| 8/1/1995 12:00:00 AM

Guerra bacteriana

Los teléfonos públicos y cajeros automáticos pueden estar más contaminados que los baños públicos.

Los microbios y las bacterias están en todas partes. Viven en todo lo que usted toca, empiezan a crecer en su piel en el momento en que usted sale de la ducha. Viven en sus intestinos. Y hasta sobreviven en la Antártida y en los más cálidos desiertos.

La buena noticia es que en su mayoría las bacterias y los microbios son inocuos. Si son ingeridos, casi todos son destruidos por los ácidos en el estómago o no pueden sobrevivir en el ambiente hostil dentro del cuerpo. La mala noticia es que hay algunas bacterias que no son inocuas, sobreviven y hasta se desarrollan dentro del estómago. Estos bichitos pueden causar cólera, botulismo, hepatitis o intoxicación.

Ningún país está más obsesionado por la limpieza y los microbios como el Japón. En el Japón cuatro veces la población de Colombia está apiñada en una tercera parte del espacio que tiene nuestra patria. En el invierno y en épocas de epidemias los japoneses usan máscaras para no contagiarse. Tienen tanto miedo a los microbios que pueden ser transmitidos en el dinero, que la compañía Hitachi ha inventado una máquina que desinfecta y luego plancha los billetes de yen. Las máquinas están situadas en las estaciones del tren y en las esquinas de las calles y se han popularizado bastante. La verdadera definición de lavado de dinero.

La empresa Pentel está fabricando un millón de esteros y lápices al mes cuyas barras están pintadas con antiséptico para destruir las bacterias. De este modo los japoneses le prestan su esfero a otros sin el temor de contagiarse de alguna enfermedad. Los esferos se venden muy bien en el Japón y es posible que se exporten pronto. Se han introducido otros productos antibacterial tales como papel para origami, manubrios de bicicleta y barras de karaoke que tienen micrófonos desinfectados.

Si los japoneses están tan preocupados por los gérmenes y las infecciones, ¿debelamos estarlo nosotros? ¿Cuál es exactamente el nivel de microbios que puede enfermarlo a usted? ¿Es realmente cierto todo lo que su mamá le dijo acerca de los baños sucios y de pescar una infección en baños públicos?



ES FÁCIL ENFERMARSE

Cada vez que una persona enferma tose, estornuda o simplemente respira, salen flotando en el aire pequeñas gotas portadoras de microbios. Si usted inhala estos microbios corre el riesgo de enfermarse también. El enfermarse o no depende de muchos factores, la mayoría tienen que ver con su estado de salud en el momento de encontrar estos microbios y de las condiciones de su sistema inmunológico.



¿POR QUÉ SIEMPRE ME ENFERMO DESPUÉS DE UN VIAJE EN AVIÓN

sted corre menos riesgo de enfermarse si viaja en un vehículo con las ventanas abiertas.

Los aviones presentan un gran problema en este aspecto. Obviamente las ventanas y las puertas no se pueden abrir en un avión, de manera que el sistema de ventilación del avión mantiene el aire puro. Pero no tan puro como antes. Los aviones antes bombeaban un 100% de aire puro en la cabina durante un vuelo, pero desde mediados de los años ochenta, para reducir costos, el aire puro se ha reducido a 50%. Es decir, 50% de aire puro y 50% de aire reciclado de la cabina. Esto significa que usted está expuesto a los gérmenes de todos los pasajeros del vuelo, quizá más de una vez.

La baja humedad del avión también hace que se sequen la garganta, la nariz y los labios, disminuyendo la capacidad de defenderse contra la infección. Le ayudará tomar bastante agua y usar un atomizador para la nariz cuando la sienta seca. Fuera de esto, mantener altas las defensas alimentándose bien y descansando bastante antes del viaje le ayudará a evitar que las infecciones se instalen en su cuerpo.



¿ME PUEDO ENFERMAR POR CAUSA DE MI PROPIO CEPILLO DE DIENTES?

H ay dos maneras de enfermarse por causa del cepillo de dientes: primero, si usted ha estado enfermo y se vuelve a infectar con el cepillo. Como el cepillo es húmedo y tibio, los microbios pueden vivir allí por mucho tiempo.

