| 11/1/1995 12:00:00 AM

Futuro económico

DINERO presenta apartes de las intervenciones de los panelistas del foro "Futuro económico y político".

ALFONSO VALDIVIESO

Cuando se habla de los problemas que vive el país, causados por las investigaciones de la Fiscalía, se está hablando con impropiedad... esta coyuntura... de ninguna manera la ha generado la acción de la justicia, si algo puede esperarse de ella es que contribuya a enfrentar y a solucionar la crisis.

Resulta mucho más eficaz para la reducción de la oferta de crímenes aumentar la probabilidad de aprehensión y de condena que aumentar los castigos, con la impunidad tan desbordada.

Esas organizaciones han decidido... como estrategia, ampliar su campo de acción, no del delito propiamente dicho, sino de los tentáculos, ir creciendo para ampliar esa influencia, tender una red alrededor de la sociedad... las investigaciones de la Fiscalía están orientadas a cortar esos nexos del crimen organizado con la sociedad.

En Colombia perdimos veinte años, por eso... me sorprende que estemos de alguna manera conmovidos por los efectos que puede causar el estar saliendo... de esa horrible noche... es que salir de tanto tiempo de complacencia, de convivencia, de contemporización con unos fenómenos de ese alcance, pues no puede darse ni de la noche a la mañana ni puede ser sin sufrimiento y sin dolor, hay que de todas maneras entender que tenemos que pagar las consecuencias de ese comportamiento social.

Esta apertura se convierte en una caricatura muchas veces, cuando .. las importaciones son pagadas con dólares que necesitan pasar por esas lavanderías... entonces volvamos atrás en el esquema de apertura, no, la solución es combatir al crimen organizado.

Qué decir de la evolución en el sistema del control cambiario, la mayor libertad cambiaria que ganó el país... Esta libertad se puede convertir en un libertinaje insoportable cuando una parte importante de los flujos de moneda extranjera proviene de actividades ilícitas... puede concluirse que la solución no es... acabar esa libertad cambiaría, sino combatir el crimen organizado que precisamente ha impedido que opere adecuadamente ese régimen de libertad cambiaria.

A mí me preocupa que se cree la sensación de que Colombia está haciendo grandes esfuerzos para enfrentar el crimen organizado, no, está haciendo un trabajo que es mínimo frente a lo que debería ser... se ha dicho que Colombia no puede ser cuestionada porque los muertos que ha habido a raíz de esta lucha demuestran que el país ha enfrentado el narcotráfico, con qué valor y con qué decisión, yo digo lo contrario, si el país hubiera enfrentado ese fenómeno... pues cuántos muertos nos hubiésemos ahorrado.

Las organizaciones delictivas están dedicadas, todos sabemos, a ser las causantes de buena parte de los procesos de quiebra, de bancarrota de los empresarios que por muchos años han creado riqueza en nuestro país y ese es el desafío que tenemos.



NOEMI SANÍN

L a gente no sólo ya no cree, sino que ya no le importa no creer. Sólo nos quedaría como alternativa esperar que aparezca el Mesías salvador, que en estas crisis suelen ser más bien falsos profetas.

No creo que estemos condenados a convivir en medio de la violencia, la criminalidad, la impunidad, y el narcotráfico... nosotros mismos tenemos no sólo la responsabilidad, sino también la capacidad de ser los conductores de nuestro propio destino. Las responsabilidades son transferidas de los individuos al .sistema, o al pasado, o a supuestos enemigos que conspiran.

Creo que es necesario relanzar la apertura económica

que fue, ante todo, una apertura mental, de confianza en nosotros mismos, un abandono de parroquialismos y conceptos primitivos y, especialmente, la superación de ancestrales complejos de inferioridad. Resulta muy preocupante que en los últimos años en Colombia se hayan presentado reformas tributarias cada 26 meses en promedio. En contraste nunca hemos visto un plan importante de revisión y reorientación del gasto. El ciudadano, el empresario, el contribuyente necesita saber a dónde fue su plata a parar.

Ahora, no es posible en Colombia formular una política económica, que no contemple el factor de la violencia, la inseguridad y la impunidad. De todos nosotros son conocidas las espeluznantes cifras que nos colocan por encuna de países en guerra declarada. Si nos maravillamos porque a pesar de esto mantenemos una de las cifras más altas y estables de crecimiento en la región, con mayor razón deberíamos pensar cuánto más habría sido el crecimiento sin violencia, y cuánto mejor sería nuestra calidad de vida si pudiéramos caminar por las calles.

