| 10/13/1998 12:00:00 AM

La República de fiesta

Los malecones de Santo Domingo les ponen el sabor a las fiestas navideñas. Prepárese para rumbear y también descansar.

Por naturaleza, los dominicanos son muy fiesteros. Esto se hace más evidente durante la época decembrina, cuando los hoteles tienen lleno total y a la isla acuden turistas de cualquier parte del mundo.



Los hoteles tipo resorts ofrecen fiestas privadas con las orquestas de merengue más famosas del momento y cenas especiales para Navidad y Año Nuevo. La comida típica para esos días es el lechón asado, relleno de arroz y fríjoles, los pasteles en hoja de plátano y una gran variedad de frutas.



Si piensa ir para esta época, vaya preparado pues la fiesta comienza a las 8 de la noche y termina en la playa a las 7 de la mañana del día siguiente.



El famoso malecón de Santo Domingo se llena de orquestas en cada esquina, de ahí que se le conozca como la "discoteca más grande del mundo".



La capital se adorna con fuegos artificiales, luces, árboles y decoraciones tropicales. Además, existen los famosos "aguinaldos", que son grupos de gente que cantan en las calles hasta la madrugada.



Aunque en cada área turística se hacen fiestas, sobresalen las de Puerto Plata, que también posee un malecón un poco más pequeño que el de Santo Domingo, pero en el cual se disfruta igual, con orquestas al aire libre.



El primero de enero, después de la larga celebración, se acostumbra tomar un baño en el mar para la buena suerte durante todo el año que inicia.



La cuna de América



Además de gozar de las fiestas, es imposible pasar por República Dominicana sin visitar la zona colonial de Santo Domingo. Es la ciudad más vieja del continente, razón por la cual la OEA la designó la "Cuna de América".



Allí se encuentra la primera catedral, el primer hospital, el primer convento y la primera universidad de América. Por toda esta riqueza cultural e histórica, el sector colonial de la capital fue declarado Patrimonio Histórico Mundial por la Unesco.



Si lo que le gusta es tenderse al sol todo el día, en Punta Cana, al este del país, están las mejores playas de la isla, de arenas blancas y aguas más cálidas que en cualquier otro lugar. Puerto Plata, al norte, es famosa por sus playas, resorts y sus artesanías elaboradas con ámbar.



Para los amantes de emociones fuertes, hay un safari en medio de las plantaciones de caña, ubicadas entre La Romana y San Pedro de Macorís. Durante el recorrido se visitan exóticos poblados, ríos y montes.



También podrá ir a Saona, conocida como la "isla del amor", por sus hermosos paisajes. Estas y otras excursiones por la isla son ofrecidas por Temptation Tour & Travel, una compañía de turismo especializada en manejo de grupos.



República Dominicana ofrece al turista una extensa gama de opciones para la diversión. Un clima excelente, playas de arena blanca, cultura, historia y vida nocturna. Además de la tradicional hospitalidad del dominicano.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?