| 3/1/1995 12:00:00 AM

La novela del mes Entre la vida y la muerte

Paula, de Isabel Allende, es una novela de intensa desnudez existencial, donde la autora recorre todos los vericuetos de su pasado, mientras acompaña a su hija en coma.

En octubre de 19941a editorial Plaza & Janés publicó la última novela de la escritora chilena Isabel Allende. Esa novela, desgarrada y visceralmente autobiográfica y cuyo nombre es Paula, se inicia a partir del relato de un hecho dramático y verdadero que le acontece a la autora; la extraña enfermedad que sufre su hija Paula, la porfiría, que la conduce a un estado de coma profundo durante casi un año y posteriormente determina su muerte. Isabel Allende asiste y acompaña a su hija en esa progresiva disolución y fuga hacia la muerte y allí, frente a esa silenciosa compañía de la hija, empieza la construcción de esa obra que es también reconstrucción íntima y secreta de todo un universo de recuerdos y vivencias personales, que le posibilitan abrir las puertas selladas que llevan al interior del proceso de su creación literaria.

Sobrecoge y seduce este hermoso libro escrito desde los propios umbrales del dolor. Un dolor que obliga e impone una serena sinceridad para mirar el universo social y personal sin intermediaciones y sin máscaras. Que obliga a mirarlo sólo bajo la compulsión de lograr su pleno y lúcido desciframiento. Novela de intensa desnudez existencial, donde Isabel Allende recorre todos los vericuetos de su pasado, donde hurga y narra todos aquellos episodios de la vida familiar y personal, que usualmente todo novelista pretende mantener ocultos, o al menos sólo aspira a narrarlos en un tipo de obras como las llamadas memorias. Y como la biografía es una especie de espacio de convergencia donde se unifican y se dan cita el yo personal y el espectáculo social que acontece fuera de nuestra conciencia, necesariamente la obra de Isabel Allende se ocupa de indagar sobre muchos de los acontecimientos de la historia reciente de su país. Episodios sobre los cuales ella nos brinda un testimonio de excepcional validez y cercanía, pues entre otras cosas recordemos que la escritora es sobrina del sacrificado presidente socialista Salvador Allende.

Por todas estas circunstancias, Paula es una novela de exquisitas y profundas resonancias humanas. Una novela de indagación e interrogación sobre el sentido de la vida y de la muerte. Una novela que busca sondear en los espacios un poco enigmáticos y misteriosos que posibilitan la creación literaria. Una novela donde los más profundos y verdaderos sentimientos se anudan y condensan para ser contados con una delicada magia narrativa.

En esta novela de Isabel Allende estamos muy lejos de reconocer eso que puede ser una virtud o un equívoco estigma, el que ella sea

considerada como una especie de García Márquez femenino. Aquí el lenguaje es conciso, la expresión poéticamente mesurada. No hay nada de avasallantes espejismos, sino realidad dramática y verdadera, contada y elaborada desde el sufrimiento para dar testimonio de lealtad y compromiso con la vida y con la historia. No hay artificios, ni exuberancias ni exotismos que nos conviertan la novela en una desmesurada ficción para configurar nuevos espacios de realismo mágico. Novela tema, íntima e intimista, delicada y hermosa. Novela que ayuda más que nada a vivir, antes que a soñar o a invitamos a perdemos en fantasías placenteras.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?