| 8/1/1995 12:00:00 AM

El todo terreno

No hay otro que lo supere para andar en los llanos orientales o por los huecos de las peores carreteras del país.

Un vehículo todo terreno diseñado para el ejército de los Estados Unidos de América no es exactamente la forma más inadvertida de subir por La Calera hasta el saltamontódromo en Sopó. Lo que sí es, es la forma más cómoda y rápida de transitar a 100 kph por la que tiene que ser una de las carreteras en peor estado del país. En una parte del trayecto, un orgulloso conductor de una Toyota Land Cruiser intentó evitar que lo pasáramos hasta que la cantidad de huecos en la vía, físicamente, lo obligaron a disminuir velocidad y aceptar la inexorable realidad: un Hummer, debidamente conducido, es absolutamente insuperable. ¡Y qué bien conducido que estaba el que tuvo DINERO para la prueba de ruta! No sólo basta con tener un Hummer para superar los obstáculos más complicados. El Hummer es un auténtico gigante de los todo terreno que requiere de gran destreza al volante para aprovechar sus habilidades.

Con motor diesel General Motors de 8 cilindros en V con 6.500 cm 3, inyección electrónica y caja automática de 4 velocidades, produce 170 caballos de fuerza a 3.400 rpm y 290 lb/ft de toque a apenas 1.700 rpm. Esta potencia, vista sobre el papel, parece cosa de niños frente a los 211 caballos de fuerza del Toyota ensamblado en Colombia por Sofasa. Pero no señores. No se equivoquen. El Hummer no tiene rivales ni mucho menos competencia. Está en una clase aparte.

Con suspensión delantera independiente con doble triángulo, muelles helicoidales, amortiguadores telescópicos y ancha barra estabilizadora, suspensión trasera independiente con doble triángulo, cómodos asientos individuales para cuatro pasajeros, aire acondicionado, eleva vidrios eléctrico y el murmullo del motor (que más parece un V8 que un diesel), permite viajar con la comodidad de un automóvil pero con la versatilidad de un 4x4.

Entre las múltiples sorpresas del Hummer están los frenos de disco en las 4 ruedas montados al interior de los ejes, lo cual permite tener una altura al suelo de 36 cm, un recorrido de suspensión trasera de 54 cm, una profundidad de vadeo de 120 cm, un ángulo ventral de 35 grados, de salida de 45 grados y de ataque de 47 grados. Igualmente, es posible controlar el nivel de presión de las enormes llantas desde el interior del vehículo, incluso cuando se encuentra rodando. Un mando situado a la derecha del volante ofrece tres posibilidades: graduar la presión de las 4 ruedas, de las delanteras, o bien sólo de las traseras. Un botón situado encima del mando permite optar entre inflar o desinflar y un pequeño compresor situado en el motor se encarga del resto.

Para terminar de completar, el tablero principal viene equipado con un manómetro que indica el nivel de presión de las llantas. Con este juguete y las maravillosas Goodyear Wrangler MT (diseñadas especialmente para el Hummer para que puedan rodar hasta por 50 kilómetros sin aire) logramos salir del fango más profundo en que hayamos estado. Todo esto sin tener que bajarnos del vehículo y sin siquiera bajar las ventanas. Bastó con reducir la presión de las Goodyear a 12 psi y la habilidad del conductor para sacar el Hummer del "aprieto". Cualquier otro 4x4 habría tenido que hacer uso del wincher (que, de paso, en el Hummer tiene capacidad para 12.000 libras) y quién sabe qué otros trucos.

Del interior del Hummer no se puede decir que le haga falta mucho. Cómodos asientos individuales dan a su ocupante todo el apoyo que necesitan para llegar frescos y descansados a su destino final, cualquiera que sea. Vidrios polarizados y poderoso sistema de ventilación, calefacción y aire acondicionado aseguran un control exacto de la temperatura interior. Gracias a la suspensión independiente, el fastidioso movimiento lateral característico de los vehículos 4x4 ha sido reducido considerablemente. El conductor cuenta con un tablero de moderno diseño ergonómico que le suministra toda la información de manera simple y descongestionada. Entre conductor y acompañante hay mucho espacio, el mismo que entre los dos únicos asientos traseros por lo que el número total de puestos queda limitado a cuatro. Como compensación, el Hummer ofrece el baúl más amplio que hemos visto en vehículos de este tipo, pudiéndose cargar hasta dos toneladas de maletas.

La capacidad del Hummer en el campo es prácticamente infinita. En la ciudad, la sensación de seguridad que da a sus ocupantes es fantástica. Por $72 millones se puede tener el mejor vehículo todo terreno del mundo, que cuenta en Colombia con el sistema de distribución, mantenimiento y garantía de Autogermana S.A.
¿Tiene algo que decir? Comente

Para comentar este artículo usted debe ser un usuario registrado.

EDICIÓN 531

PORTADA

La Bolsa de Valores necesita acciones urgentes

Con menos emisores, bajas rentabilidades y desbandada de personas naturales, la Bolsa busca recuperar su atractivo. Finca raíz, su nueva apuesta. ¿Será suficiente?