| 3/4/1998 12:00:00 AM

Gama baja, mercado grande

El desempeño del sector automotor depende en gran medida del comportamiento de los carros económicos en el mercado. Hay para todos los gustos, bolsillos y necesidades.

Son los más pequeños del mercado, los de menor cilindrada y los más económicos, pero su importancia es grande porque son el soporte del mercado de automóviles en Colombia. Su participación en el negocio de los carros particulares es del 52%. El año pasado dentro del total de ventas del sector automotor que incluye buses, 4x4 y otros, la gama baja de vehículos tuvo una participación del 37%.



Si bien cada casa automotriz maneja una definición y una segmentación diferente sobre la gama baja, en términos generales se puede indicar que el tamaño, el cilindraje inferior a los 1.500 c.c. y un precio que no supere los US$17.000 coloca un automóvil dentro de este segmento. A su vez, casas como Renault y Daewoo dividen este segmento en económicos pequeños y medianos.



En todo caso, el precio y la relación costo-beneficio en mantenimiento, rendimiento, repuestos y servicio son las principales razones para comprar estos carros.



A diferencia de años anteriores, los automóviles de esta gama disponibles en el mercado, vienen dotados, en su gran mayoría, con tecnología de última generación, línea moderna, inyección multipunto y un confortable espacio interior.



El perfil del comprador



De acuerdo con el precio, línea, espacio y equipamiento del vehículo varía también el perfil del comprador. Así, las parejas jóvenes prefieren el Ford Festiva. También es el favorito como segundo carro de familia. Su baúl es una de sus ventajas competitivas en este segmento.



El Chevrolet Sprint lo prefieren indistintamente hombres y mujeres profesionales entre 18 y 30 años. El Sprint es, muchas veces, el primer carro que una persona compra en su vida. También tiene muy buena acogida entre los universitarios.



El Corsa, por su parte, es el preferido de profesionales casados, entre 25 y 35 años. Este vehículo es el segundo carro que se compra, después del Sprint.



El Twingo, a pesar de su línea irreverente y moderna, ha cautivado indistintamente a personas de todas las edades. Este automóvil, que tiene una excelente imagen en Europa, ha seducido a profesionales de alto perfil. También es el segundo carro de la casa, el primer cero kilómetros o el preferido de los estudiantes.



En cuanto al Subaru Vivio, lo prefieren hombres y mujeres, por lo general, solteros entre los 20 y 39 años. Les atrae el respaldo de la marca y que el producto es 100% japonés.



El Kia Pride Pop, por su precio, atrae a empleados de cualquier edad. Es uno de los primeros carros que tiene una persona en su vida.



El Daewoo Tico tiene su mercado objetivo entre empleados y pequeños comerciantes. Frente a un usado y un Tico cero kilómetros, el comprador opta por este último vehículo. También se utiliza como segundo automóvil.



El Renault 9 es un carro familiar por excelencia, por espacio, tamaño del baúl y la adaptación a cualquier terreno gracias a su altura. Tiene un segundo aire debido a las modificaciones de su línea.



El Daewoo Cielo BX está también en la categoría de los automóviles familiares y la del segundo carro que tiene una persona en la vida.



El Hyundai Accent Next, por su parte, es un carro preferido por gente joven, de gustos no tradicionales, es su primer cero kilómetros.



Otros vehículos que compiten por este perfil de compradores de la gama baja son el Mazda 121 y 323 HE, y el Skoda Felicia Evolution 1.3.



Los grandes de los pequeños



Al ser éste el segmento más grande del mercado, la competencia por posicionar, colonizar y mantener los distintos modelos es igualmente intensa.



Colmotores es el líder de la gama baja, gracias a su respaldo de marca y a la presencia de dos de los modelos más vendidos en el 97, el Corsa, en el primer lugar y el Sprint, en el quinto. Tiene una participación del 31,4% del mercado.



Sofasa Renault le sigue el paso con un 23,6% de la torta de este mercado. Su promedio mensual de ventas es de 100 Twingos y 400 R-9.



Daewoo está en el tercer lugar con una participación del 10,7%. El Tico vendió 1.700 unidades en 1997 y es líder frente a su competencia directa, el Subaru Vivio y el Kia Pride. El Cielo BX vendió 2.166 unidades en el 97.



Mazda, Ford, Skoda y Hyundai se reparten gran parte del resto del mercado. El Vivio, Kia Pride y el Hyundai Athos, que entrará en el segundo semestre de este año, tratarán de penetrar y consolidarse en este importante mercado.



Los próximos kilómetros



Leonardo Bracho, gerente general de Hyundai Colombia, espera un gran dinamismo en este sector para el 98. Su única preocupación sería un aumento de las tasas de interés, ya que en este segmento el acceso a una cómoda financiación es vital. Otro aspecto que dificulta la comercialización de vehículos en Colombia es la estructura impositiva pues, por el tamaño del mercado, se deberían comercializar unas 250 a 300 mil unidades anuales. Pero, debido al nivel de impuestos que afecta este sector, esta cifra apenas superó en 1997 los 150 mil unidades. Aun así, este resultado se considera positivo.



Jetzair Torrens, gerente general de Ford Colombia, comparte la preocupación de Bracho acerca de la escalada en el costo del dinero, como un factor que puede frenar la dinámica de ventas del sector. En cambio, sostiene que la subida del dólar se compensa en parte con el alza en los salarios. En todo caso, espera que el sector automotor este año se acerque a las 140 mil unidades vendidas. Una de las razones de su optimismo es que el ciclo de reposición de vehículos que comenzó el año pasado no se ha cumplido en su totalidad.



Marcas como Kia y Subaru están atentas al comportamiento de la tasa de cambio. Sus expectativas para este año son optimistas, siempre y cuando el precio del dólar les permita seguir siendo competitivas.



Para Luis Fernando Castilla, director de mercadeo de Renault, en 1998 el segmento de los vehículos pequeños se va a consolidar y muchas personas se van a pasar de un carro usado a uno nuevo de este segmento. Considera, además, que el mercado de carros como el R-9 va a permanecer estable.



Este año, como en épocas anteriores, el desempeño del sector automotor dependerá de lo bien que les vaya a los de gama baja. Si las tasas de interés no suben mucho, el dólar se estabiliza y los créditos se siguen amoldando a las necesidades y posibilidades de los clientes, este año podría continuar el buen momento de la industria automotriz.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?