| 11/1/1993 12:00:00 AM

Evolución del mercado accionario

ELABORADO POR ASESORES EN VALORES

LA NOTA Económica presenta un suplemento, preparado especialmente por Asesores en Valores, donde registramos la evolución de corto y largo plazo de las principales acciones. Luego de la gran valorización de las acciones presentada durante 1991 y los siete primeros meses de 1992, los precios cayeron continuamente hasta el mes de junio de este año. El máximo logrado en el índice precios de la Bolsa de Medellín IBOMED que en 1992 fue de 11.415 bajó a 8.172 el 3 de junio de 1993. El menor valor del IBB en la Bolsa de Bogotá se presentó el día 17 de marzo cuando llegó a 400.72, luego de caer durante los doce meses anteriores también cerca de 28%. A partir del mes de junio los precios han venido repuntando en forma consistente en ambas plazas y es así como el índice IBB de la Bolsa de Bogotá el día 23 de septiembre se encontraba en 577.27 (el punto más alto en la historia de este índice hasta septiembre), lo cual representa un crecimiento en relación con marzo del 44%.



En el resurgimiento de los precios hay que destacar varios factores:

Con un saldo de más de $2.5 billones en títulos de control monetario el gobierno puede manejar la liquidez con la suficiente soltura como para no permitir que las tasas de interés se le salgan de las manos.



2 Ajuste en los precios de las acciones: la baja en más de un 28% en los precios en el último año significa una disminución real de más del 55%, que implica un fuerte ajuste en los precios. Si se había afirmado que los precios habían alcanzado niveles de sobrevaloración, el ajuste otorga tranquilidad a los inversionistas. Lo que si es claro, es que en términos nominales los índices están ya por encima de los niveles del año anterior, con lo cual ya no cabe esperar reajustes muy significativos a corto plazo.



3 Tributación: el fuerte aumento en los impuestos creados por la Ley 72 de 1992 en comparación a la exención de que gozan la valorización y los dividendos de las acciones inscritas en bolsa, les da un factor adicional de rentabilidad frente a otras alternativas.

4 Crecimiento de la demanda: aunque en forma más cautelosa que en el pasado, los fondos extranjeros siguen mostrando interés por sus inversiones en acciones en Colombia. A esto se le debe sumar el crecimiento de los inversionistas institucionales como fondos de empleados y fondos de cesantías.



5 Información: hay que destacar como factor positivo que las bolsas y las empresas han mejorado ostensiblemente el nivel de información para los inversionistas.



Hay que advertir que no todo es positivo para el mercado. La apertura ha hecho mella en algunos sectores como el textil y el siderúrgico (cuya situación no llegó a niveles extremos gracias al auge de la construcción), los cuales han soportado una fuerte competencia externa. Por otro lado, luego de los ajustes en los precios el RPG (relación precio ganancia) de la mayoría de las acciones es bastante alto para los estándares internacionales, aunque se mantiene la duda acerca de si al consolidar los balances de los grupos estos índices no se mejorarían notablemente.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?