| 10/1/1994 12:00:00 AM

Estómagos carcomidos

La úlcera es una de las enfermedades más comunes. Algunos la atribuyen al estrés, pero no hay nada comprobado.

Empieza como un dolor penetrante en el estómago quizás antes de comer o después de hablar con su "ex". El dolor aumenta con cada problema que encuentra durante el día. O siente un ardor constante, generalmente después de comer. O tiene un dolor como si siempre tuviera hambre y el cual no desaparece cuando come. De pronto, a media noche, el dolor se siente como un cuchillo y se extiende a todo el abdomen, hasta los hombros. Quizás el dolor sea tolerable y usted no se preocupa porque al poco tiempo se le pasa, pero ahora a veces encuentra sangre en su deposición.



Las úlceras son mucho más comunes en los hombres que en las mujeres, aunque no se sabe por qué. La edad no determina si alguien es susceptible a tener úlcera. Los médicos dan cuenta de úlceras en niños hasta de cuatro años, aunque éstas ocurren con mayor frecuencia entre los 20 y los 50 años.

La personalidad "Tipo A" -la persona con mucho estrés y nerviosa, con temperamento explosivo, que toma mucho tinto y fuma demasiado- es una buena candidata para la úlcera. Pero los médicos no pueden explicar por qué no todos

los ejecutivos "Tipo A" terminan con perforaciones en el estómago y en cambio un niño silencioso y estudioso sí.

La más. común es la úlcera gástrica. Esta se desarrolla en el interior del estómago causando un orificio similar a un cráter. Los síntomas son una sensación de llenura o un dolor agudo en la parte superior del estómago, que se siente entre las comidas y se alivia con antiácidos. Con frecuencia la úlcera viene acompañada de náusea y pérdida del apetito y puede presentar vómito, pero esto es más una complicación que un síntoma.

Aunque sus causas no son definidas y pueden deberse a múltiples factores, la más frecuente es la secreción de ácido gástrico en forma excesiva. Los factores que estimula la secreción de ácido, como el cigarrillo, el alcohol, los alimentos condimentados y la cafeína, tienden a empeorar el problema. En caso de úlceras se prohíbe el uso de aspirina y de otros analgésicos como piroxicam, así como de medicamentos vasodilatadores, ya que pueden causar hemorragia interna.

Si la úlcera no es tratada, puede sangrar o perforarse, o causar suficiente inflamación como para obstruir el paso normal de los alimentos. Si bien algunas úlceras gástricas son benignas, otras son cancerosas, de manera que es esencial tener una evaluación completa y profesional. Lo importante no es ignorar las señales que el organismo le está enviando al cerebro; el dolor definitivamente es una señal de que algo anda mal.

La otra úlcera bastante común es la úlcera duodenal. Es una abertura o herida en el tejido superficial de la primera parte del intestino delgado, inmediatamente después del estómago. Con frecuencia se siente como un ardor permanente o un dolor sordo en el estómago, generalmente después de comer. El síntoma más frecuente es despertarse a medianoche con dolor en la parte inferior del estómago. Otros síntomas son agriera, vómito, sangre en la deposición (de apariencia negra, no roja) y por lo general no se pierde el apetito, pero sí se tiene una sensación de llenara después de las comidas, De nuevo se supone que las causas son la excesiva tensión y ansiedad, así como el consumo de ciertos alimentos y drogas que pueden destruir la protección mucosa natural que recubre las paredes del estómago y del intestino delgado. La úlcera duodenal puede causar un dolor terrible, que incapacita. Si es lo suficientemente grave, puede haber hemorragia o perforación, causando la muerte si no se trata inmediatamente.



Tradicionalmente la causa de la úlcera ha sido atribuida al exceso de ácido en el estómago, causado por la tensión y la ansiedad. Parece existir una gran relación entre la alta acidez y el deterioro de la mucosa que cubre el estómago. La evidencia médica más reciente también atribuye muchas úlceras a una bacteria muy común: la helicobacter pylori (HP).

La bacteria HP se encuentra por todas partes en el ambiente y es muy fácil de adquirir. Sé puede ingerir en los alimentos y hasta en la respiración. Se instala en la mucosa que cubre el estómago y se hace más susceptible con el alto contenido de ácido, causando inflamación. Puede causar una simple gastritis o seguirse desarrollando y carcomer las células del estómago, resultando en una úlcera. La úlcera duodenal con frecuencia es causada por la bacteria HP.



