| 12/17/1999 12:00:00 AM

La macro de la cinta pegante

Rudiger Dornbusch, en entrevista con Dinero, advierte que Colombia está aplazando las soluciones a los problemas, lo cual ha generado un ambiente de gran inestabilidad.

Rudi Dornbusch es un analista económico y político que se destaca por un profundo conocimiento y una gran irreverencia. Este economista alemán es el autor de los textos de macroeconomía más leídos por los estudiantes latinoamericanos en los últimos 20 años. Es, desde hace dos décadas, el profesor de macroeconomía internacional del MIT, la célebre universidad estadounidense. Es el alumno predilecto y seguidor más asiduo de Robert Mundell, el ganador del premio Nobel de Economía de este año. A comienzos de diciembre estuvo en Bogotá, en un seminario sobre la economía andina, organizado por el Banco Santander. Dinero dialogó con él.

¿Cómo encuentra usted In economía colombiana?

Colombia, el país de la macro estable, está haciendo agua, porque resulta cada vez más difícil gobernarlo El diagnóstico económico es sencillo: persiste un ex ceso de gasto generalizado que ya no es financiable Este endeudamiento generalizado contrasta con un. política económica concentrada en una multitud de cosas pequeñas. Una Scotch Tape Economic Policy: l. macro de la cinta pegante, solo para evitar que se desborden los problemas, pero no los resuelve. Co lombia se derrumba y el nuevo gobierno no traje una política económica muy interesante. Enfrenta un problema conocido de economía política: nada quiere disciplinar a los políticos, que ya no quieren una economía estable. Su proceso de apertura políti ca tiene malos dividendos para la economía.

Pero Colombia acudió al FM( con un programa macroeconómico ortodoxo, y el gobierno cree que tocamos fondo y que en poco tiempo creceremos 5v%... Al FMI se acude a obtener reconocimiento internacional. Es como el mal deudor que busca caminar por el pueblo acompañado de un hombre rico, para hacerle creer a la gente que de pronto no es tan malo. El FMI ha sido mejor curando crisis que identificándolas con anticipación. Ustedes ahora tienen una recesión, pero están en proceso de generar una verdadera crisis. Lo que tienen ahora es la acumulación de malos hábitos de decisión, que se han vuelto muy riesgosos. La pregunta es si el gobierno se decidirá a evitar la gran crisis.

Sobre las predicciones, dudo. No creo que aun el acuerdo con el Fondo despierte euforia entre los inversionistas internacionales, con grandes ingresos de capital en el corto plazo. No veo a los inversionistas. El costo de la pérdida de reputación es muy alto. Ustedes no pensarán que el mercado andino sea la solución del futuro ni esperarán que los inversionistas internacionales lo crean. Ecuador está muerto, Venezuela está esperando para saltar a un abismo y Colombia sigue sin enfrentar sus problemas.

- ¿Cuál cree, entonces, que sea la evolución de nuestra economía en el futuro próximo?

El continuo déficit fiscal dispara la deuda pública. Me inquieta la magnitud de la deuda pública no reconocida que ahora comienza a verse. La sobre expansión del gasto ha generado mucha deuda mala, pública y privada, que no siempre podrá pagarse. Cuando se tiene abierto el crédito, en vez de resolver un problema se lo financia con un préstamo. La economía se vuelve más frágil, los créditos primero se encarecen y después se detienen... El círculo deja de funcionar. Esta situación no puede durar por siempre. Un dio no funciona más y... ¡boom! Con este desbalance fiscal y financiero, la economía es muy vulnerable a las malas noticias. Cualquier noticia que suba los intereses, crece el déficit y el valor de la deuda de todos. Y las malas noticias en el frente externo o con la guerrilla generan fuga de capitales, que Colombia ha tenido en forma sistemática pero nadie la quiere ver ni pensar en ella. Las fugas de capitales son explosivas y pueden conducidos a una situación muy crítica. A este ritmo, y si siguen aplazando las soluciones, veo una gran crisis en dos o tres años.

Pero Colombia no sola está en recesión, sino en medio de un agudo conflicto civil...

Como Rusia, Colombia está en la doble situación de un conflicto civil y una emergente inestabilidad financiera. Cada vez será más importante tener éxito en el frente económico, pata atraer inversionistas, porque, si no, ellos se irán a donde no tienen problemas civiles y los conflictos sociales de aquí crecerán.

Supongamos que usted es asesor del ministro de Hacienda o del presidente Pastrana. ¿Qué les diría? ¿Qué debelan hacer las autoridades, con el Presidente a la cabeza?

Les diría que pasan por una situación que puede ser resuelta, pero no de la pobre manera como lo han hecho. Por el contrario, se puede poner peor. Las grandes deudas en un sistema financiero tan débil los hace muy vulnerables. Con mala suerte, la situación podría empeorar. Remedios de poco alcance para un problema delicado conducen inevitablemente a un problema mayor.

Lo primero que deberían hacer es sanear completa e inmediatamente el sistema financiero y facilitar aún más la entrada de bancos

internacionales. Bancos bien regulados, sanos y bien capitalizados son la clave para desactivar esta bomba de tiempo. Lo segundo es deshacerse del banco central. No porque sus funcionarios sean incompetentes, sino porque tienen mucha discrecionalidad en el manejo de la tasa de cambio.

