| 6/1/1993 12:00:00 AM

Hollywood frente al cambio

Al igual que muchas de sus estrellas que están envejeciendo, Hollywood se mantiene bello a base de cirugías reconstructoras.

Para mantenerse en buenos términos con su público, Hollywood se está renovando.

El director de los estudios Disney, Jeffrey Katzenberg, refiriéndose a las ventas de US$ 4900 millones de la industria del cine el año pasado, comentó: El hecho de que a un negocio le vaya tan bien como a éste en un año que presenció la más devastadora recesión en décadas, sólo confirma que cuando le damos a nuestro público buenas películas, la gente vendrá en multitudes. Y aunque los costos de producción y mercadeo disminuyen enormemente las utilidades, Hollywood se las ha arreglado para mantener al público en los teatros.



Unforgiven (Sin Perdón), que obtuvo el Oscar al mejor director y a la mejor película, es lo que Estados Unidos reconoce como lo mejor que se pudo hacer en el 92. Lo cierto es que Hollywood no sacó buenas películas; simplemente los estudios tuvieron suerte. Películas como Waynes World (El Mundo de Wayne), que tuvo que ser filmada y reeditada tres veces para darle la duración de un largometraje, fue la tercera película en obtener mayores ganancias el año pasado. La película es definitivamente mala.

Una manera de obtener grandes utilidades para la industria es evitar los riesgos de la creatividad.

En lugar de hacer películas originales, se optó por las segundas partes: El Regreso de Batman, Arma Mortal 3, Home Alone 2 y nuevas versiones de los clásicos: Sommersby (El Regreso de un Extraño) y Drácula. Sólo se puede hacer una cantidad limitada de segundas partes. Por lo tanto, la tendencia del cine de Hollywood debe evolucionar y ojalá de mejor calidad.

Quizás con la Guerra del Golfo que se presentó en CNN a la manera de un interminable programa de juegos, y la paliza de Rodney King que fue mostrada una y otra vez como un mal recuerdo, la gente haya decidido que la realidad contiene suficiente violencia gráfica como para verla repetida en las películas. Ha habido grandes protestas en contra de películas a lo Rambo, que reflejan el axioma de la violencia por la pura violencia. Aunque Bajos Instintos con sus ventas de más de US$ 300 millones incitó una embestida de películas de cuasi sicosuspenso como La Mano que Mece la Cuna y Cuerpo del Delito, Hollywood está siendo presionada para que suavice el tono de sus temas.

El año pasado, de las veinte películas que obtuvieron más ganancias (basadas en la proporción entre costo de producción y ventas brutas de taquilla), sólo cinco contenían violencia gráfica. Lee Chou, gerente de publicidad y mercadeo de la Columbia TriStar en Colombia, comentó: Va a haber menos violencia en el cine. Por ejemplo, hay una nueva película llamada El Ultimo Héroe de Acción con Arnold Schwarzenegger y un niño de diez años. Tendrán una relación muy tierna. Habrá acción, pero no violencia. Maitland Pritchett, gerente general de United International Pictures y Presidente de la Motion Export Association en Colombia, está de acuerdo. Las películas que dos estudios) están haciendo están más orientadas hacia la familia.

Las historias de los directores derrochadores que gastan cantidades exorbitantes de dinero en proyectos sin sentido práctico parecen más ficticias que las películas que hacen. Desde que John Ford rodó una película en el África sólo para poder cazar elefantes en su tiempo libre, los directores han arrojado presupuestos al viento, derrochando en exceso.

Pero con la recesión aún produciendo efectos devastadores en el pueblo norteamericano, el otro cambio que Hollywood debe hacer es en sus presupuestos. Lee Chou comenta sobre Columbia Pictures: Sí, estamos tratando de reducir presupuestos. Estamos haciendo películas que cuestan US$ 12 millones, películas, señala Lee, como California Man y Blood in Blood out (Sangre por Sangre), que se está presentando actualmente en Colombia. La tendencia es tratar de conseguir directores muy jóvenes y nuevos, por ejemplo Robert Rodríguez, quien hizo El Mariachi. Chou se refiere a una película que Rodríguez realizó con US$ 7.000 y fue adquirida por Columbia Pictures.

Las películas con bajos presupuestos tienden a ser guiones manejados por la trama, bajo conceptos animados por los personajes y el diálogo, no por trucos como un reparto de estrellas o complejos efectos especiales. Pero surge la pregunta ¿Es esto suficiente para atraer a las masas? ¿Puede Hollywood disminuir la violencia, reducir sus presupuestos y conservar satisfecho en sus butacas a un público acostumbrado a una diversión de disparos rápidos?

Esta es una pregunta particularmente delicada en Colombia La gente se está hastiando de la violencia aquí también.... Pero mientras haya mucha acción y suspenso, pienso que la gente seguirá yendo al cine afirma Lee. Tanto Lee como Pritchett están de acuerdo en que las películas de acción son las más taquilleras. También atribuyen las ventas a estrellas de gran renombre como Stallone y Schwarzenegger. La realización de estas películas es por lo general sumamente costosa y probablemente se volverán menos comunes.

Colombia tiene sus propios problemas, que han afectado también el negocio: la inseguridad es el principal. En Bogotá, donde según Chou, se obtiene entre el 40% y el 50% de las ganancias de taquilla, el problema consiste en que se está volviendo muy peligroso ira cine. Las funciones nocturnas no están dando resultado. Sólo el matinée y la vespertina . Pritchett lo confirma y agrega a la lista de problemas el aumento en el costo de las entradas, la mala situación de los teatros y la piratería de los videos.

No sería difícil para Hollywood hacer mejores películas, pero ciertamente no pueden hacerlas peores. Y quizá la manipulación del espectáculo puede ser la que lleve al público de Estados Unidos y del exterior a desear películas de mejor calidad.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?