En segundo lugar, mantenga el cepillo de dientes lo más lejos posible del inodoro. Cada vez que éste se vacía, salen pequeñas partículas al aire y pueden aposentarse en el cepillo,.o en cualquier otra superficie.

Para estar seguro, guarde su cepillo de dientes lo más lejos posible del inodoro y preferiblemente en un gabinete. Si lo limpia con agua oxigenada y Listerine después de cada uso, evitará volverse a infectar.



¿ME PUEDO ENFERMAR SI UN PERRO ME LAME LA CARA?

A pesar de todo lo que usted ve hacer al perro, el viejo dicho de que la boca del perro es más limpia que la suya parece ser cierto. Los perros no parecen ser tan susceptibles a los virus y las infecciones como los humanos. Probablemente usted correrá un mayor riesgo de contagiarse de algo al besar a su suegra que al perro de la familia.



¿ME PUEDO ENFERMAR AL USAR UN TELÉFONO PÚBLICO?

En una sola palabra, sí Cuando usted usa algo que ha sido tocado por tanta gente, ese teléfono probablemente es un vivero de microbios. Incluso los teléfonos que parecen limpios probablemente están llenos de microbios. Estos tienden a adherirse más a superficies duras - como los receptores telefónicos y los botones de los cajeros automáticos que a las superficies suaves como la ropa. El tiempo que duran en estas superficies está determinado por el tipo de virus. Los microbios que causan resfriados o los virus pueden vivir algunas horas en una superficie dura; el virus A de la hepatitis, por el contrario, puede vivir hasta treinta días bajo las mismas condiciones. Los microbios llegan allí cuando alguien con un resfriado o virus respira o tose cerca a la superficie, o inclusive cuando la persona toca la superficie después de tocarse la nariz o la boca. Cuando utiliza un teléfono "infectado", usted puede respirar los microbios o pasarlos a su boca después de tocar la superficie del teléfono. A menos que estos microbios penetren en la boca o la nariz por las manos o se respiren, el contacto normal con el teléfono no lo hará enfermarse. Los microbios no pueden penetrar en una piel sana, la cual tiene la capacidad protectora de un guante de látex. ¿Entonces cómo protegerse de la enfermedad al tener contacto con artefactos tocados por centenares de personas diariamente? El uso de un pañuelo de tela o de papel al coger un teléfono público mantendrá sus manos libres de microbios. Pero lo mejor es lavarse las manos después de usar un teléfono público o un cajero automático.



LOS BAÑOS PÚBLICOS

Los baños son un terreno minado de microbios, pero no donde usted cree. Existen personas a quienes no les gusta entrar a Sus propios baños porque piensan que están llenos de microbios. Y sí lo están. Ya explicamos que cada vez que se vacía el inodoro, con el movimiento del agua salen al aire miles de partículas de bacterias que flotan hasta metro y medio. Es preferible taparlo antes de vaciar, de manera que algunas de las partículas se queden en la taza.

Pero, ¿y los baños públicos o de oficina que usa tanta gente, en donde gente extraña hace quién sabe qué? La sorpresa es que el verdadero riesgo de infección no está donde usted puede pensarlo. El inodoro no es en realidad el sitio más sucio en un baño público. Las manijas de las puertas, las llaves de los lavamanos y las manijas de los inodoros son en realidad los lugares que más se deben temer.

Para obtener una infección del asiento de un inodoro, deben ocurrir cosas poco probables. El asiento debe estar infectado por alguien con una herida abierta y usted debe también tener una herida abierta en su trasero y entrar en contacto directo con el área infectada. Sumamente improbable. Entonces tranquilo.



TEMAS PERSONALES

En vez de preocuparse por su trasero, debe preocuparse por sus manos. Los microbios muy probablemente tienden a vivir en esas superficies duras que usted tiene que tocar cuando entra y sale del baño. Después de usar las instalaciones públicas, debe lavarse con agua y jabón por treinta segundos, incluidos el dorso de la mano y las puntas de los dedos.

Las personas que saben de microbios con frecuencia cierran la llave con una toalla o un pañuelo de papel, porque tocarla después de lavarse hace inútil el lavado. Lo mismo ocurre con la manija para abrir la puerta -usar una toalla de papel para no tocar los microbios dejados por personas que no fueron tan cuidadosas como usted y no se lavaron después de usar el inodoro.



