| 3/16/1998 12:00:00 AM

Feng Shui: el suspiro del dragón

Donald Trump, el jefe de gobierno de Taiwan y el director del DAS creen en esta antigua práctica oriental para mejorar la calidad de vida y lograr armonía en los negocios.

Los hombres de negocios creen en frías estadísticas y hojas de balance y siempre esperan resultados positivos. Además de los números, ahora en el mundo personas tan exitosas como el empresario estadounidense Donald Trump y los constructores de los más poderosos imperios de Hong Kong tienen en cuenta los consejos de especialistas en Feng Shui al construir y diseñar sus complejos de edificios. En Colombia también hay personas, como el director del Departamento Administrativo de Seguridad (DAS), general Luis Enrique Montenegro, que han reorganizado sus oficinas siguiendo paso a paso las reglas del antiguo arte de organización chino.



Aunque relativamente nueva para el Occidente, la práctica se remonta 3.000 años atrás cuando los chinos comenzaron a utilizar ciertos sistemas de construcción que ellos creían mejorarían la suerte, la fortuna y la salud. Feng Shui, traducido literalmente, significa "viento-agua" y su objetivo es hallar el balance entre las fuerzas opuestas y complementarias de la naturaleza: el Yin y el Yang.



También puede interpretarse como la colocación de los objetos y la localización de los edificios para lograr la armonía entre las estructuras y el ambiente circundante. El buen Feng Shui altera el ch'i (o qi), literalmente "el suspiro del dragón", para llevar un buen ch'i ambiental al ch'i de los humanos, y junto con él, la bonanza, la energía y la felicidad. Los creyentes piensan que el mal ch'i puede conducir al fracaso en los negocios, la mala suerte o a una salud débil.



Los chinos, los japoneses y otras culturas del sureste asiático han construido por siglos sus ciudades de acuerdo con las reglas del Feng Shui. Edificios como el hotel Singapore Hilton, el Palacio Imperial en Beijing y la localización de la ciudad de Kyoto en Japón se basan en las reglas de Feng Shui.



Pero ésta no es una práctica estrictamente oriental. Multinacionales como el Citibank, el Chase, Paine Webber y otras en Asia consultan expertos antes de tomar la decisión de abrir una nueva oficina en Asia, pues muchos empleados chinos no trabajarían en una oficina de pobre diseño.



Tal vez uno de los edificios más correctos en cuanto al Feng Shui es el Banco de Hong Kong en Hong Kong. Expertos en Feng Shui fueron consultados para cada paso del proceso de diseño y construcción, e incluso para escoger su localización.



En 1986 la consultora internacional McKinsey & Co. contrató a un experto en Feng Shui para ayudar en el diseño de sus oficinas en Hong Kong. Aunque el gerente de esta multinacional no puede decir que el Feng Shui hizo que su oficina fuera más rentable, sostiene que el hecho de que los clientes chinos se sientan bien en las oficinas al darse cuenta de que McKinsey comprende y respeta su cultura ya es suficiente.



Feng Shui criollo



Con el correr de los días, la cultura del Feng Shui está volviéndose más popular en Colombia y cuenta con asesores, como el arquitecto Abraham Korn, que se especializan y son consultados para la reorganización de una casa o de un negocio. Varias oficinas, como las de Corona y Hewlett Packard y las del ex presidente de la Bolsa de Bogotá, Carlos Caballero, han sido diseñadas de acuerdo con esta práctica china. "En los dos últimos años que he practicado Feng Shui ­dice el arquitecto Korn­, he visto mucha más aceptación. No es algo místico o una religión. El Feng Shui está basado en la lógica y el balance".



Aunque para alcanzar un buen Feng Shui debe consultarse con un experto, aquí le recordamos algunas reglas básicas que le permitirán examinar su oficina y decidir si realmente el Feng Shui está creando poca armonía y causando problemas innecesarios.



* El centro de las oficinas de los funcionarios es la del gerente. El o ella deberían sentarse en la posición de mayor control para lograr autoridad sobre los empleados. Es aconsejable ubicarlo en las oficinas de los rincones y que estén más alejadas de la puerta. Los chinos siempre utilizaron el Feng Shui en la escogencia del trono del Emperador, para aportarle poder y atraerle suerte al país.



* El escritorio debe estar diagonal a la puerta para poder ver a quien entra. Un gerente que le da la espalda a la puerta, tendrá que mirar constantemente sobre su hombro para ver ­en sentido figurado y literal­ lo que sucede en su empresa.



* Los computadores afectan el ch'i. Para contrarrestarlo, el trabajador debe estar de frente a la puerta, para no sufrir el estrés de tener que darse vuelta para ver quién entra mientras está trabajando.



* Las esquinas salientes actúan como flechas, dirigiendo un mal ch'i hacia usted. Redondear las esquinas o colocar plantas frente a ellas bloqueará las malas vibraciones.



* En un almacén, una caja registradora debe estar colocada de manera que tenga buena visibilidad de la puerta. Un espejo colocado sobre ella incrementará los beneficios y duplicará simbólicamente el dinero que allí se guarda.



* Si la fachada de un edificio tiene vidrios muy reflectivos, en el interior habrá un calentamiento que provocará un desbalance en el ch'i. El reflejo causado por las ventanas de los edificios vecinos también se convertirá en una fuente de irritación e infelicidad que se devolverá hacia su fuente.



* Las plantas secas o moribundas son un mal Feng Shui. En cambio, las plantas verdes y las artificiales de seda traerán buen Feng Shui. Los árboles verdes y redondeados en el frente de un edificio o casa traerán suerte a la casa. Si los trabajadores de la ciudad han podado el árbol enfrente de su oficina para evitar contacto con cables de teléfono o de electricidad y el árbol ha crecido en forma de "Y", le traerá mala suerte pues esta letra es el signo del fuego que consume las energías.



* El color también juega un papel importante. El rojo es auspiciador (favorable, oportuno); el verde es longevidad; el amarillo es autoridad; el azul trae bendiciones divinas y el blanco significa pureza. Pero los colores deben usarse en el balance correcto y en los lugares precisos para obtener efectos benéficos.



* Las puertas giratorias son excelentes portadoras de buen Feng Shui pues se piensa que agregan un flujo extra de ch'i, y son preferibles a las puertas de bisagra.



El Feng Shui representa tres mil años de sentido común. Quienes lo han puesto en prácticas en sus hogares y sus oficinas consideran que hay razón en el arte, en la forma y en la manera como está hecho. En síntesis, el Feng Shui es mejor que un decorador desaforado colocando muebles en todas partes.



Mayor información

E-mail: ccornejo@rhtechnologies.com
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?