Los responsables de la criminalidad y la violencia son una minoría de bandoleros, narcotraficantes y tramposos, que con su poder intimidatorio y económico lograron minar al Estado, y corromper a algunas de nuestras autoridades e instituciones.

El cambio de siglo no es más que una convención estadística, una

oportunidad propicia para hacer inventarios, balances, planes y hasta actos de contrición y una gran oportunidad para repensar el país.



JUAN MANUEL SANTOS

Me encantó esta mañana ver a Noerní bebiendo de las fuentes del laborismo inglés.

Los tanques y los mísiles no fueron los que realmente impusieron el sistema capitalista en los países del antiguo bloque soviético, fue la pantalla de televisión que veían los del bloque soviético cómo vivían de bien los capitalistas.

¿Cuántos colombianos hay en el exterior? Se calcula que hay cerca de 5 millones de colombianos, si votara la mitad, elegirían un presidente, yo ya veo por qué Noemí y Andrés andan tanto por el exterior.

Gobierno, infraestructura y gente son aquellos sectores donde Colombia bajó más frente a la comparación que nos hizo el mismo Foro Económico Mundial cl año pasado, estas son las cifras de este año y fíjense que no lo estamos diciendo nosotros sino el Poro Económico Mundial

En corrupción estamos de 42 entre 48, en evaluación de riesgo político estarnos de 40, en confianza en la justicia estamos de 47, el único país peor que nosotros es Venezuela, en seguridad ciudadana estamos de 46, los únicos dos países que aparecieron peor en ese indicador son Rusia y Venezuela. En ferrocarriles estamos de 47, en carreteras estamos de 46.

Como si fuera poco, al propio gobierno y yo era parte de ese gobierno, le faltó liderazgo... el propio gobierno estaba dividido por dentro porque el ministro de Educación no estaba de acuerdo con la reforma (educativa).

La reforma de la seguridad social (es) un híbrido que no dejó satisfecho a nadie.

Hay 5 grupos distintos de policía judicial, la Sijin, el DAS, el Cuerpo Técnico de la Fiscalía, la Policía Metropolitana y el ÚNASE, pero al ÚNASE hace una semana, como la gran reforma, le cambiaron de nombre; y esas 5 entidades todas intervienen en investigación de secuestros y no tienen ninguna coordinación entre ellas.

El presidente en lugar de querer ponerle corazón a la apertura, la quiere asfixiar... porque ya está hablando de echar reverso... Ahora vemos a muchos de sus más reconocidos voceros, haciendo propuestas inspirados en otros ilustres economistas del siglo pasado, de subir aranceles.

Mensaje contradictorio que tiene confundidos a los colombianos y a los extranjeros, un mensaje de que queremos volver al pasado... echar al traste con todas esas reformas que con tanto esfuerzo hemos logrado adelantar.

Yo con todo respeto le pediría al señor presidente, que en lugar de desmontar las reformas, administre las reformas.

Pero por Dios, por satisfacer unos intereses de corto plazo de unos sectores específicos, no nos vayamos a desmontar del único bus que nos puede sacar a nosotros del subdesarrollo, de la pobreza y del atraso.

En Colombia nadie rinde cuentas y nadie pide cuentas... entra a jugar el nefasto clientelismo, qué cuentas le puede pedir uno a un funcionario que no es nombrado por sus méritos, no es leal a su jefe, ni a su institución, ni al gobierno, sino al político que lo nombró.

Aquí el que pide cuentas, como decía algún antecesor mío, lo catalogan de conspirador y... el gremio económico o la persona que reclama una acción más efectiva del Estado, lo regañan por irrespetuoso.

El país se está desintegrando y lo estamos viendo por todos los lados. La colusión entre los propios poderes judiciales, los militares, la sociedad civil, la guerrilla, el narcotráfico... está en nuestras manos no dejar sucumbir a Colombia en estos momentos.



ANDRÉS PASTRANA

Que lo normal es que una parte Que importante de nuestra clase política esté procesada o en la cárcel; que lo normal, en fin, es que el presidente de la República gaste su tiempo entre los incisos del Código Penal, y que sea el único presidente del mundo que en vez de constitucionalistas, que en vez de expertos en derecho administrativo, tenga como abogado de cabecera un experto en derecho penal.

