| 6/1/2000 12:00:00 AM

Hacer capital voluntario

Los fondos de pensiones voluntarios son una opción muy atractiva a la hora de pensar en un ahorro rentable para el futuro.

En la quincena no todo es felicidad. Ver lo que queda del salario después del descuento por retención en la fuente puede llevar a la rabia instantánea. En lugar de quejarse, tome cartas en el asunto. Empiece a trabajar para bajar su base de tributación y, asegure un buen ahorro de largo plazo.

Los fondos de pensiones voluntarias son una de las opciones más atractivas que hay para bajar este tributo, ya que representan una exención de hasta el 30% del salario. Estos también funcionan bien para aquellos cuyo salario no genera retención en la fuente, porque permiten ahorrar casi sin darse cuenta y generan una buena rentabilidad.

Otro punto importante es que esa plata no se utiliza solo para pensionarse, como sí ocurre con los aportes obligatorios que se hacen a las Administradoras de Fondos Privados de Pensiones (AFP). El dinero que reciben los fondos voluntarios de pensiones puede destinarse a otros gastos significativos en la vida, como pagar una carrera profesional, comprar una casa o irse de vacaciones. Sin embargo, para poder gozar del beneficio tributario, los depósitos por aportes y los rendimientos deben permanecer en los fondos durante cinco años. De lo contrario, se hará el descuento por retención en la fuente que no se hizo inicialmente.

Cómo funcionan

Los administradores de los fondos de pensiones voluntarias, que a su vez manejan las pensiones obligatorias, reúnen el ahorro de muchas personas, lo que permite que los pequeños ahorradores se beneficien de una gran variedad de opciones de inversión a los que solo se puede acceder con grandes sumas de dinero. Todo lo que el usuario debe decidir es cuánto puede ahorrar cada mes y en qué le gustaría que invirtieran sus aportes, ya sea en pesos o en dólares.

Para llegar a establecer estos criterios es básico establecer qué tanta tolerancia al riesgo tiene el cliente. Si escoge solo pesos, la entidad que administra el fondo invierte el dinero en un portafolio de inversión que, por lo general, está diversificado en títulos de renta fija (bonos, papeles de deuda, etc.) o en acciones de empresas colombianas. La otra modalidad es invertir en fondos multigestión, que manejan familias de fondos, denominados en pesos o en moneda extranjera. De esa manera, el cliente escoge en qué fondos quiere depositar sus aportes y la composición de su propio portafolio de inversiones. Lo único que el cliente no puede hacer es decidir qué acciones o títulos de compañías independientes deben comprar las familias de fondos en los que participa.



Medir el riesgo

El primer paso para conformar el portafolio es definir el perfil del cliente, es decir, las condiciones de tasa, plazo, monto y riesgo que puede asumir en sus inversiones. Este se diseña con base en las necesidades de liquidez del aportante, la etapa de la vida en que se encuentra, los ingresos que percibe y los objetivos de largo plazo.

Si es una persona joven, su perfil es más agresivo y podría estar muy orientado a invertir en acciones o títulos en dólares que ofrecen altas rentabilidades pero no ofrecen mucha seguridad. Así puede compensar las temporadas de baja rentabilidad con otras de muy buenos rendimientos. Cuando se trata de personas mayores, y con un perfil más conservador, lo más común es que prefieran las inversiones seguras, como títulos del Gobierno o títulos de bancos calificados con AAA.

No se necesita ganar mucho dinero para empezar a conformar un patrimonio. Lo más importante es comenzar a crear la disciplina del ahorro y aprender sobre la inversión de largo plazo.





UNA PENSION o UN CAPITAL



El tiempo es el principal aliado al constituir un patrimonio. Cuanto más joven empiece, mejor. Tenga claro cuál es su nivel actual de ingreso y cuál es el que aspira tener en el futuro.

Aumente los aportes al fondo a medida que se incrementa el salario. Los montos de apertura dependen de cada administrador y varían si los aportes se descuentan por nómina, o si abre una cuenta aparte. Si invierte en fondos en el exterior, este monto aumentará.



EL ATRACTIVO TRIBUTARIO



La legislación permite que hasta el 30% del salario esté exento de retención en la fuente, siempre y cuando tanto los aportes como los rendimientos permanezcan durante cinco años en el fondo. Si se retira antes de este tiempo sí constituyen ingresos gravables y los rendimientos se someten a una retención del 7%. Este beneficio no exime al beneficiario de obtener otros descuentos adicionales como por el crédito de vivienda (máximo $1'400.000 mensuales).



SU INVERSION



Al ahorrar en un fondo piense en el largo plazo.

Aproveche la asesoría financiera e infórmese. No tema preguntar aun lo más obvio: se trata de su propio dinero.

Diversifique el riesgo en términos de tipos de activos (renta fija o variable, acciones), cobertura geográfica (nacional o internacional) y moneda. Piense sobre su nivel de tolerancia al riesgo y de plazos. Recuerde sus objetivos a largo y mediano plazo.

Revise periódicamente el récord de rentabilidades de su inversión y, si es necesario, reajuste su portafolio.

Recuerde que aunque esté invirtiendo en dólares, sus aportes son en pesos y, por tanto, al retirar su dinero recibirá de vuelta pesos.

Muchos administradores de fondos de pensiones voluntarios cobran una comisión adicional por retiro anticipado.

Los rendimientos históricos no garantizan el desempeño futuro de un fondo.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?