Como lo expliqué en mi columna de Dinero (No. 98), yo haría una moneda dura. Hemos aprendido que el mercado de capitales es clave para lograr la estabilidad. Hay malas experiencias cuando los gobiernos tratan de manipular tanto la economía. Los inversionistas sufren con las ideas brillantes de los gobiernos. La inestabilidad tiene un precio muy alto. Los inversionistas siempre pueden ir a cualquier otro país, no necesitan de Colombia. Quieren evitar sorpresas en la tasa de cambio, y eso se logra con la convertibilidad. Ello reducirá drásticamente el costo de capital de los negocios en Colombia.

No hay que enredarse mucho. Atenerse al dólar. Este cambio trae consigo una parte dulce: un descenso dramático en las tasas de interés, con gran impacto en la situación fiscal de un gobierno endeudado. También permite una recuperación inmediata para una economía en recesión y, además, fortalece al gobierno. No hay cosa peor para un país y para los inversionistas que un gobierno hablando a toda hora de crisis. Con un nuevo arreglo cambiarlo, en vez de seguir negando responsabilidades, comienzan a darse respuestas.

Los eventos de la última década cuestionan muchas creencias. Más que un banco central independiente, se requiere un país independiente de un banco central A

Un sistema financiero limpio y una currency bordd, como en Argentina y Hong Kong, han dado buen resultado-

El caso más interesante y menos discutido es Italia, que estuvo plagado de problemas financieros, fiscales y sociales por muchos años, disipados rápidamente con el ingreso al euro, la moneda común europea-

¿Propone entonces cambiar la discusión sobre un banco central independiente del país por la de un país independiente del banco central?

La mejor independencia es una tasa de cambio estable- En una economía con poca integración financiera, la tasa de cambio flexible hace muy buenas cosas, porque se ajusta fácilmente- Pero en una economía abierta y financieramente inestable, los movimientos mismos de la tasa se vuelven parte del problema- Con la nueva delincuencia financiera internacional, la tasa de cambio se ha vuelto más importante y su uso discrecional más costoso para el país.

En el mundo globalizado de hoy, hay que ver la tasa de cambio, más que como factor de competitividad en los mercados de bienes como factor de confianza en los mercados de capital- En este mercado se paga una cuota muy alta por una discrecionalidad cambiaría. Cuanto más inestable financiera y políticamente sea una economía, mayor es el premian que paga y menor el crecimiento económico. La estabilidad macro es la clave para el crecimiento de largo plazo- En esto, contrario a lo que leí en la entrevista de Dinero a Moisés Naím, el Consenso de Washington sigue más vivo y coleando de lo que muchos de sus políticos creen- - ¿Cuáles son sus predicciones sobre los temas que ganarán preeminencia en la discusión internacional en los próximos cinco años?

Las discusiones de la economía internacional siguen dominadas por los eventos de la economía estadounidense. Hasta hace poco, muchos analistas creían en su colapso. Hoy, lo aseguro, no hay chance- Estados Unidos sigue haciendo bien la tarea. Aun limitado por la escasez de mano de obra, el crecimiento económico seguirá jalonado por los avances en la tecnología. Europa, que no ha sido una economía muy interesante, gradualmente llegará a serlo- Japón está tratando de volver al crecimiento sin arriesgar el balance nacional y el mundo estará a la espera de cómo pagará las cuentas de sus errores en la última década.

Para los países latinoamericanos, el Nafta vendrá para todo el continente, pero no tan rápido como lo requiere y sería mejor integrar los mercados de capital desde a la necesidad de nuevos arre cambiarlos tomará fuerza. Me será el primero- Habrá sorpresa con la llegada del nuevo gobierno la moneda dura puede ser relente para sus vecinos- Ecuador es borde de una hiperinflación, desarrollando en cámara lenta lo sus síntomas alimentados por las decisiones del gobierno. Y Venezuela está extasiada con r buenos precios del petróleo disminuyen la urgencia de prender reformas estructural obtener un nuevo arreglo can río. El Cono Sur es una vez má buen laboratorio. Chile ha tenido grandes equivocaciones recientemente. Cuando llegó la crisis asiática banco central independiente obsesionó por la inflación. Su ron los intereses y generaron recesión aún mayor- ¿Por qué la recesión que tienen? poseer un banco central independiente y loco- ¿Por qué darle soporte a alguien que solo hace mido en los mercados? Y no hablo de Colombia, sino de Chile. Haber cerrado el banco central habría traído grandes beneficios. En Argentina, por el contrario, la moneda dura generó confianza en la economía y permitió continuar la reconstrucción fiscal y financiera a pesar de la crisis y del cambio de gobierno- Yo solo espero que Colombia no busque la mezcla del modelo económico rentista venezolano y del modelo político bloqueante ecuatoriano, y que mire más la experiencia Argentina en vez de repetir los errores chilenos-

- Finalmente, ¿qué lo sorprendió más de esta visita a Colombia?

Me inquieta mucho entender lo que se habla. Las veces que he venido en los últimos 8 años todo el mundo está dedicado a hacer nuevas leyes. Hagan menos leyes y tomen más y mejores decisiones. Esta vez veo que todos hablan de los problemas financieros- Eso es típico de una economía que va hacia la delincuencia financiera: la pérdida de la voluntad de pago- Con la experiencia internacional y la propia historia del país, el gobierno actual cuenta con un menú de opciones mucho más amplio y seguro de lo que debe y podría hacer- La confusión sobre el futuro del país y el creciente escepticismo entre inversionistas nacionales e internacionales se deben enfrentar con grandes decisiones de gobierno- En Colombia hay necesidad, otra vez, de un consenso mayor en la política económica para enfrentar los problemas económicos que ustedes no quieren ver y los problemas de economía política que ustedes no quieren enfrentar.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?