En ese clima de confusión de valores, es natural que cada vez que alguien alza la voz para advertirle al país que se asoma al abismo, de inmediato es tachado de conspirador por los que constituyen la corte del régimen.

El primer conspirador, en esta etapa nacional, el renovador de este club de réprobos, fue Andrés Pastrana. Pronto al club de los conspiradores ingresó la Fiscalía General de la Nación, que le ha dictado auto de detención a los más altos directivos de la campaña de Samper, los mismos que lo eligieron presidente a sus espaldas... e ingresaron los personeros de los gremios económicos, acusados de irrespeto por el presidente, por haberse atrevido a advertirle que sus problemas personales estaban afectando la economía.

¿Quiénes han conspirado, contra Colombia: los que se mancharon, metiendo las manos en el polvo maldito, o quienes denunciamos la suciedad? ¿Hemos llegado, acaso, en nuestra decadencia, hace el punto de considerar que lo grave no es delinquir, sino que el delito se conozca?

Claro está que también la rendición ante el enemigo es una forma de alcanzarla paz.

En el terreno económico este gobierno, como quien pedalea sobre una bicicleta estática, avanza veloz hacia ninguna parte. En el último año la economía ha avanzado por la inercia que traía desde el gobierno anterior, pero ya los síntomas muestran que ese impulso se está agotando.

Ahora, cuando la tasa de desempleo se incrementa y se corre el velo de demagogia que adornaba la meta del millón y medio de nuevos empleos, lo único que pudieron decir los funcionarios públicos es que "la situación podría haber sido peor.

Paradójicamente, el pacto social no le estableció un techo al incremento de precios, sino un piso a la tasa de inflación.

Hemos terminado por damos cuenta de que este gobierno no tiene una política económica, ni capacidad para tomar medidas en este frente. Su gran bandera de la concertación es la política de la no política.

En efecto, Colombia se quedó con la planeación de los años sesenta, la de los pomposos planes, la que establece que el gobierno lo resuelve todo, la que promete sin poder cumplir.



RUDOLF HOMMES



La primera y tal vez de las más importantes (reformas) que se hizo fue la la de seguridad social... nos quedó un poco coja... hace falta hacer una reforma de educación y salud, de justicia y gobierno, seguridad del Estado.

Las instituciones claves para el desarrollo van a ser las siguientes: seguir preservando y mejorar las instituciones monetarias y presupuéstales, mejorar el. sistema educativo y de capacitación, mejorar la salud pública... el sistema jurídico... el aparato de seguridad del Estado.

Un Banco Central muy dependiente del gobierno actúa con intereses a veces contrarios a los de estabilidad y no le pone freno a las aspiraciones del gobierno de gasto, de devaluación.

Yo creo que si un presidente se empeña en quitarle la autonomía al Banco de la República lo puede hacer... nos hemos beneficiado en cierta forma de haber distraído al gobierno del empeño de cambiar al banco... si un presidente le ordena a su ministro de Hacienda que haga boberías, las va a hacer o renuncia, entonces ponen a otro que las hace.

La institución que hay que tratar de crear es formas de controlar al presidente de la República en el gasto público y en el manejo macroeconómico.

Hacia el futuro tenemos que seguir pensando en maneras de controlar al gobierno para que no tenga tanta libertad en manejo macroeconómico y presupuestal.

Corrupción y eficiencia estatal están correlacionados negativamente, donde hay corrupción la ineficiencia es grande también... los (los se retroalimentan. la gente crea ineficiencias para que le paguen... con más corrupción hay menores tasas de inversión privadas.

En Colombia creo que somos uno de los países... mas estalles del mundo, tenemos una inflación supe- estable y la tasa (le crecimiento, aunque ha sido modesta, ha sido también estable.

Hay un poco el miedo (le los políticos de no saber como tratar al sector privado en las nuevas reglas. cuando va no se pueden hacer favores, no se pueden dar créditos subsidiadlos, no se pueden crear aranceles, no se puede prohibir la importación de cosas; no hay una forma de relacionarse con el vector privado... en el sistema hay una gran tentación de echar para atrás.

Para mi ha sido un poco frustrante que... un presidente elegido después de Gaviria que era del mismo partido, no (tuviera) continuidad en la ideología y en las políticas... Claro que todos sabemos que no la iba a haber.



HORACIO GODOY,

MARIA TERESA RONDEROS


Los amigos del presidente se quejaron (le que los opositores estaban inflando un incidente menor fuera de toda proporción y trascendencia".