En los días de exámenes médicos . rudimentarios, más o menos hace cinco años, el paciente era sometido a un largo y tortuoso examen en el que tenía que tomar el "coctel de bario" y sentarse frente a un aparato de rayos X durante medio día. Hoy, la prueba del bario se hace sólo en circunstancias muy especiales. Mucho más fácil, rápido y eficiente es el endoscopio, instrumento empleado por los gastroenterólogos que permite que el médico vea y examine la úlcera sin necesidad de cirugía.

El endoscopio es un tubo largo y delgado que se inserta después de anestesiar la garganta del paciente, con un atomizador. El tubo baja por la tráquea hasta el estómago, en donde el endoscopio, que contiene una luz y lentes, permite al médico observar de cerca el área afectada. "El endoscopio es un invento maravilloso", dice la doctora Adriana Pardo Jaramillo, "con sólo ver la úlcera podemos saber si es cancerosa o normal. El examen completo toma menos de cinco minutos e inmediatamente le podemos decir al paciente qué tan grave es el problema".

El endoscopio también contiene un pequeño garfio que permite al médico tomar una pequeña muestra del tejido y hacer una biopsia para confirmar el diagnóstico visual. Hay endoscopios más sofisticados con un minúsculo lente de cámara de video, que se conecta a un televisor en el cuarto de exámenes y permite al paciente y al médico observar conjuntamente el área afectada. "La reacción común de los pacientes es que después de ver el interior del estómago, lo cuidan más", afirma la doctora Pardo.

El endoscopio tiene otras ventajas. "No hay informes falsos como con frecuencia ocurría con el examen de bario. Era difícil determinar por la radiografía si una úlcera era cancerosa o no'". Y agrega la doctora Pardo: "Con el endoscopio se ve inmediatamente qué tipo de úlcera es. Se demora sólo tres minutos y no duele nada. Es un instrumento milagroso tanto desde el punto de vista del médico como del paciente".



Así como existen muchas razones para que a una persona le dé úlcera, hay muchos factores en su curación. Después de confirmar qué tipo de úlcera tiene el paciente, el médico recomendará un programa que comprende medicamentos y un cambio en los hábitos personales. Los medicamentos como el meprasolé bloquean la producción de ácido en el estómago. Algunas veces se recomiendan antiácidos -tanto líquidos como masticables para agregar una capa protectora en el estómago, pero ésta no es una cura. Sencillamente tratará los síntomas, pero no la enfermedad.

Si está presente la bacteria HP, entonces se recomienda también un tratamiento con antibióticos. Se ha hallado en estudios recientes que el tratamiento de la úlcera tanto con bloqueadores de ácido como con antibióticos produce una tasa de recuperación más rápida y una menor incidencia de recaída.

Por último, y muy importante, es el sermón que probablemente el paciente recibirá del médico en cuanto a cambiar algunos de sus malos hábitos alimenticios que agravan la úlcera. Ciertos alimentos se prohíben: comidas condimentadas, ají, pimienta, jugos de cítricos. Pero lo más importante, es no consumir café, alcohol, ni cigarrillos. Los últimos tres aumentan el nivel normal de estrés y tienen un alto contenido de sustancias) ácidas. Dormir más y hacer ejercicio son actividades más relajantes para bajar el nivel de tensión del paciente. Seguir los consejos del médico generalmente cura la úlcera y evita una recaída.

¿Recuerda el remedio casero de que la leche cura la úlcera? La verdad es que usted puede tomas toda la leche que quiera y probablemente no le servirá de nada. Parece contribuir un poco a suministrar una protección temporal a la mucosa que recubre el estómago, pero en algunas personas alérgicas a los lácteos, puede tener el efecto contrario. La leche es sólo una bebida y no curará nada en el estómago, aunque es buena para los dientes y los huesos.



La cirugía es necesaria únicamente para emergencias. Rara vez un médico opera una úlcera normal. El tratamiento se hace primero con medicamentos. Naturalmente, si la úlcera se queda sin ser diagnosticada o sin tratamiento, puede reventarse y causar serios problemas, como hemorragia interna, o causar un bloqueo de las vías digestivas. La cirugía, que se hace con anestesia general y requiere de cuatro a cinco días de hospitalización, generalmente se puede evitar si el paciente busca tratamiento oportunamente.

Recuerde, no todo dolor de estómago significa úlcera y muy pocas úlceras son cancerosas. Pero así como la mayoría de ellas pueden ser curadas en su comienzo con una dieta adecuada y medicamentos, una úlcera no tratada no solamente será dolorosa sino que con el tiempo se puede convertir en una amenaza de cáncer?
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?