete o un juego de mala calidad. Imagínese la emoción que un nuevo juego o rompecabezas produce en un niño o niña de seis años, para que se le desbarate después de algunos días de uso. Un buen juego de mesa debe tener las siguientes cualidades:

1. Debe ser divertido para el niño.

2. Debe ser algo con que el niño pueda jugar varias veces sin aburrirse, y adquirir confianza por que algunas veces gana y otras veces pierde.

3. Debe ser grato al tacto y a la vista, que invite a tocar y a jugar.

4. Debe ser resistente y durable y garantizar _que si se pierde una pieza no quede inservible, con excepción obvia de los rompecabezas.



DINERO envió a seis niños a comprar juegos hechos en Colombia y los compararon utilizando los anteriores criterios.

El primer juego que los niños compraron fue CRUCIGRAMA (en inglés SCRABBLE), hecho por Ronda Ltda. El juego está basado en una buena idea: los niños pueden jugar con los adultos, les ayuda a aprender vocabulario, es un desafío y es diferente cada vez que se juega -El juego que vende Ronda está lleno de problemas. Las letras vienen pegadas unas de otras, son hechas de plástico liviano con una letra impresa. Los cuadros no se separan fácilmente y a ningún niño le gusta trabajar antes de jugar. Los cuadros quedan con pedacitos de plástico adheridos de los bordes, lo que impide colocar las letras en forma regular, quedando desniveladas en el tablero . Las piezas son livianas y poco atractivas. Si mamá pisa una, se rompe y esto afecta los juegos posteriores.

Lo peor de todo son las bases que cada jugador tiene para sostener las letras mientras juega, pues son de un plástico ordinario que se rompe fácilmente y están mal diseñadas: cuando las letras se colocan en la base, los otros jugadores pueden verlas. El tablero no está mal, pero los colores podrían ser más brillantes y más atractivos para los niños. Las versiones europeas y americanas tienen piezas y soportes de madera.

Y ya que es un juego que se puede disfrutar por años, ¿no vale la pena invertir en uno que dure un poco más?

BINGO - RONDA es un juego que cualquiera que conozca los números y las letras puede jugar. La manera como está hecho no facilita el juego. El juego viene con un tablero de control (de calidad aceptable), 40 cartones (no recubiertos de plástico) y fichas. El niño tiene que desprender 500 fichas del cartón antes de jugar. Luego mamá va a encontrar fichas por toda la casa y empezará a botarlas a la basura, pues son sólo pedacitos de cartón. El mayor problema es que las fichas con los números también están hechas de cartón ordinario, muy delgado y fácil de perderse o romperse. Si el fabricante quiere mejorar su producto, las fichas y los cartones deben ser más resistentes, cubiertos de plástico, para que madres y empleadas no los boten a la basura. Además, el juego duraría más.

BATALLA NAVAL es un juego popular, en el que dos jugadores tratan de "hundir" los barcos de guerra del contendor, adivinando dónde están los barcos en el tablero perforado. Está fabricado por ESTRA. Felicitamos al fabricante por poner a un niño y a una niña en la tapa de la caja, en lugar de dos niños. Encontramos que el juego es resistente, aunque un tablero se rompió en una esquina y no se sostenía bien después. Sugerimos que refuercen las bisagras. La principal queja de los niños fue que las estaquillas no siempre entraban en las perforaciones, especialmente aquellas en la parte superior de las cajas, que se usan para llevar la cuenta de los barcos hundidos. Viene con suficientes estaquillas adicionales, de manera que si mamá bota algunas que encuentre en el piso, el juego no queda automáticamente inservible. También los adultos pueden jugar, aunque el juego a veces es lento, debido a la demora en colocar las estaquillas en las perforaciones. Los padres deben tener cuidado de que los niños pequeños no se metan las estaquillas en la boca.

Los juegos educativos son más populares entre los padres que entre los niños. DACTIBINGO es un bingo con un truco: las fichas y cartones son en inglés, con ilustración. La caja dice que las fichas son bilingües. Bilingüe significa dos idiomas, pero las fichas están impresas . sólo en inglés. El niño puede aprender a LEER la palabra en inglés, pero no a pronunciarla a menos que uno de los jugadores hable inglés. El juego está hecho por DACTILIN Ltda. La idea es buena y puede ser divertida para los niños, que juegan y aprenden al mismo tiempo.

Los cartones y las ilustraciones están llenas de colorido, pero las fichas son todas azules y tienen que ser cortadas antes de jugar. No hay fichas adicionales para el caso de que alguna se pierda, lo que exige sumo cuidado en el uso del juego. Este también debe contener una bolsa o sobre para guardar las fichas y así evitar el problema.

También probamos dos juegos que requieren pilas, PULGAS LOCAS y OPERACION. Ambos son fabricados por Milton Bradley, son divertidos y enseñan coordinación física.

PULGAS LOCAS tiene un lecho plástico (de calidad aceptable) con muchas pulguitas de plástico (de buena calidad), las que los niños (o los adultos) deben agarrar con unas pinzas plásticas (de buena calidad). No es fácil, pero los niños disfrutaron el reto. Un pequeño motor sacude la "cobija" de cartón encima del lecho. Encontramos algunos problemas después de mucho uso: cuando las pilas empiezan a agotarse, el motor no funciona bien; de manera que las pilas se convierten en un gasto grande para mamá. Si no hay pilas, no hay juego. El interruptor también se cayó de su sitio después de algunos días. Felicitamos al fabricante por incluir suficientes pulgas, de modo que si algunas se pierden o se botan, se puede seguir jugando.

OPERACION es otro asunto. El juego consiste en un cartón con una figura humana, con un tablero metálico debajo, en el que se han colocado "huesos". La idea es usar pinzas de metal para sacar los huesos sin tocar el tablero metálico, o se encenderá una nariz roja. Esto también requiere pilas y el mecanismo para colocarlas está mal diseñado. Nuestro juego empezó a desbaratarse rápidamente. Primero el espacio para las pilas no permitía que éstas encajaran bien. A las pocas horas las pinzas estaban torcidas y era difícil usarlas. Al segundo día, faltaban "huesos" y era imposible reemplazarlos. ¿Le costaría mucho más al fabricante proveer dos juegos de "huesos" al poner el juego en el mercado e incluir pinzas de mejor calidad?

Tenga este tipo de problemas en cuenta cuando vaya a comprar algo para un niño. Trate de que el juego sea apropiado para su edad e intereses. De lo contrario, recogerá polvo en el closet hasta que el niño llegue a la adolescencia y mamá lo bote.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?