"Sus defensores argumentaron que el presidente jamás supo lo que estaban haciendo sus colaboradores más cercanos, y que por lo tanto, no podía ser responsable por sus actos".

"El lo veía como una conspiración puesta en marcha por la oposición liberal en el Congreso y de algunos medios "El presidente sólo podía pensar en su reputación que se esfumaba en el aire. en su prestigio acabado y en la posibilidad de un juicio político en el futuro cercano".

"El presidente finalmente demostró una total ineptitud en relación a uno cíe los aspectos mas cruciales, y el más concreto de todos, del manejo del poder: el saber en quienes confiar...

`Poco a poco el presidente se fue aislando, no sólo de dirigentes influyentes en el Congreso y del ejecutivo, sino que también alejó a muchos de sus colaboradores, quedándose solo con su más leal amigo,... para que mantuviera lejos a la jauría..."

La historia reflejada en estas citas ya la conocemos bien.

Terminó con la renuncia de Richard Nixon a la Presidencia de los Estados Unidos. Son descripciones de distintos momentos de la crisis de Watergate.

Está el performer que es el tipo que, a nuestro juicio, coincide mejor con el tipo de perfil del presidente Samper.

El performer busca que su discurso agrade, sin mayor preocupación por los detalles o las cifras. Es negociador. Por esto la concertación define su estilo de gobierno. Es particularmente susceptible a la crítica. Tiende a sacrificar intereses propios con tal de ser aceptado por otros. Presta poca atención a detalles. Es propenso a anunciar propuestas novedosas con el fin de lograr atención. Lanza estrategias y políticas inconsistentes o inclusive contradictorias entre sí. Sus políticas pueden producir un mayor conflicto, puesto que no cuida que sean congruentes entre sí. Demuestra una marcada dificultad pana controlar grandes procesos.

Unos pocos en el alto círculo del poder están genuinamente convencidos de que toda la crisis se debe a conspiraciones del extranjero, de infiltrados guerrilleros, de desinformación del narcotráfico, de los enemigos políticos o de las intenciones maquiavélicas de anteriores gobernantes.

No sería exagerado decir que la evaluación de los ministros y directores no se centra hoy en su eficiencia en el manejo de su área, sino en su nivel de lealtad con el gobierno.

En suma, el conflicto y la presión pública y soterrada serán las características de las relaciones del gobierno y el Congreso con los órganos judiciales. La única arma de presión que le queda al gobierno es entonces las ofertas de cuotas y favores burocráticos. La aparición de 'micos" en favor del narcotráfico, o de narco proyectos, o de narco chantajes para alterar proyectos es probable en el futuro inmediato.

Se puede fácilmente caer en las políticas de paternalismo estatal de las que en los años 60s y 70s generaron inflación, desorden, privilegios y más pobreza. Proyectos como la Red de Solidaridad Social siguen siendo paternalistas e implican un retroceso en materia de desarrollo social.

Hoy los guerrilleros están desarrollando una estrategia de control por un lado de las cordilleras Occidental y Oriental, y por el otro, buscan el cercamiento a las tres grandes ciudades: Bogotá, Medellín y Cali. La guerrilla está en este momento desdoblando sus frentes para ocupar un mayor territorio y planea llegar a 20 mil hombres en armas para 1996. Con un gobierno débil, los riesgos de que la pseudo guerra civil que se está desatando se extienda y profundice son altos.

Para todos es conocido que el mayor logro del gobierno Samper ha estado en el terreno del narcotráfico. Jamás se mencionó ni en campaña, ni como objetivo de gobierno al iniciar, pero terminó ocupando toda la agenda oficial, por presiones externas e internas.

Existe una especie de narcodarwinismo, donde cada generación de traficantes luego de una oleada de represión eliminada a una jefatura, es cada vez más sofisticada, ágil, y experta en sobrevivir. Las autoridades calculan que hoy hay en Colombia unos 200 jefes con más de 100 millones de dólares de capital cada uno. Los grandes logros mencionados anteriormente como la captura de los capos del cartel de Cali, han sido empañados por un manejo emotivo y errático de las relaciones con ese país.

Si no hay una mayor coherencia, un mayor control de los distintos actores gubernamentales y de sus declaraciones y acciones, y señales claras y unívocas en las relaciones con otros poderes, la crisis de legitimidad tenderá a profundizarse en el futuro inmediato.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?