DINERO SUCIO

Olvídese de las donaciones políticas. Estas monedas que suenan en su bolsillo pueden estarlo enfermando.

Usted está llevando, tocando, pasando pequeñas piezas de metal y papel que son tocadas por docenas de personas al día antes de que lleguen a usted. En los viejos tiempos, el jockey Club de Bogotá literalmente lavaba y planchaba el dinero para sus socios. De nuevo, su mejor defensa es lavarse las manos después de tocar el dinero, pero especialmente antes de comer.



¿ME PUEDO ENFERMAR CON LOS BESOS DE MI NIÑO?

Es muy posible que la persona que más microbios tenga en su casa sea su pequeño hijo. Como los niños están en el colegio todo el día con otros niños que también se pueden enfermar, su hijo o hija probablemente tiene más resfriados que cualquier miembro de la familia, y como sus defensas aún no han madurado totalmente, se enferma con mayor facilidad.

Besar a su hijo en la boca o cerca de ella es una manera de multiplicar los microbios. Pero cuando un niño tiene un virus, generalmente es contagioso hasta por siete días.

Durante los dos primeros días generalmente no muestra síntomas, pero usted puede contagiarse del virus. No es mucho lo que se puede hacer, a menos que decida dejar de besar del todo a sus muchachitos.

Cuando un niño se enferma en la casa, se puede hacer algo para reducir el riesgo de infectar a los demás: mantener sus utensilios de comedor aparte de los hermanos y hermanas, y lavarlos en agua muy caliente. El uso de vasos de papel en lugar de vidrio en el baño reducirá el riesgo de propagar el resfriado antes de que aparezcan los síntomas.



ENVENENAMIENTO POR ALIMENTOS

El envenenamiento por alimentos es tan común en Colombia que rara vez le prestamos atención a no ser que le ocurra a alguien de la familia. Empieza con una bacteria común como la salmonela o el estafilococo, y normalmente se elimina del organismo en 24 horas. Uno siente los efectos a las cinco o seis horas de haber comido los alimentos contaminados.

Existen muy pocos microbios en todos los alimentos, pero en los alimentos contaminados, generalmente transmitidos por algún enfermo que los toca o por mala refrigeración, esos pocos microbios pueden convertirse en millones en su estómago en sólo unas pocas horas.

La contaminación de un alimento a otro es un problema común. Las bacterias de un alimento se extienden a otros al tener contacto en el mostrador o al usar la misma cuchara para mezclar los alimentos.

El trapo empleado para limpiar el mostrador puede ser una bomba de bacterias. Cámbielo a diario y lávelo en la lavadora o en el lavaplatos. Lo mismo con los secadores. Quizás una tercera parte de los pollos está contaminada con salmonela. Esta vive no sólo en el sistema del pollo sino también en los ovarios de las gallinas, los que contaminan a los huevos. Y así sigue el ciclo. La mayoría de los. microbios de salmonela se eliminan al cocinar y lavar, pero se deben seguir ciertas reglas para evitar la posibilidad de enfermarse por causa de los alimentos en su plato:

1. Lave todos los alimentos y verduras antes de comerlos. El pollo debe cocinarse hasta que no quede carne rosada ni roja cuando se abre. Las hamburguesas y demás carnes también deben cocinarse por lo menos hasta que no se vean rojas.

2. Cualquier alimento que haya estado a temperatura tibia por más de una hora puede estar contaminado. La ensalada de papas, el atún u otros alimentos con salsas cremosas son especialmente vulnerables a bacterias de estreptococo o estafilococo que crecen rápidamente; igualmente las carnes son excelentes recipientes de bacterias de estafilococo.

3. Contrario a la creencia popular, las salsas picantes no eliminan las bacterias. El ajo y la cebolla resisten a la contaminación mejor que otros alimentos, pero no eliminan las bacterias que ya estén desarrollándose.

4. El pescado debe cocinarse muy bien (nada de carne rosada) y en la mayoría de los sitios se deben evitar las ostras y las almejas porque el agua salada está tan contaminada, que éstas se han convertido en una enorme fuente de contagio. Se debe evitar el pescado en zonas donde son comunes el cólera y la hepatitis.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?